Publicidad
José Fernando Isaza 23 Ene 2013 - 11:00 pm

Efecto placebo

José Fernando Isaza

Si isted cree en las medicinas homeopáticas y se le acabó alguna, puede tomar unas gotas de agua de la canilla, que tiene la misma dosificación de la homeopática.

Por: José Fernando Isaza
  • 230Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/efecto-placebo-columna-398470
    http://tinyurl.com/av7xe76
  • 0

En ambos casos la probabilidad de que exista una sola molécula del ingrediente activo es cero.

Los productores de drogas homeopáticas consideran que la disolución más efectiva, la llamada disolución regia, es repetir 100 veces una operación que reduce cada vez en una centésima parte la concentración anterior. Puede suponerse que en un litro de la solución original existen 10 seguido de 24 ceros moléculas del principio activo, por ejemplo arsénico, cianuro, hígado de ganso, etc. En disolución décimo cuarta, desde el punto de vista práctico, no hay una sola molécula “medicinal”. Por supuesto en las siguientes disoluciones tampoco. Los defensores de la medicina homeopática contraargumentan la anterior evidencia, aduciendo que las moléculas de agua tienen memoria y “recuerdan” las propiedades del principio activo, así no esté presente. Hasta el momento no se ha diseñado ni realizado ningún experimento que pueda sustentar la anterior declaración.

A la pregunta de por qué seguir diluyendo cuando desaparecen los elementos activos, responden que entre más baja sea la concentración, mejores los resultados.

No quiere lo anterior decir que la homeopatía no funcione; en muchos casos es efectiva por el  efecto placebo. Este se define como “una sustancia farmacológica o fisiológicamente inactiva que puede tener un efecto terapéutico si se le administra a un paciente que cree que está recibiendo un tratamiento efectivo”.

El efecto placebo actúa porque el cuerpo tiene sustancias químicas defensivas, como las endorfinas, cortisol, adrenalina, que cuando se activan reducen el dolor y en estas condiciones el sistema inmunológico es más eficiente. Afortunadamente, hoy la medicina está revisando la estúpida política del siglo XX que desestimulaba el uso de drogas para calmar el dolor con el argumento de que creaban dependencia, y así el paciente fuera terminal. Así colaboran a la “guerra” contra las drogas. Con un fuerte dolor el cerebro solo se ocupa de éste y reduce la acción del sistema inmunológico.

Productores de drogas homeopáticas no aceptan someterse a experimentos controlados, denominados de doble ciego, en los cuales ni el paciente ni el tratante sabe si se está recibiendo un placebo, una medicina alopática o una medicina homeopática, y comparar estadísticamente los resultados. Por esto  Alemania, que estimuló la medicina homeopática pagando los tratamientos por la seguridad social, hoy no reembolsan los costos.

Un problema con los placebos y los remedios homeopáticos es que pueden enmascarar graves enfermedades, retrasando su tratamiento y arriesgando la vida.

En algunas farmacias se promociona la venta de un remedio homeopático importado. Supuestamente cura y previene el resfriado. Tal vez para justificar el precio emplean una disolución aún mayor que la regia, 250 veces, cada una reduce la concentración al 1%. Aún si se iniciara el proceso con toda la materia del universo, en la disolución 150 no habría una sola molécula activa.

Es difícil conciliar el racionalismo y el avance del método científico con las teorías de acción sobre la materia de sustancias no materiales. Puede ser más barato e igualmente efectivo o inefectivo recurrir a la sanación angélica.

  • 0
  • 53
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Aún no se ha comprobado denuncia de violación de una niña en 'bunker' de la Policía
  • Consumo de té o café no perjudica al corazón, según un estudio

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio