Publicidad
Ignacio Zuleta 5 Nov 2012 - 11:00 pm

El autista con cascos

Ignacio Zuleta

Audífono, define el diccionario, es un aparato para percibir mejor los sonidos, especialmente usado por los sordos. Y bueno, algo hay de ello. Lo cierto es que los audífonos, que para ahuyentar la sordera llamaremos auriculares o cascos, se han vuelto en Bogotá un aditamento popular.

Por: Ignacio Zuleta
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-autista-cascos-columna-385312
    http://tinyurl.com/d6ymv4x
  • 0
insertar

En las calles o en el transporte público por lo menos la mitad de los bogotanos van cableados. Los usuarios más comunes son los estudiantes, que compiten con sus cascos de marca (y les dan papaya a los ladrones); pero no son los únicos, pues los adultos también van conectados, o desconectados, así sea con el humilde manos libres del teléfono.

La idea de andar con los oídos tapados y oyendo música se remonta a los años ochenta, cuando se lanzó el Walkman al mercado; esa moda, que recorre el planeta, vuelve con ímpetu décadas después. Hoy todo celular que no sea ni flecha ni panela tiene su función de música; los iPod o sus clones chinos son más accesibles y la música se puede bajar a torrentes por internet.

Lo de andar taponado por las calles es bien interesante. Los arhuacos que visitan por primera vez esta ciudad se miran entre ellos y comentan: los hermanos menores están locos. Pero basta que se pongan un casco en la cabeza y oigan cantar en estéreo un vallenato para sucumbir al embrujo del invento. La humanidad adora la música que espanta la soledad, acompaña, alegra o entristece. Tener tan a mano un instrumento para escapar a las estridencias de la urbe o ensimismarse sin distracciones del entorno es una tentación.

Y sí nos dejes caer en tentación ineludible, mas líbranos del mal. Esta nueva epidemia tiene también sus sombras. Socialmente es de todas maneras un agresivo aislamiento voluntario y equivale al letrero “no moleste”. El autista con cascos se aparta de sus prójimos —o eso cree— y se aísla de lo que le sucede alrededor aunque le tararee al mundo, como loco, su melodía privada o su conversación con los fantasmas.

En una ciudad como Bogotá, en donde el nivel de pertenencia es casi cero, lo natural es que cada uno se meta en su burbuja, y qué mejor que unos tapones con sonido. Porque esta Bacatá es una urbe sin andenes y sin calles, sin verde, sin alcalde; aquí el aire es venenoso y, sobre todo, el ruido supera todo nivel humano soportable.

Pero hay que estar alerta en el uso prolongado de esta anestesia paliativa, pues puede producir sordera a largo plazo. Se sabe que un ruido por encima de 80 decibeles causa insomnio, disminuye la concentración y el rendimiento, y aumenta la agresividad, lo que ya se nota en las interacciones cotidianas. Durante el ejercicio físico el oído pierde irrigación y es susceptible de sufrir daños severos con un volumen alto. Obviamente taparse los oídos también ha incrementado los accidentes de peatones atronados. Así que hay que darle descansos al oído no va y sea que —ahora que en el habla popular todos dizque escuchamos cuando nadie escucha— de encime nos quedemos sin oír.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cerro Porteño eliminó a Lanús, último campeón de la Suramericana
  • Bacteria Oct 21 - 9:21 pm

    Gula pecado capital

    Gula pecado capital
  • Betto Oct 21 - 9:19 pm

    Palo en la rueda

    Palo en la rueda

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ALEJAROT

Mar, 11/06/2012 - 19:55
Yo personalmente los criticaba, pero como soy un asiduo usuario de transmilenio, he sucumbido a su uso, no por capricho sino por varias razones a saber: 1-. El ruido de los motores a diesel, es intolerable. 2-. El ambiente esta visiado con altisimos descibeles que superan el minimo recomendado para la salud. 3-. No siempre voy escuchando musica , algunas veces interesantes programas radiales y de opinion. 4-. Si el volumen es moderado, se tiene absoluto control del entorno. 5-. Sirve para aislarse de algunas personas indeseables. 6-. le permite a uno atender a tiempo una llamada. etc etc. etc. Pero estoy deacuerdo con usted que se deben dar algunos descansos al oido.
Opinión por:

digoall

Mar, 11/06/2012 - 12:42
Que cada cual se meta en la burbuja que quiera. Este mundo y su gente no son precisamente adorables para andar abierto a recibir y entregar basura de su parte. Lo que sí no soporto es a quienes, con esos mismos aparatos pero sin audífonos, nos obligan a los demás a escuchar sus músicas en los buses o las calles. A esos deberían quemarlos vivos.
Opinión por:

Ignacio Peña

Mar, 11/06/2012 - 10:13
Cuando la gente escucha la música que le gusta se crea un torrente de dopamina en el cerebro que crea sensación de bienestar. Esto parece que se vuelve adictivo. Si meditáramos, nos liberaríamos de esta sútil adicción y no nos provocaria tanto aislarnos de los discursos reiterativos de los que se suben a pedir dinero en los buses. Nos volveríamos un poco más compasivos y generosos con ellos, de manera que seguiríamos librando a los funcionarios públicos de alto rango de una más de esas responsabilidades que no asumen: proveerle empleo y seguridad social a todos
Opinión por:

Kitalphar

Mar, 11/06/2012 - 00:15
A esto lo salva la recomendación de salud al final, pero prefiero ser autista (si la intención era ofender) y no un reguetonero inconciente de tener que compartir espacios con los demás
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio