Publicidad
Editorial 11 Mayo 2013 - 11:00 pm

Editorial

Mala señal

“Le he pedido a 'Mintics' que tome cartas en el asunto de la desesperante y creciente mala calidad en el servicio de la telefonía celular”.

Por: Elespectador.com
  • 119Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/mala-senal-articulo-421536
    http://tinyurl.com/c9r36dp
  • 0

Eso fue lo que atinó a decir el presidente Juan Manuel Santos esta semana a través de su cuenta en Twitter. No nos habla de nada nuevo. No sólo porque la deficiente calidad de los celulares nos afecta a todos de una manera obvia, sino porque su indignación ya se había hecho sentir el año pasado, en noviembre, cuando en Valledupar le dijo al país algo similar: que la calidad del servicio, que las llamadas caídas, que la desesperación. Y remató nuestro primer mandatario hace seis meses: “eso lo vamos a controlar y lo vamos a evitar”. Bueno, hasta ahora, como él mismo lo ha comprobado, sigue sin pasar nada.

Esperamos que el presidente no esté repitiendo sus discursos de memoria cada vez que crece la conmoción de la gente por no poder terminar una llamada en paz: hay que pasar de los discursos a las acciones. Y en eso la demora ha sido mucha. El servicio de celular está a punto de cumplir 20 años de operaciones. Es hora de hacer evaluaciones, de reformar lo que no ha servido, de enfocar los esfuerzos para que haya una verdadera calidad en el servicio. Y eso sólo se logra por medio de un control efectivo.

Autocontrol, primero. Iniciado el siglo, había en Colombia alrededor de dos millones de suscripciones a algún servicio de telefonía móvil. Hoy hay 49 millones. Un exabrupto si se piensa en términos de la capacidad del espectro, que es lo que finalmente está generando la mala señal, las llamadas caídas y la desesperación reiterada de todos, incluido el presidente. Esto evidencia una realidad irrefutable: que para las compañías (y Claro a la cabeza de ellas) el enfoque ha sido recibir usuarios por millón, pero no otorgar un servicio de calidad.

Y si esto ha sido así, es obvio suponer que los operadores andan como rueda suelta porque no ha habido tampoco un control externo suficientemente drástico. El que viene del Gobierno (los gobiernos, los que durante 20 años han visto evolucionar el uso del celular en sus ciudadanos): ha habido multas, sí, pero muchas veces son irrisorias al lado de lo que estas empresas ganan. Hay también entidades de control, claro que sí, pero a éstas les faltan dientes, organización, protocolos para actuar frente a las quejas de los ciudadanos.

Las soluciones planteadas son, a su vez, insuficientes. Suenan así, por lo menos. Que el ‘mintics’ Diego Molano haya respondido al emplazamiento de su jefe diciendo que si los operadores no mejoran el servicio no podrán participar en la subasta del espectro 4G, parece un chiste. Como si el asunto fuera un castigo de colegio y no una política pública que, en un mes, deberá definir el futuro de las telecomunicaciones en el país. Los decretos que promete son un poco más realistas, pero son paliativos: que los operadores, por ejemplo, devuelvan a los usuarios el dinero que pierden cuando hay algún déficit. Lo que importa aquí no son los 200 pesos de la llamada, sino que la llamada funcione.

No podemos dejar de ser suspicaces y pensar que lo que los operadores están esperando es que el espectro 4G (que tiene mayor velocidad) llegue y solucione los problemas de servicio. Pero, igual, sigue siendo una salida sin mucho sentido: para que las cosas mejoren se tienen que meter la mano al bolsillo, reforzar la infraestructura, brindar al usuario un servicio de mayor calidad.

En marzo del siguiente año se vencen las concesiones de Claro, Tigo y Movistar. Bien valdría la pena ponerles requisitos de atención al usuario y de infraestructura mucho más altos que los que hoy existen. En ese enfoque profundo, y no yéndose por las ramas, es que este problema debe ser afrontado.

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Juez rechaza exonerar a Messi por fraude fiscal
  • Familia de Luis Alfredo Ramos insistió en la inocencia del exgobernador
  • Niegan ingreso de Cano Estremera a Cali tras burlarse de las casas de pique

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio