Publicidad
Editorial 15 Mayo 2011 - 1:00 am

La gasolina más cara

EL PRECIO DE LA GASOLINA ESTÁ por las nubes. En Bogotá un galón cuesta 8.500 pesos. Colombia tiene una de las gasolinas más caras de toda la región.

Por: Elespectador.com
  • 186Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/gasolina-mas-cara-articulo-269812
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/gasolina-mas-cara-articulo-269812
  • 0
insertar

Sólo Brasil, Chile y Uruguay tienen precios más altos. En lo corrido de este año el galón ha subido casi 6%, un aumento muy superior al del índice de precios al consumidor. La gasolina cara ha generado inquietud en el público y ha exacerbado los ánimos políticos. El día martes, en el recinto del Congreso, tuvo lugar un candente debate sobre el tema. Algunos parlamentarios llegaron incluso a pedir la renuncia del ministro de Minas y Energía. Uno de ellos dijo sin rodeos que “el tema le había quedado grande al ministro”.

Pero el asunto es complicado. Primero conviene entender por qué la gasolina es tan cara en Colombia. Las razones son en esencia dos. La primera tiene que ver con una política pública que busca igualar, en el largo plazo, el precio al por mayor de la gasolina en Colombia con el precio internacional. Esta política no es de ahora, tiene más de una década de vigencia y ha sido descrita con frecuencia como la “política de desmonte de los subsidios a los combustibles”. Esta descripción es polémica. Muchos congresistas no aceptan que la diferencia entre el precio interno y el precio internacional deba ser o pueda considerarse un subsidio. Pero más allá de las discusiones semánticas, Colombia definió hace varios años, como política de Estado, que el precio interno de la gasolina debería guardar cierta correspondencia con el precio internacional.

La segunda razón del alto precio de la gasolina son los impuestos: el IVA, el impuesto global y la sobretasa que es recibida por las regiones y ha sido fundamental, entre otras cosas, en el financiamiento de los sistemas de transporte masivo. Dado el aumento de los precios internacionales, dada la política de igualación de precios y dados los altos impuestos a este combustible, la gasolina cara, a 8.500 pesos o más por galón, es inevitable. La discusión sobre el precio debería centrarse, entonces, en la pertinencia de las políticas mencionadas: la igualación de precios y de los impuestos a la gasolina.

Los impuestos a la gasolina tienen varias justificaciones. Ésta tiene un costo social superior al privado, por razones ambientales y por la misma congestión de tráfico. Por lo tanto, los impuestos son convenientes, pueden contribuir al bienestar general. Además, los impuestos a la gasolina son progresivos, recaen más en los ricos que en los pobres: los primeros consumen mucho más gasolina que los segundos por razones obvias. En suma, la reducción de los impuestos a la gasolina sería inconveniente por razones económicas y sociales.

La política de igualación de precios es más difícil de justificar. Su justificación es eminentemente fiscal. La igualación del precio doméstico al internacional aumenta los ingresos de Ecopetrol y por lo tanto representa más dividendos para el Gobierno (el dueño del 90% de la petrolera). El impacto fiscal de esta política es considerable. Los congresistas que plantean un precio de la gasolina al por mayor cercano a los dos mil pesos deberían explicar de qué manera el Gobierno va a reemplazar los ingresos perdidos. Muchos de los congresistas que piden gasolina más barata demandan al tiempo mayor gasto y menores impuestos. Su posición es francamente incoherente.

Creemos que la igualación de precios y los impuestos a la gasolina son políticas acertadas que deben mantenerse. La gasolina cara es un problema. Pero más problemática sería una política irresponsable que afectara las finanzas del Estado. Dicho esto, incumbe señalar que las políticas en cuestión deberían ser más transparentes. La fijación del precio de la gasolina debería hacerse por fuera del Ministerio de Minas y Energía, por parte de una comisión independiente. Además, deberían evitarse los errores del pasado. Cuando el precio de la gasolina cayó en 2008, en medio de la crisis financiera internacional, el gobierno de entonces decidió obstinadamente no reducir los precios internos. Finalmente debería contársele a la gente que la gasolina cara sirve para pagar por un Estado que es, conviene recordarlo, cada vez más caro.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 83
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Ciclovía de Bogotá, pionera en la región, cumple 40 años

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio