Publicidad
Editorial 14 Sep 2013 - 11:00 pm

La paz posible

HACER UN PROCESO DE PAZ EXItoso tiene miles de inconvenientes. Todo en el camino está en contra: viento, mar y tierra. Todo. Las experiencias de cada quien, los intereses de cada quien, las tolerancias de cada quien son en extremo diferentes y acaso irreconciliables para llegar a un acuerdo común.

Por: Elespectador.com
  • 179Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/paz-posible-articulo-446336
    http://tinyurl.com/pvbceqy
  • 0
insertar

Están  los argumentos políticos: que el grupo armado no lo merece, que ya casi lo iba a derrotar el Estado y su fuerza armada legítima, que las víctimas no podrían soportarlo, que va a haber  impunidad... Hay los jurídicos, que necesarios, sí, pero a veces llegan al extremo de lo técnico: que las comisiones de verdad, la justicia transicional, que la decisión de la Corte Constitucional sobre tal o cual aspecto y que la Corte Penal Internacional y  la refrendación, referendo o constituyente o algo diferente...

Es fundamental, vital, que  un proceso de paz promueva estas dudas y muchas más. No tendría solidez y permanencia  un acuerdo que no supere todo ese tipo  de obstáculos y vaya  corrigiendo  su curso.

Y sin embargo, en una negociación como la que en buena hora  se ha emprendido con las Farc en La Habana, es importante cada cierto tiempo recordar el objetivo central: la paz, a secas, ese derecho de todos los ciudadanos que está consagrado en la Constitución. Y cuando eso se hace, responder  por qué vale la pena el esfuerzo es relativamente sencillo: basta con imaginar por un instante un país distinto, en el que no estemos informando todos los días sobre la sangre derramada en el campo a manos de un grupo que lleva cinco décadas refugiado en él. Un país  posible, alcanzable.

 Insistimos: hacer un proceso de paz no es fácil. En lo que lleva el conflicto con las Farc, muchos se han dado a lo largo de esa historia. Belisario Betancur, por ejemplo, entre 1982 y 1984, con los llamados Acuerdos de La Uribe; y Virgilio Barco, que los mantuvo, aunque  a medias, y luego se acabaron en 1987; está la cuota de César Gaviria, que lo intentó aquí en Arauca, luego en Venezuela y después en México; Samper, entre 1994 y 1995, empañado por su proceso 8.000;  el de Andrés Pastrana y sus 42.000 kilómetros cuadrados  despejados como requisito para hablar. Luego, la desesperanza y la confianza plena de que ese no era el camino correcto.

Pero los vientos del diálogo volvieron. A los dos años de este Gobierno, cuando   informó que unos acercamientos reservados se habían dado y, luego, una declaración pública firmada por parte y parte,  de nuevo  el país se esperanzó con la idea de la paz posible. 

Henos aquí, entonces, de nuevo, viendo esta posibilidad histórica muy cerca. A lo largo de todo este proceso El Espectador ha sido optimista: por la forma en la que se ha llevado, por los pasos cumplidos dentro de la agenda, porque pese a las adversidades, que han sido muchas, los delegatarios vuelven a Cuba y se sientan  a negociar, a avanzar. La posibilidad de que sea este el momento de la paz firmada es más cierto que nunca. Y dejarla diluir sería más costoso que nunca.

Creemos, firmemente,  que esta es la hora de la paz. Nuestra apuesta es esa. Y el motivo de esta edición especial, también. No buscamos ocultar las diferencias ni los debates ni las críticas, queremos recordar el objetivo, no olvidarlo, resaltarlo. Y con ello, que cada uno  piense por un momento en lo que representaría para este país sacudirse de su conflicto.

Es la hora de la paz. De preguntarnos, cada uno, ¿cuál es nuestro aporte a ese objetivo? ¿Podremos pensar en levantarnos un día y no oír noticias de guerra? Puede ser. Llegó la hora.

* Si usted coincide en algo con este editorial o siente que lo puede complementar, lo invitamos a que participe en las redes sociales bajo la etiqueta: #EsLaHoraDeLaPazPorque

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

CARLOS ABDUL

Jue, 09/19/2013 - 21:14
QUE PASÓ CON EL M-19....FUE EXITOSO? SI?...NO?....QUE ERRORES HUBO?....
Opinión por:

CARLOS ABDUL

Jue, 09/19/2013 - 21:17
EL NEGOCIO DE LA GUERRA EMPIEZA CON LOS ALTOS MANDOS MILITARES, SUS GOBERNANTES Y GOBIERNOS PROVEEDORES DE ARMAS.....EL POLICÍA, EL SOLDADO, EL GUERRILLERO SON DE ESTRATOS BAJOS Y SON LOS QUE PONEN LOS MUERTOS....¿QUE SE DEFIENDE?...QUE TODO SIGA IGUAL...¿ESO ESTÁ BIEN?
Opinión por:

luigi rodini

Jue, 09/19/2013 - 08:44
los que le ponen obstaculos son los que màs aprovechan de la guerra maldita
Opinión por:

Certero.33

Dom, 09/15/2013 - 23:53
Farc-Santos: ¿DÓNDE ESTÁN LOS SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS? ¿Dónde están los 68 MILITARES, 58 POLICíAS Y 1.130 CIVILES SECUESTRADOS? ¡VIVOS SE LOS LLEVARON; VIVOS LOS QUEREMOS!!! ____ http://goo.gl/KP8N4r
Opinión por:

Certero.33

Dom, 09/15/2013 - 23:53
"¿EXISTE MAYOR SEVICIA QUE SECUESTRAR A UN MUCHACHO DE 19 AÑOS, convertirlo en MERCANCíA, COBRAR 200 millones por su libertad, DEGOLLARDO después y exigir a su madre otros 300 millones SIMULANDO durante un año que continúa vivo? ¿Y hacerlo todo mientras PONTIFICAN sobre la paz, NIEGAN tener cautivos y PRESUMEN de defender al pueblo pobre y sufrido?". FARC: ¡MALDITOS CRIMINALES DE LESA HUMANIDAD! ___ http://goo.gl/ZQDcSL
Opinión por:

mackpointer

Dom, 09/15/2013 - 19:11
Los comunistas con su verborrea despistadora, confunden paz con Justicia. Si en Colombia hay muertos todos los días es porque aquí no hay justicia. El proceso de paz de los santos fue mal planteado y juanma es la enfermera que le está aplicando el oxigeno al grupo más terrorista y asesino del mundo. No trate de darnos animo con falacias mamertas. Para que haya paz primero debe haber justicia y eso a Ustedes les importa un comino.
Opinión por:

walberticodias

Dom, 09/15/2013 - 14:26
editor lambon....x que no menciona las miles de victimas?
Opinión por:

Certero.33

Dom, 09/15/2013 - 23:54
Según 'LOS MERMELADOS', las narcoterroristas Farc "no han matado ni una mosca". ¡QUÉ DIABETES MORAL Y QUÉ CINISMO LA DE LOS DESINFORMADORES!
Opinión por:

morenoelesceptico

Dom, 09/15/2013 - 12:21
Solo falta un pequeño detalle:¿ quien garantiza la paz firmada? Los únicos que muestran confianza en los terroristas son sus amigos, porque se saben libres de ser secuestrados ellos mismos, sus niños y sus familias. '
Opinión por:

luispuyana

Dom, 09/15/2013 - 09:01
Su etiqueta #EsLaHoraDeLaPazPorque____No funcionará, se llenara de mentiras y calumnias, como eso de que en Cuba y Venezuela impera dizque el 'comunismo'? Que por cierto hasta la fecha NO existido en la historia del Planeta ningún Estado Comunista, es decir donde no hayan ni banqueros, ni terratenientes ni guerras de conquistas por joder con sus invasiones a sangre y fuego naciones ajenas. O igual con la brutalidad de calificar a las farc o Eln de 'comunistas', cuando sencillamente son terroristas y de la derecha, pues son grandes terretanientes con fincas obtenidas a sangre y fuego como las de cualquier godo, Y SON EL LUMPEN DEL CAPITAL FINANCIERO, LOGRADO POR ACTUAR CON EL NARCOTRÁFICO. Y seguramente habran comentarios comentarios democráticos, como que campesinos están en contra TLC.
Opinión por:

Jair

Dom, 09/15/2013 - 08:21
Muy bonitas y loables sus opiniones sobre la paz. Sin embargo valdría la pena recordarle al editorialista que un paz obtenida a cualquier precio, donde los bandidos pretenden pasar de agache sobre tantos actos criminales cometidos, llegar a las corporaciones públicas sin obstáculo alguno y de pronto tomarse el poder e imponer un sistema comunista al estilo de Cuba o de Venezuela, de ninguna manera lo queremos los colombianos!. Precisamente las experiencias de la Uribe, de taxcala y del Caguán son hechos suficientes para que los colombinos no volvamos a caer en el error por el que desgraciadamente viene Santos haciendo transitar nuevamente a Colombia!. Solamente una política como la de Uribe que el traidor Santos echo por la borda hará alcanzar la paz que anhelamos los colombianos!.
Opinión por:

frenteroincansable

Dom, 09/15/2013 - 08:04
NO QUEREMOS PAZ A SECAS, COLOMBIA QUIERE PAZ PERO SIN IMPUNIDAD! ES MUCHO PEDIR DESPUES DE 50 AñOS DE ESCLAVITUD? ELLOS EXIGEN MIL Y UNA VAINA PORQUE NOSOTROS LA VICTIMAS NO PODEMOS EXIGIR LO MAS ELEMENTAL: PAZ SIN IMPUNIDAD?
Opinión por:

suesse

Dom, 09/15/2013 - 17:25
50? No son como 200?? Y si, nosotros, todos, como victimas de todos los dirigentes, empresaruchos, gamonales y malandros de este pais, sean farucos, paracos, narcos, ciminales comunes....
Opinión por:

luispuyana

Dom, 09/15/2013 - 07:58
No es por aguarle la fiesta señor editorialista, pero el verdadero camino hacia la paz es algo de perogrulllo, y es el que quieren los 46 millones de colombianos: EMPLEO, SALUD Y EDUCACIÓN, es con esa idea que se acuestan y levanta el 99% de la población colombiana. Hoy la columna del Dr. Eduardo Sarmiento viene a replicar lo que millones de campesinos quieren y reclaman con indignación: LA LUCHA POR RENEGOCIAR LOS TLC, RESTAURAR LOS ARANCELES ELIMINADOS Y ASÍ ATAJAR LAS MILLONES DE TONELADAS DE ALIMENTOS QUE INGRESAN AL PAÍS. Luego lo de hacer la paz es un aspecto secundario, muy secundario, pues millones campesinos con los de las pequeñas y medianas industrias piensa es en extirpar la causa principal de sus desgracias, como son esos 14 TLC, y SECUNDARIO MENOS FUSILES DISPARANDO.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/15/2013 - 07:43
La palabra " paz" es una manera de entretener la frustración de no poder ser un país culto y desarrollado económicamente. Lo que se necesita es que todos los ciudadanos queden a merced de las leyes de manera igualitaria, que no se beneficie el centro dejando al margen de la pobreza a las regiones apartadas. Hay que empezar con fortalecer las bases de la sociedad con democracia participativa, fortalecer la educación elemental en todo el territorio al costo que sea. Con lo que se desperdicia en el SENA, se tiene para el norte, con lo que se gasta en la MARINA, para el sur, y con lo que se reparten los congresistas, para darle bienestar a los presidiarios que, a la larga, son los primeros perjudicados por el mal reparto del billete y la crema de leche. ¡Tan tontos! pidiendo paz y nada de sal
Opinión por:

Pitagoras80

Sab, 09/14/2013 - 23:52
Este editorialista todavía cree que la paz es firmar un papel!!!!. La historia de la humanidad nos enseña que sin justicia no hay ni habrá paz; y que la impunidad lo único que siembra es mas venganza, muerte y desolación.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio