Publicidad
Editorial 3 Mayo 2013 - 11:00 pm

Editorial

Venezuela, golpe a golpe

La bochornosa gresca que se presentó en la Asamblea Nacional de Venezuela unos días atrás, y que se saldó con un buen número de diputados de la oposición golpeados, demuestra cómo la polarización existente pasó a las vías de hecho. Los nueve muertos tras conocerse el resultado electoral, el incremento del lenguaje agresivo y descalificador, las agresiones físicas y la intolerancia están sentando sus reales en el país vecino. Las hechos amenazan con salirse definitivamente de cauce.

Por: Elespectador.com
  • 200Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/venezuela-golpe-golpe-articulo-420064
    http://tinyurl.com/ca9q7gf
  • 0
insertar

Decir que Venezuela está dividida de manera profunda es descubrir el agua tibia. El muy apretado margen que dejó el resultado de los comicios, un 1,5% de diferencia, no ha hecho más que agudizar la cosas. En especial porque ante las graves irregularidades denunciadas, el Consejo Nacional Electoral, controlado por el oficialismo, se pasó por la faja el compromiso hecho ante los jefes de estados de Unasur de hacer una auditoría y reconteo de los votos para despejar las dudas. De ahí que Henrique Capriles impugnara el jueves anterior las elecciones. De no obtener respuesta favorable de parte de las autoridades, cosa que al parecer va a suceder, irá ante las instancias internacionales.

Según la premisa básica de la democracia, quien pierde en franca lid, así sea por un voto, debe reconocer el triunfo del ganador. Y quien triunfa, en este caso con un resultado estrecho y dentro de una gran polarización, debe aclarar las dudas y además buscar el diálogo con la oposición para garantizar la gobernabilidad. Por lo anterior, unas recientes declaraciones de Nicolás Maduro no contribuyen para nada a apaciguar los ánimos: “Hay una mitad mayoritaria y hay una mitad que es minoría”. En especial cuando la mitad perdedora es señalada por el propio mandatario como fascista, golpista y promotora de la violencia y cuando el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, les niega el uso de la palabra.

El 1º de mayo las calles de Caracas volvieron a mostrar que las dos Venezuelas tienen una gran capacidad de movilización, con multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del Gobierno. Los venezolanos, a pesar de los pesares, han logrado mantener un grado de civilidad en estos catorce años que, aun con ciertos hechos dolorosos, no ha pasado a mayores. Sin embargo, desde la muerte del presidente Chávez y la llegada al poder de Maduro la situación se ha deteriorado peligrosamente. El Gobierno parece estar dispuesto a atornillarse al poder utilizando la represión policial o la judicial, y los opositores sienten que con la mitad del país de su lado les llegó el momento de exigir respeto acudiendo incluso a la desobediencia civil, de ser necesario.

La estabilidad de Venezuela es esencial para la región en general y para Colombia en particular. No estaría de más que desde Bogotá, luego de las declaraciones de la canciller Holguín expresando preocupación por los hechos, se hagan las gestiones necesarias, junto con otros gobiernos de la región, para hacerle ver a Caracas que las cosas están llegando a un punto sin retorno. Que así como se ha dado un respaldo a Nicolás Maduro, pero pidiendo al mismo tiempo que se acepte el reconteo de los votos, éste entienda que todavía está a tiempo de dar un timonazo y llamar al diálogo y a la cordura.

Lo que impone el momento para el corto plazo, más allá de las descalificaciones destempladas que se hagan contra la “mitad que es minoría”, es aclarar de inmediato el resultado de las elecciones. Si no sucede así, los países de la región, en Unasur o en la OEA, deberían tomar una acción inmediata para pedir a Maduro respeto por la oposición, que tienda puentes para el diálogo y, lo más importante, que se aclaren de una vez por todas los cuestionamientos al resultado electoral. Sin más dilaciones ni tomaduras de pelo.

A todos, comenzando por el propio Gobierno y la dirigencia opositora, les conviene tener una sola Venezuela. Puede que no se vaya a pasar ya del “golpe a golpe” al “verso a verso”, pero por algo se empieza.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 68
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio