Publicidad
Editorial 22 Sep 2016 - 9:05 pm

Sin exclusiones ni preferencias

El Estado de todos no puede financiar actividades que, como las que celebran la Semana Santa, por su naturaleza marginan.

Por: El Espectador
  • 99Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/sin-exclusiones-ni-preferencias-articulo-656276
    http://tinyurl.com/zyxanrs
  • 0
insertar
Foto: Archivo El Espectador
La Semana Santa de Popayán recibió este año $289 millones de los recursos públicos. ¿Por qué ateos o musulmanes, por citar ejemplos dicientes, tienen que ver que el dinero de sus impuestos es invertido en una celebración que gira en torno a la iconografía y mitología de la religión católica?

En una sentencia de hace unas semanas que pasó algo inadvertida, la Corte Constitucional tumbó un artículo que permitía a la Alcaldía de Pamplona, en Norte de Santander, asignar un presupuesto para financiar la celebración de la Semana Santa, declarada Patrimonio Cultural de la Nación a través de la Ley 1645 del 2013. Además, el alto tribunal discute si hacer lo mismo con la Semana Santa de Popayán, tal vez la más emblemática del país. Esto abre un interesante debate sobre la influencia de la religión en la cultura y el rol que el proclamado laicismo estatal debe cumplir al momento de decidir qué eventos se apoyan con recursos públicos.

El argumento de la mayoría de la Corte (la votación quedó cinco a cuatro) es razonable: “La inversión de presupuesto público en las procesiones de estos eventos y en la protección de los bienes que en ellos se utilizan pretende fortalecer la fe católica, haciendo contraposición a la naturaleza laica del Estado”. La independencia entre el Estado y la religión es uno de los fundamentos más importantes de la democracia moderna, pues permite que el Gobierno, que debe ser un espacio para todos los ciudadanos, se mantenga independiente de intereses individualistas que excluyen a fragmentos de la población, como ocurre con una religión particular.

Esto es especialmente relevante cuando se trata de los recursos públicos. De hecho, muchas de las reivindicaciones sociales de los grupos marginados utilizan el mismo argumento: ¿por qué nos cobran los mismos impuestos, pero no nos dan los mismos derechos? La aparición más reciente de este tipo de protesta se vio en el movimiento LGBTI, donde abundan las pancartas que dicen “Iguales en impuestos, iguales en derechos”. Es clave, entonces, que el fondo común, al que todas las personas aportan sin importar su credo, raza, identidad de género u orientación sexual, sea distribuido de tal manera que se entienda como una inversión por el bien común, y no como un apoyo a una religión.

Las celebraciones con ocasión de la Semana Santa son el ejemplo paradigmático de este problema. La de Popayán, que está demandada, recibió este año $289 millones de los recursos públicos. ¿Por qué los habitantes ateos o musulmanes, por citar un par de ejemplos dicientes, tienen que ver que el dinero de sus impuestos es invertido en una celebración que gira en torno a la iconografía y mitología de la religión católica? ¿No tienen derecho de sentirse justamente excluidos y de cuestionar esa preferencia? No se trata, por supuesto, de prohibir la Semana Santa; la libertad de culto no se pone en duda. El problema es que el Estado de todos no puede financiar actividades que, por su naturaleza, marginan.

Hay un argumento válido en contra y es que las celebraciones de la Semana Santa, por ser históricas, han trascendido el ámbito de lo religioso y se han posicionado como eventos culturales que ayudan a la creación de identidades de los pueblos. Bajo esa mirada, no pueden leerse únicamente en relación con el laicismo estatal. Sin embargo, y aceptando que el número de católicos forma una abrumadora mayoría que ha impregnado la cultura del país entero, no puede obviarse que estas celebraciones están inescindiblemente ligadas a la religión católica. Que así haya sido siempre, es decir, que nunca antes nos preocupara la marginación de ciertas personas y que esa exclusión se haya normalizado al punto de entenderse como esencia de la cultura, no implica que sea lo correcto, y que la Corte, en protección de la promesa constitucional, no deba entrar a enmendar esta equivocación histórica.

Nunca la costumbre puede ser fundamento para no preguntarnos sobre cuál es la clase de sociedad que estamos apoyando, y a quiénes estamos excluyendo en el proceso.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

21
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

dante777

Lun, 09/26/2016 - 23:18
¿Pero cuales musulmanes y cuales ateos? Aquí en Colombia los ateos, musulmanes, busdistas y demás miembros de religiones no cristianas no son ni el 2% de la población. ¿Para quien legislan los magistrados de este país?
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 09/23/2016 - 17:15
La historia del pais esta ligada a la religion catolica y a la tradicion espanholas. Asi pues que si vamos a hacer un esfuerzo en proteger monumentos historicos tendremos necesariamente que incluir una cantidad que sirven y sirvieron a esa religion. Popayan y Pamplona son catolicas pero ante todo son colombianas y su tradicion historica es NUESTRA TRADICION historica, con todo e Iglesias y conventos. No le pertenece a una religion en particular...
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 09/23/2016 - 17:09
asignar presupuesto para mantener edificios historicos de mas de 350 anhos es obligacion del estado, y los beneficiados los somos todos. La historia del pais esta ligada a la iglesia catolica y a la tradicion espanhola asi pues el que esos edificios sean templos o monasteries no es favorecer una iglesia en particular es respetar la historia nacional!! Me gustan mucho sus estadisticas, en particular creo que entregarle menos de mil pesos por habitante a una ciudad para que le haga mantenimiento a unos edificios que nos pertencen a todos es una Buena inversion, quiciera ver si los narcos hacen algo similar. 20 mil visitantes a 100mil pesos dia por ocho dias, son bastantes mercados que ya no le tienen que mendigar al politico o narco de turno. Los habitantes de Popayan son catolicos, pero sobretodo son colombianos y el pais tiene la obligacion de apoyar eventos culturales que son importantes para ellos y para el resto de mirones.... que tambien son colombianos.
Opinión por:

kenny2016

Vie, 09/23/2016 - 16:29
https://www.youtube.com/watch?v=BQQLtM1nzXc
Opinión por:

kenny2016

Vie, 09/23/2016 - 13:48
Además quería agregar que uno de los muchos trabajos que tengo es mantenerme bien informado, en sí misma, la buena información vale más que el dinero, y digo buena información, no la de la tienda.,… https://www.youtube.com/watch?v=z_wKIq7KYZo
Opinión por:

conchamisas

Vie, 09/23/2016 - 13:29
Y si se aplicara seriamente la norma esa de estado laico: no llegarian al congreso y no serian empleados publicos, monjas, curas, pastores y lameladrillios como el señor que acaban de sacar, quienes se dedican a perseguir a los que no cuadran con sus ideas religiosas, mientras los dineros del chocó y de la guajira se pierden, los niños mueren de hambre y los que dicen defenderlos no aparecen
Opinión por:

CARV

Sab, 09/24/2016 - 21:02
Claro que, como ciudadano, cualquiera puede aspirar y hasta llegar a cualquier dignidad o puesto público (si llena los requerimientos preestablecidos para cada caso); pero allí o cuando actúe en calidad de funcionario no puede hablar ni intervenir ni permitir que alguien intervenga -con ribetes 'religiosos' (o abracadábricos)- en los asuntos y escenarios propios de la institución publica. Cuando el funcionario esté en su tiempo libre y sea un simple ciudadano, puede asistir y participar (dentro de las normas legales) en cualquier reunión o rito con tintes religiosos, sin involucrar para nada su institución ni su cargo. El señor Ordóñez desconoció -grosera y olímpicamente- este elemental precepto. Ahora, claro que el Estado puede y debe estimular y apoyar las instalaciones, las obras históricas o artísticas y las manifestaciones científicas, culturales, deportivas, folclóricas, ... de los ciudadanos, si considera que realmente ameritan ese apoyo y si se ciñen a esas características de patrimonio 'público' o popular general. Si los eventos 'religiosos' se enmarcan dentro de estos criterios, bien pueden aspirar a ser apoyados por el Estado. Las componentes manifiestamente 'rituales' y ceremoniales de esos eventos no pueden ser financiados por el Estado. En todo el mundo abundan ejemplos -algunos muy emblemáticos- de la 'relación' entre el Estado y los lugares o eventos con importantes ingredientes religiosos, pero no para lo religioso.
Opinión por:

kenny2016

Vie, 09/23/2016 - 12:44
Hola amigo, solo quería citar a Wikipedia a propósito de la censura en el tiempo que corta opiniones y restringe el uso de símbolos y letras del español = ; ) “…Para la legislación que asiste el acceso a la información, véase Legislación acerca de libertad de información. El derecho de acceso a la información se define como el derecho de una persona de buscar, recibir y difundir información en poder del gobierno u administraciones públicas. Las Naciones Unidas, en una de sus primeras asambleas generales afirmó que: la libertad de información es un derecho fundamental y... la piedra angular de todas las libertades a las que están consagradas las Naciones Unidas El Derecho de acceso a la información es una prerrogativa de todas las personas, sin importar su edad, sexo, religión, condición social, orientación sexual, nacionalidad, etnia, discapacidad o alguna otra característica física, intelectual, profesional o patrimonial existente; para ser informadas de la actuación del Estado. Se le puede considerar como una herramienta que garantiza la rendición de cuentas del Estado. El derecho de acceso a la información y su estudio encuentran su origen en la evolución del pensamiento de la humanidad. Para abordar el tema, es fundamental referirse a los arcana imperii1 (Secretos del Imperio o del Estado), base del pensamiento en la época medieval. Existen diferentes modelos que marcaron la evolución del pensamiento, tales como: • Absolutista, donde los intereses particulares de los individuos sólo interesan si se alinean a los del Estado; • Liberal, donde aparece la tolerancia y el reconocimiento de libertades, ello debido a la separación del Estado y la religión; • Republicano, que da paso a una sociedad participativa donde no existen verdades de Estado y, • Modelos dialógicos donde la trasparencia del gobierno, la cultura política y la educación de los ciudadanos, son los elementos de una sociedad democrática y justa" .,…
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 09/23/2016 - 10:59
mas papistas que el papa... la inversion que hace la ciudad en mantener una actividad que le genera al municipio no solo visibilidad internacional sino millones de pesos al anho en turismo. O sera que los turistas solo se hospedan en hoteles catolicos y solo comen en restaurantes catolicos o ponen gasolina en estaciones catolicas? pamplona y popayan estan en el mapa turistico colombiano precisamente por esta tradicion millones de pesos le llegan a la ciudad y sus ciudadanos de cuenta de estos eventos. La plata NO SE LA DAN A LA IGLESIA
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 09/23/2016 - 17:17
CARV, vea mi respuesta arriba
Opinión por:

CARV

Vie, 09/23/2016 - 11:47
El pueril argumento de 'es que eso deja mucha plata' no tiene cabida en estos temas de estructuras y políticas públicas. Todos sabemos que el narcotráfico deja mucha plata (incluyendo -por carambola- al Estado). Lo mismo se puede decir del tráfico de armas, o del floreciente turismo sexual. Pero es que -precisamente- entre las poderosas razones para no 'patrocinar' los eventos religiosos está la de no gastar los dineros públicos en actos etéreos y de muy limitada y particularizada incidencia social (Popayán tiene alrededor de doscientos mil habitantes, y a las 'procesiones' no asisten más de veinte mil, en su mayoría simples 'mirones').
Opinión por:

jaime m arb.

Vie, 09/23/2016 - 10:38
La funesta de idea de MEDIR CON EL MISMO RASERO A LA" ABRUMADORA MAYORIA " con "CIERTAS PERSONAS" SE MARGINA DE TODA LOGIACA. Respetar a a una minoría , en razón practicar la DEMOCRACIA que nos cobija a todos sin excepcion.no puede significat que ese respeto vulnere nuestras tradiciones y creencias. Lo que aceptamos en el pasado fue separar dos poderes bien arraigados en la cotidianidad, RELIGION Y GOBIERRNO, nada mas. Otra cosa es defender lo que otras personas piensan sobre los dineros que aportamos la "Abrumadora Mayoria "
Opinión por:

PelloXX

Vie, 09/23/2016 - 10:04
O todos en la cama o todos en el suelo, y por ahí le respondo a alguien: soy católico pero el Estado no tiene porque estar girando plata a eventos particulares, ya bastante es con que sean festivos improductivos para fomentar la vagancia del pueblo, apoyado en creencias de gente falsa que no hacen sino pecar a cada rato.
Opinión por:

Amonoi

Vie, 09/23/2016 - 09:06
Me parece como exagerada la cosa. No tengo dudas acerca de que las celebraciones de semana santa del catolicismo forman parte del acervo cultural de la nación, eso de hilar tan delgado a lo único que lleva es a que el estado solo pueda apoyar aquello en lo que el 100% de los colombianos estemos de acuerdo, y eso es un imposible, hay que apoyar y fomentar la diversidad y no permitir el "pensamiento único". Como ciudadano y contribuyente no me molesta para nada que el estado apoye las celebraciones religiosas de las distintas creencias, o las celebraciones folclóricas o representativas de etnias y grupos sociales. Lo que no se puede permitir es que los bandidos se roben la plata de todos, ya sea con contratos fraudulentos, jugadas a tres bandas,o simplemente metiendo la mano a la caja, ¡eso sí que no!
Opinión por:

Esparta

Vie, 09/23/2016 - 07:53
De acuerdo, la mitología es respetable, pero que la paguen los adeptos, sin importar si son grupos de población grandes o pequeños los que disfrutan esos actos. De la misma manera que los equipos de fútbol o las corridas de toros NO pueden recibir aportes con dineros públicos: que paguen los aficionados, no todos.
Opinión por:

pebeco

Vie, 09/23/2016 - 06:15
"nunca la costumbre" ............ la categoría mental de quien redacta este editorial es bastante precaria. Lo de la Semana Santa de Popayán no es una costumbre es una TRADICIÓN, bella o de pobre calidad.............. "El Estado de todos". La Real Academia en su diccionario trae una explicación precisa de lo que es el estado, esto sin entrar en el campo de la jurisprudencia política: "País soberano, reconocido como tal en el orden internacional, asentado en un territorio determinado y dotado de órganos de gobierno propios.................Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio..... Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano.,,,,," Lejos del concepto chabacano e ignorante del redactor........favor distinguir los asnos de los camellos
Opinión por:

Esparta

Vie, 09/23/2016 - 08:07
Hola pebeco, le faltó la palabra laico. Estado Laico no es en la definición la RAE. La definición de estado laico o secular es "una nación o país independiente de cualquier organización o confesión religiosa, y en el cual las autoridades políticas no se adhieren a ninguna religión determinada, ni las creencias religiosas influyen sobre las políticas públicas (...)". Colombia es uno de ellos. Hay también estados Ateos (Albania) y estados teocráticos como Irán (estado musulmán). También son Estados, pero distintos.
Opinión por:

morenoelesceptico

Vie, 09/23/2016 - 05:56
Ni un peso para los curas que representan la clase elitista que acabamos de derrotar. Esos recursos públicos quedan mucho mejor invertidos en los animados desfiles del Colectivo Gay, o en la mermelada para los pedagogos de la paz a bala. Ahora bien, si cardenales y obispos aprovechan sus celebraciones y sus ritos para calzar las botas de los terroristas, o plañir por las muertes de Alfonso Cano y demás miembros del secretariado u otros actos altruistas, entonces sí valen la pena las inversiones. Y ya no digamos la utilidad de esos dineros para ayudar a los curas con sicarios, como Javier Giraldo o el padre de Roux, porque eso sí que nos beneficia a todos por igual.
Opinión por:

digoall

Vie, 09/23/2016 - 00:26
Columna para enmarcar. A ver si eso de "Estado laico" en la Constitución deja de ser letra muerta.
Opinión por:

CARV

Jue, 09/22/2016 - 22:15
El asunto (realmente, un denso conjunto de temas) de la influencia de lo que se entiende comúnmente por 'creencias o cultos religiosos' en las estructuras, las normas y hasta en las leyes del país es claro, aunque su clasificación y su rechazo o aceptación son complejos. Por ejemplo, los nombres 'religiosos' de ciudades, ríos, montañas, pueblos, edificios, escuelas, colegios, universidades, hospitales, parques, plazas, fechas, 'celebraciones', ... supuestamente 'públicos' no se compadecen con la presunción de 'Estado Laico' de la República de Colombia. Menos aún es aceptable la existencia y vigencia obligatoria de 'fiestas' y 'semanas' no laborales, bajo el pretexto de su carácter 'religioso'. Tampoco es aceptable que las autoridades y los funcionarios del Estado asistan -como tales- a eventos o ritos manifiestamente religiosos, ni que existan dizque 'vicarios castrenses' y 'capellanes' en las instalaciones militares del Estado. Como se ve, a la hora de 'aplicar' rigurosamente el 'laicismo de Estado' se presentan muchos y muy intrincados intereses y sentimientos que no son fáciles de deshilar y separar. Pero es menester avanzar en esa dirección.
Opinión por:

pebeco

Vie, 09/23/2016 - 06:21
Que purismo legal tan agobiante ............ no es según su idea Nueva York ..... pues no es ni nueva ni es York....No es la catedral de Notre Dame sino la "construcción medioeval de piedra situada en la Cité, la isla del Rio Sena ......
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio