Publicidad
Columnista invitado 14 Nov 2012 - 9:53 pm

El ambiente urbano

Columnista invitado

Antes de tratar de volver al campo para solucionar la pobreza y la inequidad deberíamos planificar y construir mejores ciudades.

Por: Columnista invitado
  • 4Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-ambiente-urbano-columna-387085
    http://tinyurl.com/lwasogy
  • 0
insertar

Los colombianos somos extraordinarios constructores de ciudades; en los últimos 70 años las hemos levantado para más del 70% de la población, pero en esta labor hemos seguido la red urbana planificada desde la invasión española, orientada por la búsqueda de las temperaturas aceptables, y hemos estratificado la población, induciendo límites territoriales a los grupos sociales. Esas son algunas de las razones de nuestra baja competitividad internacional; difícil competir asentados en la región Andina y segregados por odios ancestrales.

La localización de varias ciudades principales en las altiplanicies y mesetas de la cordillera y en los valles interandinos es también causa de múltiples problemas ecológicos; urbanización de los suelos agrícolas, erosión, destrucción de acuíferos y humedales, contaminación de las partes más altas de las cuencas. Tener el 77% de la población del país viviendo en el triple cinturón montañoso que corta transversalmente el territorio colombiano genera presiones insostenibles en los ecosistemas, la densidad de población en la región capital es mayor que la Suiza, en donde hoy proponen controlar la inmigración para asegurar su sostenibilidad.

Los cambios en el POT que propone la actual administración de Bogotá son semejantes a los que algunos urbanistas están proponiendo en los Estados Unidos. Los movimientos de New Urbanism y Smart Growth han conducido la planificación de nuevos pueblos y barrios que se apartan de la zonificación estricta promovida en el siglo pasado y en cambio agrupan a las familias y a sus trabajos en espacios “caminables”, integrados socialmente mediante una amplia y heterogénea oferta de viviendas y de actividades comerciales e industriales limpias. Estos nuevos ambientes urbanos son más sostenibles que los barrios residenciales por sus oportunidades de empleo, su menor consumo de energía y su mayor integración social, y si se pudieran introducir en la región Caribe podrían aumentar la competitividad del país.

¿Por qué pensar en construir otras ciudades en el Caribe en lugar de “hacer más amables nuestras ciudades”, como han dicho varios planes de desarrollo? Pienso que estas nuevas teorías no serán fácilmente aceptadas en ciudades traumatizadas por la guerra y la corrupción. El odio y el asco que resbala de algunas páginas publicadas recientemente y el respaldo político que tienen, me hacen pensar que algunos de los habitantes de las ciudades actuales, inclusive aquellos que se aguantaron la vecindad de los criminales más poderosos, no están ahora dispuestos a convivir con los pobres por más honestos que sean. Tal vez en nuevos ambientes urbanos sea mas fácil aceptar que la convivencia es un paso hacia la paz.

Los bogotanos tienen ahora la oportunidad de mostrar por qué nuestra ciudad merece ser capital. Si se lograra disminuir el miedo que tenemos a vivir juntos, Bogotá sería ejemplo para las nuevas ciudades.

 

*Julio Carrizosa Umaña / Exdirector del Inderena.

  • Julio Carrizosa Umaña / Exdirector del Inderena | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/19/2012 - 04:51
En vista que nadie quiere este rasguñao y no dice na, vamos a darle un toque de buen gusto o recuerdo circunspectivo. Decía mi compadre Andrade una mañana en el la puerta del corral de los Cabrales, que si el campo era tan agradable, ¿por qué no hacían las ciudades en el campo? sin tener en cuenta que, el ser social prefiere vivir unido a sus necesidades y sus respectivas soluciones porque tenemos un aparato, sea dispositivo que nos une...¡ el tarro neuronal! diga mejor el calabazo de contacto. Y los conservadores de antaño ancestro se emputaban porque ls campesinos emigraban a los centros de urbe tu bí, poli que na la ví, pero no importa, mejor, así se puede rebuscar uno con plena libertad por las vías de pavimento concentrado alumbrado por el cableado enérgico...¡qué tal!..déjenme reír.
Opinión por:

Boyancio

Jue, 11/15/2012 - 04:16
El centralismo ancestral, súmele el privilegio, la falsa aristocracia, el odio al surtido en sangres nativas venidas del Africa, sumercé, más el blanco místico, diga usted que la tierrita es nada, es poca cosa, pues a decir verdad, estamos en hacinamiento permanente desde siempre, pues la tierrita útil es poca, lo demás es montaña y selva inóspita, y para completar la desgracia: lo bueno en manos del 1.2 % de la población. De ahí, tanta violencia en tan poco espacio disponible, que ya ni habrá dentro de poco por donde caminar en plena libertad ni para echar un cagada, sea una meada donde sumercé quiera, pues todo es alambre de púa, y nada de ronda del río. El territorio es pequeño inflacionado en selva, para que se esconda la guerrilla, namá. Para eso ha servido...¡tanto territorio!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio