Publicidad
Editorial 8 Nov 2012 - 11:00 pm

EDITORIAL

Nuevas normas para los ciudadanos

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, presentó ante la Secretaría de la Cámara de Representantes un proyecto que busca actualizar el vetusto Código de Policía Nacional y Convivencia que tenemos en Colombia.

Por: Elespectador.com
  • 65Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/nuevas-normas-los-ciudadanos-articulo-386049
    http://tinyurl.com/b8pql8a
  • 0

Todo con el fin de blindar a las autoridades locales de dientes jurídicos para que puedan perseguir a aquellos ciudadanos cuyas conductas se consideren desviadas. Con esto se le hace un guiño a la creciente necesidad de tener seguridad (y percepción de ella) en las ciudades, una más precisa y sistemática que la que hemos tenido hasta hoy en día.

La seguridad ciudadana se ha convertido en un tema prioritario en la agenda, y es importante; sin embargo, hay que tener cuidado en que no se convierta en una persecución gratuita al ciudadano o en abuso de la autoridad. Sería una contradicción absoluta con lo que se busca. Por eso este nuevo código, que regula bastantes aspectos de la vida de las personas, debe ser visto con filigrana en el Congreso y no aprobado al capricho de las mayorías volátiles o como un simple gesto amable con la Fuerza Pública por su sacrificio, que, huelga decir, todos reconocemos. Hay que tener ojo crítico. No solamente en los contenidos, para que no violen derechos constitucionales, sino en pensar si se trata de una carga demasiado onerosa o difícil de cumplir para las autoridades, quienes ya tienen ocupaciones bastante serias. Hace décadas no se actualiza esta normatividad y la idea es adaptarla (y mejorarla) para que la ciudad en desarrollo de hoy resulte más segura para todos.

Los focos de inseguridad deben ser combatidos con inteligencia, con políticas estructurales que entiendan, finalmente, dónde está la criminalidad y a qué causas se debe. Por eso resultaría provechoso, ya que estamos en éstas, prestar atención a los pocos estudios de política criminal que miembros de la sociedad civil han hecho con juicio, y responder unas cuantas preguntas: ¿por qué se presentan ciertos delitos? ¿En qué zonas? ¿Cuáles son las actitudes sociales que permiten la violación de las normas básicas de convivencia? Pero también con esfuerzos conjuntos que garanticen eficacia: sistemas de vigilancia, de justicia, de disuasión por medio de la coherencia del sistema.

Este nuevo código trata de comprenderlo todo: fiestas con alto volumen, personas orinando en las calles, matoneo, maltrato animal, uso correcto de las bicicletas, entre otros puntos. Está bien que la norma cobije varias conductas y justifique su existencia en la filosofía de defender los derechos ciudadanos. Sin embargo, siempre que se intenta un esfuerzo de este tipo se incurre en la antipática manía prohibitiva. Si la idea es hacer un código moderno, hay que incluir el entendimiento antes que el castigo.

La convivencia ciudadana es un asunto de comprender la institucionalidad y, sobre todo, de educarse en ella. Los aciertos que se den en materia legislativa deben darse también en el campo de una política pública integral. No podemos esperar que un ciudadano corriente ingrese a la cultura de la legalidad si no sabe discernir cómo eso puede resultar provechoso para su vida, pero, sobre todo, cómo cumplir la ley genera una ciudad mucho más vivible.

Entender lo que está en juego —la seguridad— es pensar también en que no queremos una autoridad represora sino una sociedad que entienda más sobre convivencia y cultura. De nada sirve la penalización sin el esfuerzo consciente de vivir al interior de una cultura de la legalidad. Castigar una conducta social a la loca es, sin duda, pasar por encima de sus causas. Bienvenido este nuevo código —por nuevo, entre otras— si logra acoplarse a una política general de civilidad y convivencia ciudadana.

  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio