Publicidad
Editorial 14 Ene 2013 - 8:14 pm

EDITORIAL

La criminalidad marginal

La capital del país ha sido testigo de una reducción significativa e histórica de los homicidios por cuenta, entre otros factores, de la política de seguridad por cuadrantes de la Policía y el plan de desarme impulsado desde la Alcaldía. Todo esto ha rendido sus frutos positivos. Se han protegido vidas humanas.

Por: Elespectador.com
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/criminalidad-marginal-articulo-396613
    http://tinyurl.com/a8bxajp
  • 0

 Este reporte positivo de seguridad debe ser visto, sin embargo, en el contexto que la ciudad otorga y no simplemente atendiendo a la lectura de datos o cifras aisladas.

Es por eso que hay que ponerle atención a la sombra de una nueva ola criminal que se está imponiendo en las calles de Bogotá. Silenciosa y camuflada entre otros fenómenos mucho más grandes, se extiende sobre la ciudad con los matices propios de cada lugar. Es hora de ponerles a las cosas su nombre y no entrar en la negación. Las historias inconexas de las pandillas urbanas nos llegan de vez en cuando y llenan nuestros titulares. Sin embargo, pronto se olvidan y pasan inadvertidas bajo el manto de que los fenómenos se han extinguido o de que no tienen grandes repercusiones. Pero no es así. Por eso hay que prestarles más atención.

Este diario publicó el domingo un extenso informe sobre el tema. Las nuevas pandillas, como la llamada “Los Pascuales”, que apareció en la localidad de Usaquén, son un híbrido extraño: ajenas a que las autoridades las denominen con el apelativo de ‘bacrim’, sí van a caballo entre la delincuencia común y las redes de criminalidad más grandes. Funcionan como satélites, como grupos útiles para aceitar la gran maquinaria. De esta forma, no quieren ejercer un control territorial u oponerse al establecimiento, sino simplemente servir de corredor para que otros más lo hagan: no se disputan el poder territorial o económico, por ejemplo, pero sí se mueven en el casco urbano distribuyendo las drogas que otras organizaciones más grandes producen.

De esta forma, el matoneo escolar, las rivalidades barriales, el comportamiento de las barras bravas, la cultura de las tribus urbanas, todo lo que sucede en la calle, se funde en un solo grupo al que las autoridades creen tener controlado. Y no es así. Una red criminal puede crecer muy rápido ante las narices de todos. Más cuando se mezclan dos factores: el abandono y el negocio de la droga. ¿La razón? El abandono, la falta de oportunidades y la posible remuneración económica hacen mucho más atractivo ingresar y ser parte de este fenómeno. Como bien se sabe, la inversión de los valores en Colombia es un factor común del conflicto: en la marginalidad, de repente, el buen ciudadano es castigado y el delincuente premiado, porque manda.

Las autoridades del Distrito deben ponerle más atención a una realidad que puede evolucionar y salírsele de las manos al Estado.

Lo primero, que es lo obvio, es trabajar un esquema de seguridad mucho más rígido para lograr atajar los eventuales crímenes que puedan cometerse. Pero no sin fortalecer la presencia del Estado. Traducida ésta no solamente en un policía presente en cada esquina, sino en algo muchísimo más importante: la garantía de los derechos ciudadanos. El Estado no es solo la fuerza, sino también la cobertura en derechos. Empezar por ahí sería llenar un vacío que existe en Bogotá y se replica en toda Colombia. Es de esa forma como pueden reforzarse los valores que el Estado colombiano protege, en un primer paso necesario aunque quizás no suficiente. ¿Podremos atajar este fenómeno? ¿Estaremos en capacidad de blindar a las comunidades con más Estado? Ahí están las preguntas.

  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Los exjefes 'paras’ que 'imploran' estar en la mesa de La Habana

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

luispuyana

Mar, 01/15/2013 - 16:22
QUE SACAMOS CON TENER DERECHO DE PAPEL SI EL TLC LOS QUEMA, los arruina y los vuelve nada.
Opinión por:

luispuyana

Mar, 01/15/2013 - 16:17
'El Estado no es sólo fuerza, sino también la cobertura en Derechos', PERO DERECHOS SIN PROTECCIÓN DE NUESTROS MERCADO NACIONAL CUANDO NO ES UNA BURLA ES UN ENGAÑO, AHI ESTÁN LAS CONSENCUENCIAS DE LOS TLC, no sólo nos están llegando los sombreros chinos SINO HACE RATO INGRESARON LOS ZAPATOS, LOS VESTIDOS Y AHORA LA LECHE Y EL CAFÉ, Y DEMÁS ALIMENTOS QUE ARRUINAN NUESTROS DERECHOS. Cuando inicien el ingreso del sector de autopartes no menos de MEDIO MILLÓN FAMILIAS IRAN A LA RUINA. De allí la lucha de persistir en liquidar los TLC, de lo contrario nos quedamos con derechos de papel.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio