Publicidad
Gustavo Páez Escobar 22 Mar 2013 - 11:00 pm

El anillo del Pescador

Gustavo Páez Escobar

El mayor símbolo papal lo representa el anillo del Pescador. Lo utiliza el papa para sellar la correspondencia privada.

Por: Gustavo Páez Escobar
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-anillo-del-pescador-columna-412023
    http://tinyurl.com/bbl5jzz
  • 0

En él se ve a San Pedro pescando en un bote. Cuando termina el período del pontífice, el anillo es destruido y se fabrica uno nuevo, con diferente diseño, para quien entra a remplazarlo.

Es un elemento personal que identifica al papa y le recuerda que él es un humilde pescador, como lo fue Pedro, el primer papa. Este símbolo se ha olvidado, y ahora viene a revivirlo Francisco, quien ha dirigido al mundo claros mensajes sobre la renovación de la Iglesia, que él se propone liderar en momentos tan oscuros como los actuales que han hecho debilitar la fe religiosa y proliferar una ola de corrupción, ambiciones clericales, concupiscencia del dinero y el poder, con olvido de los principios cristianos que constituyen la piedra angular sobre la que Pedro fundó la institución del papado.

Francisco dispuso que su anillo fuera de plata dorada y no de oro macizo, como el de su antecesor. Y aplicó la misma medida a la cruz que lleva sobre el pecho. En estos actos van implícitas no solo su sencillez y pobreza habituales, sino un llamado a la austeridad y la humildad, que contrastan con el boato y la opulencia que se viven en los recintos del Vaticano y en los palacios diocesanos. Algunas vestimentas costosas de los jerarcas de la Iglesia superan los diez millones de pesos. Jesús era pobre.

¿Acaso esa fue la organización establecida por Pedro, un modesto habitante de las riberas que para sobrevivir tenía que lanzar la red a las aguas procelosas en busca del alimento cotidiano? Él no conocía los palacios, ni las limusinas, ni los anillos de oro macizo, ni los trajes color púrpura, ni los bancos. Iba con el pie descalzo por las orillas de los ríos. Su poder estaba en la sencillez, en la vida austera, en su modelo de honradez y transparencia. “El verdadero poder es el servicio”, dice Francisco.

Este papa sorprendente viene, según sus palabras, del “último lugar del mundo”, donde no tenía vehículo propio a pesar de su alta investidura, donde andaba en metro o en colectivo y residía en una pieza desprovista de todo lujo, por renuncia que hizo de la habitación suntuosa que le brindaba su carácter de arzobispo de Buenos Aires. Huía de la riqueza y la ostentación para seguir los caminos de Pedro y predicar la palabra sabia sin ataduras humanas. A ese lugar fue a buscarlo la Iglesia, con angustia –y su barca elemental–, para que la pusiera a flote y la salvara del naufragio que se veía llegar.

Entendió el reto y se puso el anillo del Pescador, el auténtico anillo, el anillo de los pobres, el que carece de fulgores y falsas pedrerías. El nuevo prelado sabe, no ahora sino desde siempre (según lo confirman sus elocuentes huellas pastorales), que el poder arrogante no puede producir beneficio social. Y tiene a San Francisco de Asís como su prototipo de vida. Este vivió en una época de gran prosperidad eclesiástica y abandonó su propia fortuna para irse por los campos predicando la palabra bienhechora, consintiendo a las plantas y a los animales y aliviando las penurias de los seres humildes.

Francisco, que conoce los tugurios, clama por “una Iglesia pobre y para los pobres”. Ojalá la encuentre. Le toca buscarla, porque esta ha perdido su cauce. Ojalá lo dejen trabajar. Está dispuesto a hacerlo. “Nuestra vida es un camino –dijo en su primer día como papa–; cuando nos paramos, la cosa no va. Hay que caminar siempre en presencia del Señor”.

Este sentido del camino, de andar a la vera de los ríos, como Pedro, es aplicable a este turbulento mundo moderno de tan enredados senderos. Francisco ya escogió su itinerario. “Ir adelante es conocer a dónde va el camino”, le advirtió al mundo.

escritor@gustavopaezescobar.com

  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Feria Minera cierra con expectativas de negocios por 150 millones de dólares
  • Aquí es lo mismo, aquí es igual

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 03/23/2013 - 21:12
No se necesita ser publicista para darse cuenta q el asunto es de pura imagen. O sera q esta iglesia para los pobres usara los recursos del vaticano por ejemplo para microcreditos y obras sociales..... dificilmente...de la arrogancia y prepotencia pasamos a la estrategia y el cuidado de la imagen
Opinión por:

CARV

Sab, 03/23/2013 - 18:26
Esas 'virtudes personales' de 'Pacho' deben reconocerse y convertirse en norma para todos los jerarcas (no importa su rango) de la Iglesia. Pero es que además de esos gestos de 'apostolado', el Papa (y El Vaticano) tiene una gran influencia en millones de personas en todo el mundo, algunos con las más altas riendas del Poder terrenal. Dentro de este contexto es que está por verse la filosofía y las posturas del Papa. Todos sabemos que, hasta ahora (tal vez, con la fugaz excepción del Papa Luciani), la Iglesia y sus jerarcas han sido sumisos y muy útiles alfiles del gran imperialismo y del gran kapitalismo occidentales. No le será fácil a 'Pacho' hacer que los poderosos reconozcan que gran parte de las miserias de este mundo se deben a su egoísmo, su prepotencia y su voracidad.
Opinión por:

Estrella de la mañana

Sab, 03/23/2013 - 16:40
Si bien hay que reconocer al Papa su humildad y ejemplo para nosotros los católicos, tambien hay que reconocer el trabajo que la Iglesia realiza en muchas partes del mundo con los mas pobres, especialmente en Africa, en donde miles de instituciones caritativas trabajan para servirle a los mas necesitados y desprotegidos, trabajo poco apreciado en el mundo, lástimosamente, porque siempre tienen sus ojos puestos en los errores, no en las buenas obras.
Opinión por:

dalilo

Sab, 03/23/2013 - 14:53
El anillo papal no se debe usar mas porque lastima la colita de los pelados.
Opinión por:

suesse

Sab, 03/23/2013 - 13:20
Aun cuando comparto algo o mucho de la incredulidad de los lectores que opinaron antes, yo si creo que un buen liderazgo, genera, siempre y cuando encuentre eco y tenga apoyos internos serios, cambios. Lentos, pero los genera. Francisco tiene la ventaja de que cuenta con imagen, medios de comunicación, y el uso de la palabra, que es el unico bien (por ahora) que parece, tiene como medio, como arma. No hay que, por mucho horror que nos rodee, subestimar el poder de un buen lider, y menos, cuando en medio de la decadencia moral y etica que vive este mundo, sobre todo, en Latinoamerica, le habla al poco espiritu de unos cuantos. Si, se que sueno igual de "inocente" que el columnista. Pero los cambios inician por algo, de alguna manera, no hay que confiar en los que surgen de la nada..
Opinión por:

Contradictor

Sab, 03/23/2013 - 11:32
Tan candoroso este columnista.-
Opinión por:

Requeñeque

Sab, 03/23/2013 - 10:52
Completamente "out" esta columna...
Opinión por:

eradelhielo

Sab, 03/23/2013 - 09:16
Convertir al Vaticano en un lugar para los pobres, transformar esa opulencia que se vive allí en algo humilde lo veo muy dificil, esa corrupción, esas intrigras, ese poderío... es una labor como para personas valientes como Hollman Morris, Daniel Coronel, Ivan Cepeda o el padre Javier Giraldo, ese sí, un cura bien pero bien berraco. El papa como persona me cae bien, pero no creo que logre mucho, por algo lo eligieron.
Opinión por:

JDNA

Sab, 03/23/2013 - 07:22
En cierto sentido me produce aldo de envidia su inocente fe. Yo ya no puedo ser tan inocente en "tratándose" de temas religiosos, ya no creo en ninguna de esas falacias... y eso que estuve dos semestres en el Seminario.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 03/23/2013 - 04:23
Pedro, el tan mencionado apóstol, te digo: que ni fue papa ni estuvo en Roma. Y por otro lado, con la elección de Francisco, todo está perrateado. Beberéis tener en cuenta que, el que mucho billete manda al Vaticano, le llega su pontífice tarde que temprano. Pues billete del bueno es lo que han enviado los argentinos desde los tiempos de Rosas, Belgrano, como para ir al grano.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio