Publicidad
Editorial 22 Ene 2012 - 11:00 pm

Editorial

¿Qué pasa con el Túnel de Oriente?

Ese proyecto del que se empezó a hablar hace quince años, y que tiene como nombre Túnel de Oriente, la conexión entre el Valle de Aburrá y el oriente de Antioquia, fue suspendido hace dos semanas por cuenta de Frank Pearl, jefe del ministerio de Medio Abiente.

Por: Elespectador.com
  • 60Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/pasa-el-tunel-de-oriente-articulo-322354
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/pasa-el-tunel-de-oriente-articulo-322354
  • 0
insertar

Serán 90 días de licencia que el ministerio usará para analizar los estudios de impacto ambiental de este proyecto, los cuales, hasta el día de hoy, han provocado una controversia muy grande.

Existen, por supuesto, dos versiones alrededor del tema. Frank Pearl asegura que en 1996 el Gobierno dio a la Corporación Autónoma Regional de los Ríos Negro y Nare —Cornare— la facultad para otorgar la licencia ambiental (permiso que debe contener todos los estudios de impacto ambiental y de mitigación del mismo) para construir dicho túnel de comunicación.

El ministro dice que Cornare dio la primera licencia en el año 2002 y la segunda en 2009, pero que entre una y otra se presentaron cambios que no fueron consultados a la autoridad ambiental. Esto no es lo más grave: Pearl alega que debido a las quejas recibidas al respecto por parte de distintas entidades, organizaciones y de la ciudadanía en general, pidió directamente a Cornare los estudios de impacto ambiental, recibiendo a cambio una carta y un disco compacto en blanco. Tratando de solventar este problema, asegura, le pidió a la corporación que mandara a un funcionario para que entregara la información. ¿El resultado? Otro disco compacto en blanco.

Cornare, a través de su director de Planeación, Javier Parra Bedoya, dice cosas muy distintas. Acerca de las primeras modificaciones, afirma que se hicieron por una recomendación que redundaría en la reducción del impacto ambiental: el proyecto “arrancaría unos 500 metros más arriba de lo previsto, porque se encontraron algunas fallas geotécnicas, además de impactos sociales y ambientales”, dice.

Y respecto de la de 2009, afirma que no es un cambio, sino más bien una “segunda etapa” del proyecto. A las afirmaciones de los discos en blanco, responde que se hicieron tres reuniones en diciembre del año pasado. A su vez, el director de Cornare, Carlos Mario Zuluaga, dice que solicitó a la Procuraduría que adelante una investigación para poder aclarar el tema del suministro de información y si éste ha sido cabal, cosa que él mismo afirma.

Todo un embrollo. Un enfrentamiento entre dos partes.

Pearl ha dicho, en su calidad de máximo gestor de las políticas públicas ambientales, que el proyecto del Túnel de Oriente atraviesa subterráneamente una reserva del Nare, con la posibilidad de afectar algunas fuentes de agua. Y si hay un riesgo ambiental, junto con un, dijéramos, problema de comunicación, existe entonces la necesidad imperativa de revisar los términos en que se mitigará el impacto ambiental de la propuesta. Es el camino más lógico y el que debería hacer cualquier funcionario de sus calidades.

Pese a las múltiples críticas que ha recibido el ministro Pearl por suspender la obra, esto es, pensamos, lo mínimo que debía hacerse.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 32
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio