Publicidad
Editorial 17 Feb 2013 - 11:00 pm

Unidad en materia de paz

Así llama la guerrilla de las Farc el punto en común que tienen con sus congéneres de guerra, el Eln.

Por: Elespectador.com
  • 19Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/unidad-materia-de-paz-articulo-405377
    http://tinyurl.com/b8x6ose
  • 0

Confluencia que hace punto aparte en las diferencias que tienen en términos de guerra, intereses generales y proceso histórico. Mucho se especula sobre un eventual acercamiento entre el Estado colombiano (el Gobierno de hoy, valga decirlo) y esa otra guerrilla de muchos años que también le ha causado un daño inmenso a este país. El Eln, al igual que las Farc, y pese a que la guerra ha sido su pie de lucha durante décadas para defender sus ideas, tiene presente una ideología que podría servir como bisagra para una negociación de paz.

Los ‘elenos’ son herméticos, misteriosos, dispersos, silenciosos. Esto hace que una posible negociación con ellos sea mucho más difícil en términos no sólo de contacto, sino también de línea de mando y de una eventual dejación de las armas en todos sus frentes. Suena desalentador el contexto, pero vale la pena hacer el esfuerzo. No sólo porque el gobierno de Juan Manuel Santos está consolidando un proceso con las Farc que anda (y del cual puede aprender), sino porque esa guerrilla está dispuesta a negociar. La simbólica llave que tenía guardada en su bolsillo parece estar rindiendo sus frutos.

Para llegar a la paz hay que acabar con la guerra y empezar con la justicia. Llevamos más de medio siglo de historia patria con la constante histórica de las balas: por un lado, las guerrillas, que pretenden defender sus ideas con ellas, con secuestros, con extorsiones y con bombazos, en una vetusta forma de ver las luchas de clases y las conquistas de los ideales de una sociedad que puede andar mejor. Por el otro está el Estado (y sus gobiernos sucesivos) que se dejan llevar por el sendero de la guerra, a veces en connivencia con fuerzas macabras, y dan bala también. Con sus errores colaterales. No es este un llamado a que la seguridad se disminuya ni mucho menos, sino que, al mismo tiempo, se pueda hablar de paz y de justicia transicional y social. Como es la lógica de un proceso de esta índole. Si existen las ganas y la voluntad, ¿por qué no intentarlo?

Es necesario en este escenario eliminar el mucho palabrerío guerrerista que rodea a toda esta intención del gobierno Santos. Con o sin procesos de paz andando, la guerra continuará, la seguridad se afianzará y, duele decirlo, muertos habrá de lado y lado. La gracia es terminar con esa práctica y empezar a construir un nuevo país en el que se pueda discutir sobre otra cosa.

Lo segundo es que los miembros del Estado que se acerquen a esta guerrilla la conozcan, ya que no es fácil ni de tanto despliegue como la de las Farc. Ellos tienen otro tipo de país metido en la cabeza, otras tendencias históricas, otras mañas, otras estrategias. Se ha oído (mas no confirmado) que en el Gobierno podría estar Sergio Jaramillo. Y del lado de la insurgencia, Pablo Beltrán, Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, alias Pablito; Juan Vásquez, Lorenzo Alcantuz y Juan Carlos Cuéllar. Pero tan sólo son especulaciones.

Sin embargo, esperamos que sí se esté discutiendo, al menos, una agenda primigenia que pueda desarrollarse paralelamente a la de las Farc, respetándose una de la otra y distinguiéndole a la opinión pública (y a los miembros de la eventual mesa) que las cosas son distintas y que las temáticas también. Los rumores de esta índole suelen terminar siendo verdad. Con tacto, estrategia y cabeza fría, algo bueno puede salir de todo este intento de usar la famosa llave para la paz y, por fin, conseguirla. 

  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Opinión Ago 30 - 10:58 pm

    Barguil, jefe

    Barguil, jefe
  • La OTAN batalla contra su presupuesto

Lo más compartido

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Gerónimo

Lun, 02/18/2013 - 21:01
No son tan buenos los de acá y no son tan malos los de allá. Todos tienen rabo de paja por falta de integridad en sus ideologías, en sus discursos vs. sus actos. La guerrilla siembra minas y embosca policías y soldados y los masacra. Asesina civiles indefensos, quema casas, dinamita puentes, envenena aguas, bloquea carreteras. El Gobierno, hace chanchullos con los presupuestos destinados a la guerra para engordar las cuentas privadas de sus "plumas blancas", prefabrica boletines, entrevistas, asesina inocentes como en los falsos positivos, secuestra y desaparece líderes sindicales, comunales, crea un ejército paralelo "Paracos" y los mantiene.Son su equipo para la guerra y el trabajo sucio. Cohonesta las acciones criminales de sus oficiales de alta graduación y los protege con el fuero
Opinión por:

Gerónimo

Lun, 02/18/2013 - 20:57
A los unicos que les interesa prolongar el conflicto es a los negociantes del conflicto. Vale decir a quienes se lucran de muchas formas de todo lo que demande mantenerla. Estos negociantes están a lado y lado del confllicto y en algunos casos les venden armas y municiones tanto al gobierno como a la Guerrilla. De otro lado los diferentes Gobiernos, vale decir sus partidos políticos y sus directores, por acción, por la omisión o por negligencia han dado a luz movimientos de reclamación por la injusticia social y el abuso de autoridad. Las fuerzas guerrilleras, que han mutado en sus objetivos reales, porque se les atravesó el mejor negocio del mundo, el Narcotráfico, siguen meando fuera del tiesto. Es decir, le hacen el juego al gobierno y compiten con él en engaños, en asesinatos.
Opinión por:

vhwrytfd

Lun, 02/18/2013 - 13:15
Unidad en materia de impunidad?............. los criminales de las farc deben pagar todos sus abominables crímenes, reparar a las víctimas, confesar sus delitos y señalar las personas que les colaboraron en el genocidio que perpetraron contra el pueblo como sindicalistas, fiscales, mafistrados y políticos.
Opinión por:

Piedod Cordobo

Lun, 02/18/2013 - 12:01
Las far es una mafia y no va dejar su negocio a las buenas.
Opinión por:

elespectado

Lun, 02/18/2013 - 10:07
Solución civilizada del conflicto - que intentar negar es más que una necedad es una estupidez - tiene como adeptos a quienes no creemos que las balas constituyen el único medio válido. Sean soldados, guerrilleros o población civil, los muertos deben dolernos a todos.
Opinión por:

Carbonerito49

Lun, 02/18/2013 - 06:33
El único lenguaje que entiende la guerrilla del eln es el de la plata (recordemos a la Mannesman) y el del plomo. Es lo que se debe hacer: mejorar la inteligencia militar, darle más trabajo y crédito al campesino, y más plomo a los mamertos.
Opinión por:

chococruz

Lun, 02/18/2013 - 05:34
La paz es una ilusión, casi una utopia, como vivir siempre sano, como tener siempre el trabajo o los recursos para sostener a la familia y vivir dignamente en este mundo. Pero precisamente por esas ilusiones es que se mueve y se motiva el hombre moderno, el problema es que igualmente sabemos que como sociedad estamos muy desunidos por lo que las fuerzas delincuenciales, la gama es tan amplia que va desde mafias de politicos hasta paramilitares, guerrillas,bacrim,que al conocer esta debilidad en nuestra conformación de Estado atacan y arrasan no solo con los recursos economicos y naturales, y no contentas con esto, atacan y pulverizan cualquier forma de integración social, sosteniendo y permitiendo unos niveles de pobreza, insalubridad e ignorancia que aterran, dan rabia y embolatan la paz
Opinión por:

luispuyana

Lun, 02/18/2013 - 02:50
Hoy tenemos un editorialista bien teorico, para no decir especulando, cuando de verdad la paz se hace es con empleo, con aranceles en defensa de los más de 6 millones de familias del agro, esas son las familias que dan empleo y alimentos para el pueblo, esa es la paz que requiere Colombia y en eso se raja el gobierno que está haciendo todo al revés, y por supuesto menos la farc que niega haber concentrado tierras en su poder a sangre y fuego. Es por eso que siguen siendo terroristas, acaparadores de tierras, las que jamás han entregado NI ENTREGARAN, cuando siguen mintiendo de que siguen con millares de tierras en su poder.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio