Publicidad
Editorial 5 Feb 2013 - 8:31 pm

Editorial

¿Podemos pensar en otra cosa?

Se nos informó que la Corte Constitucional, en defensa del derecho que protege, tumbó la semana pasada los artículos 13 y 14 de la Ley 1520 de 2012.

Por: Elespectador.com
  • 57Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/podemos-pensar-otra-cosa-articulo-403149
    http://tinyurl.com/lx35x4f
  • 0
insertar

¿De qué se trata? De aquellas disposiciones normativas que regulaban asuntos que tenían que ver con el tratado de libre comercio firmado con Estados Unidos el año pasado. Más específicamente, los artículos cubrían lo que la ciudadanía crítica apodó como la “Ley Lleras 2.0”, un reencauche, si se quiere, del primer intento que se hizo para regular el tema de la gratuidad y la venta de los contenidos digitales, inspirada la crítica en el segundo apellido del funcionario del Gobierno que le dio el visto bueno: el hoy ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras.

La cosa es que, una vez aprobada en el Congreso, el senador Jorge Enrique Robledo dijo que iba a demandarla ante la máxima instancia constitucional del país. Para el congresista del Polo Democrático, la ley restringía los derechos de los ciudadanos al uso de internet para difundir información, así como desprotegía a los creadores y artistas y beneficiaba exclusivamente a los empresarios. Aparte de estos argumentos de fondo, se erigía uno de forma, acaso mucho más contundente en este país: que esos artículos se tramitaron violando la Constitución.

Y es verdad. No olvidemos, primero, el desastroso —y deshonroso— afán con el que se aprobó: en medio de la petición del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de darle trámite de urgencia, para aprobarla luego en el Congreso a pupitrazo, teniendo como norte no tanto el interés de regular de manera correcta el complejo mundo de la red virtual en Colombia, sino más bien nuestra relación comercial con los Estados Unidos. Eso y sólo eso. Recién salida del horno quedó, pues, la disposición, y el TLC se firmó con el presidente Barack Obama en la Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena.

Aparte de ser a las volandas, que ya sería suficiente para anular esa disposición, el trámite sí violó la Constitución, pues los dos artículos se discutieron en la comisión que trata de relaciones exteriores y no en la de propiedad intelectual. Quisieron hundirla en el marasmo político de la visita de Obama, pero ese hecho no podía pasar desapercibido a los ojos de muchos. Por ende, toca volver a comenzar desde cero. Es mejor esta vez hacerlo bien.

El uso de internet abrió una puerta insondable a los contenidos: muchos usuarios se vieron frente a un universo en el que, a un clic de distancia, podrían encontrarlo todo. Y eso obviamente le dio un vuelco impresionante al mundo de los derechos de autor y de la propiedad intelectual. Pero no por esto sus reglas, aplicadas de forma correcta en el mundo tangible, pueden trasladarse, sin pensar, al mundo digital. Es absurdo. Internet es inconmensurable, por ende, toca aplicar otras medidas para que los contenidos no vayan de un lado a otro como rueda suelta. El derecho de los gobiernos, hay que decirlo, no entiende.

Son los mismos cibernautas los que han desarrollado distintas regulaciones. Caso ejemplar es el de Creative Commons, un punto medio entre la desprotección y la reserva de los derechos, ya que permite a sus usuarios, en algunos casos, crear libremente a partir de la obra de otro creador que, por ejemplo, da la oportunidad de dejarla en el dominio público.

Ya estamos en el siglo XXI y por tanto es hora de dar un debate mucho más profundo sobre este tema. Uno que tenga en cuenta aspectos específicos como el préstamo público, el uso incidental, la parodia, la excepción de minusvalía, entre otras salvedades al régimen de derechos de autor. Regular difusamente, castigando, además, cuando el derecho ha enseñado que las sanciones deben ser precisas e inequívocas, es un error grandísimo. ¿Podremos pensar más en grande?

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • ¿Perros surfeando?, un particular campeonato canino se toma las playas
  • Colombianos protagonizan comercial del Giro de Italia 2015
  • "Bajo el cielo azul", canción de Los de Adentro

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Indoamericano

Mie, 02/06/2013 - 17:50
Bueno,. si eso es así entonces es mejor que abran licitaciones para mandader a hacer las leyes, pues lo que vemos es chambonería a la lata , ¿o m equivoco? cada nada se escucha errores parecidos entonces?
Opinión por:

ANACLETO ARTEAGA

Mie, 02/06/2013 - 16:49
INTERNET ES YA PROPIEDAD DE LA HUMANIDAD. ES UNA ESPECIE DE ORÁCULO. GRACIAS A ESE MARAVILLOSO INVENTO DEL PENTÁGONO, QUE LO HICIERON PARA ESPIAR AL MUNDO, SE LES SALIÓ DE LAS MANOS Y HOY PERTENECE A TODOS LOS SERES HUMANOS. TIENE UNA CUALIDAD QUE NO POESEEN QUIENES DOMINAN EL MUNDO DEL MERCADO, ES DADORA. ES EL DESPRENDIMIENTO DE MILLONES Y MILLONES DE PERSONAS QUE REGALAN SUS CONOCIMIENTOS A OTROS TANTOS SERES, DESEOSOS DE APRENDER. VIVA EL INTERNET SIN INTROMISIONES DE IDEOLOGÍA CONSERVADORA Y PENSAMIENTO MERCANTIL. NUESTRO INDEPENDIENTE PRESIDENTE CORRÍÓ A FIRMAR EN CARTAGENA CON EL AMO oBAMA, QUE EXIGÍA INTROMETERSE EN EL MUNDO DEL internet, PARA CREAR OTRO MERCADO MÁS Y PRIVATIZAR LA INFORMACIÓN QUE TAN GENEROSAMENTE NOS REGALAN GRATIS.
Opinión por:

eradelhielo

Mie, 02/06/2013 - 15:47
Buena columna. Las leyes se pueden hacer a la loca y solo buscando complacer a los poderosos.
Opinión por:

boladecristal

Mie, 02/06/2013 - 15:33
Muy "jurídicos" estos editoriales. ¿Podemos pensar en otra cosa?
Opinión por:

agualongo

Mie, 02/06/2013 - 12:22
Señor Director de El Espectador: el espectáculo pre-Obama dado por Santos y el congresito con el objeto de pupitrear una ley que se acomodara a los intereses foráneos, fue terrible. Santos y los políticos sí que fueron unos chambones bien pagados, pues ellos sabían que su chambonada era provocada con el fin de sacarle una sonrisa a Barack para que nos inunde de importaciones y no de lo otro. Pregunto: puede revisarse ese Tlc en base a un ley hecha a la medida de las leyes extranjeras y que violó cuanto se le atravesó?. Demagogia. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

magno356

Mie, 02/06/2013 - 12:14
NO SOLA LA LEY LLERAS, el TRATADO DE LIBRE COMERCIO, afectará y afecto de manera simultanea la economía colombiana, desde la explotación de los recursos naturales con la INVERSIONISTA EXTRANJERA, hasta las mismas condiciones de los TRABAJADORES, que ha hoy se hacen modificaciones constante, para impedir les vivir dignamente. OTRO SECTOR el AGRÍCOLA, donde el CAMPESINO y pequeño PRODUCTOR DE ALIMENTOS están en la ruina; simplemente porque el ESTADO Y GOBIERNO NACIONAL, no los subsidia, NI compra su PRODUCCIÓN directamente para evitar que sean engañados por los INTERMEDIARIOS. Recuerden solo producimos CACAINA, HEROINA Y MARIHUANA, es rentable pero esta en manos de los ALTOS FUNCIONARIOS (ALTOS MANDOS DE POLICIA (OFICIALES) )sirviendo de testaferros a las NARCOTRAFICANTES. He cicho.
Opinión por:

luispuyana

Mie, 02/06/2013 - 07:31
LO QUE TENEMOS QUE PENSAR ES EN MÁS PROTESTAS DEMOCRÁTICAS CONTRA LA NUEVA ARREMETIDA DE SANTOS POR PRIVATIZAR INTERNET COMO LO ORDENA EL TLC GRINGO, pues en medio de todo estan los mezquinos intereses de las multinacionales de las patentes, en especial la de las farmacias y MONSANTOS CON SUS SEMILLAS A LAS QUE LES QUITARON EL PODER DE SER REPRODUCIDAS, para así imponer una fascista dictadura alimentaria, pues esas semilas YA NO SIRVE PARA SER CULTIVADAS. LAS PATENTES SON LA CAUSA DE LA MUERTE DE MILLONES DE SERES HUMANOS, PUES LES PERMITE VENDER SUS PRODUCTOS A LOS MÁS ALTOS COSTOS, y a los científicos les hacen firmar un contrato de no públicar sus avances en las ciencias naturales, ES DECIR LOS CIENTÍFICOS SON VERDADEROS ESCLAVOS DEL CAPITAL.
Opinión por:

Alfredo O

Mie, 02/06/2013 - 06:47
Las reglas del mundo digital son diferentes, por su virtualidad, a las del mundo tangible. La libertad de circulaciòn de la informaciòn y datos es el origen del internet. En Colombia, en materia de derechos de autor, en el mundo tangible, hay suficiente legislaciòn, pero poco se aplica, se aplica a conveniencia y constituye un derecho menor. Es el caso del plagio docente, en publicaciones universitarias. La Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira, publicò los libros, en papel, "Agroecologìa" (2002) y "Agricultura y ambiente" (2002), los cuales fueron denunciados por plagio o violaciòn mùltiple al derecho de autor, uno de los libros ya fue retirado de circulaciòn, pero nadie fue sancionado ni llevado a juicio. ¿Delito, impunidad y silencio institucional? Visite www.plagiosos.org
Opinión por:

Indoamericano

Mie, 02/06/2013 - 17:46
Bueno, si son del 2002 ya son oboletos pues a la ciencia que no se publica enseguida le pasa lo de las empanadas: se pasan.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio