Publicidad
Julio César Londoño 22 Mar 2013 - 11:00 pm

El azar y el escorpión

Julio César Londoño

Quizá no haya un tema más intrigante que el azar. No solo porque es una bella palabra sino por los retos que plantea.

Por: Julio César Londoño
  • 69Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-azar-y-el-escorpion-columna-412096
    http://tinyurl.com/bgsjb3f
  • 0

Cuando decimos azar estamos nombrando la frontera del conocimiento. Es como decir: hasta aquí llegan la certidumbre y empieza una región encantada, el dominio de fuerzas que no conocemos.

El azar es la imposibilidad de prever con certeza absoluta el resultado de un proceso. Es el abismo que debe salvar del pronóstico.

El principio de incertidumbre de Heinsenberg sacó el azar del casino y lo puso en el centro del pensamiento científico. Como no podemos saber con certeza la posición y la velocidad de ninguna partícula en un instante determinado, la ciencia se ha resignado a trabajar con aproximaciones. La física cuántica y la física de partículas de altas energías, la genética de poblaciones, el cálculo actuarial de las aseguradoras y las proyecciones económicas de los corredores de bolsa son, en buena parte, materias del dominio del cálculo de probabilidades.

La palabra probabilis fue pronunciada por primera vez por Cicerón en un alegato jurídico. Pero los romanos no fueron más allá porque tenían un sistema de notación matemática desastroso. Solo sus genios podían realizar una operación por el estilo de MDLXXXIV por VII, digamos. Quizá esto por mismo terminaron aplicándose al estudio de las leyes y el derecho.

En el siglo XVI Gerolamo Cardano, tahúr y bribón, definió la probabilidad como la razón entre el número de sucesos favorables y el universo muestral. P = # de sucesos favorables / # total de sucesos. Así, la certidumbre absoluta se designa con el número uno, y el cero significa la imposibilidad de ocurrencia de un fenómeno dado. Que Sofía Vergara se fije en el fiscal Montealegre, por ejemplo.

Para los manuales, el cálculo de probabilidades nace, en rigor, con la correspondencia entre un juez de la inquisición, jugador de cartas y matemático aficionado, Pierre Fermat, y un sacerdote que era amante de los dados, filósofo, temeroso de Dios los días pares e insolente en los impares (“el silencio de los espacios siderales me aterra”): Blaise Pascal. Juntos desarrollaron las bases del cálculo de probabilidades.

Curiosamente, los árabes, inventores del álgebra y de la palabra azar, no dejaron estudios. Tampoco los chinos, porque para ellos el azar no existe. En su mundo, todo está regido por cadenas de causalidad. Por eso creen sin vacilar que los azarosos hexagramas del I Ching son horóscopos infalibles, y Confucio se lamentaba de no tener tiempo para dedicarse por entero al estudio de los comentarios o “alas” del I Ching.

“El azar es una progresión numérica de razón desconocida”, dijo con poética pedantería el místico yoga Serge Reynaud de la Ferrière, aunque no explicó de dónde sacaba, si la razón es desconocida, su seguridad para afirmar que era una progresión (los místicos lo saben todo, incluso algunos datillos que se les escapan a las divinidades).

La historia de la ciencia es una guerra contra el azar. Ambos han ganado batallas importantes. El azar ha cobrado víctimas tan notables como el determinismo. La ciencia ha tenido triunfos tan elegantes como el cálculo de probabilidades. Hay una mariposa que trabaja para las huestes del azar: bate sus alas y arruina los más sofisticados pronósticos meteorológicos. Los sistemas sociales son tan sensibles a pequeños cambios de sus variables, que siguen siendo refractarios al pronóstico (teoría del caos).

El delirio de la ciencia es la teoría del todo, un corpus teórico omnisapiente, un monstruo físico-matemático capaz de borrar la incertidumbre y preverlo todo: los movimientos de los astros en los próximos siglos y los pasos del escorpión esta noche. El papel del azar es librarnos de esa pesadilla.

 

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

TAGS:
  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Santa Fe ganó, pero no convenció
  • Colombia, primer país en indemnizar a desplazados
  • 'La vida es una fiesta'

Lo más compartido

17
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

delosreyescamelo@gmail.com

Sab, 03/30/2013 - 14:35
Los romanos no solo descollaron en el derecho y el estudio de las leyes. También, conquistaron el mundo conocido de su época, para lo cual es probable que tuviesen algún conocimiento de estrategia militar, pues se enfrentaron a diferentes culturas, que generan diferentes estrategias militares, y las vencieron una a una sin cambiar la propia; para que sus ejercitos pudiesen avanzar más rápido construyeron vías, cuyos vestigios aún se pueden visitar pues todas ellas partían y llegaban a "la ciudad de las siete colinas" -de allí la conocida frase "todos los caminos llevan a Roma"- de lo cual se inferir que tuvieron algún conocimiento de ingenieria que también aplicaron en la construcción de acueductos no solo en la propia Roma sino también en algunas de las ciudades por ellos conquistadas.
Opinión por:

dalilo

Sab, 03/23/2013 - 20:06
Para mi el azar es muy importante sobretodo cuando voy de paseo y nos ponemos azar carnita con mazorca que riiiiico.
Opinión por:

occasio

Sab, 03/23/2013 - 19:49
Azar en portugués quiere decir mala suerte...
Opinión por:

leftright

Sab, 03/23/2013 - 13:49
Me encanta leer a la Londoño cuando escribe estos temas interesantes,y no cuando se pone de ANALlista político porque queda como lo que le gusta como un culo,pero hoy si se pifio de cabo a rabo acerca de los chinos y su libro sagrado I CHING, el maestro Kong fue uno de los creadores del gran libro y no es ningún horóscopo,y en el solo batir palmario de las monedas o los palos, su resultado no solo hay causa y efecto hay azar en su secuela.
Opinión por:

ovejanegra

Sab, 03/23/2013 - 22:53
No se entusiasme demasiado que este libro milenario ha sido usado como expresión de cosmologías, artes adivinatorias y magia. En síntesis, como pura metafísica. En lugar de estar escribiendo sandeces de ultraderechista en estos foros, dedique su tiempo a investigar seriamente acerca del I Chin, sus principios, su simbología y sus múltiples interpretaciones!
Opinión por:

Marmota Perezosa

Sab, 03/23/2013 - 13:46
No somos mas que juguetes ciegos de la fatalidad histórica , sin capacidad de elección y , por tanto , sin responsabilidad alguna sobre nuestros actos........Muy bien su artículo
Opinión por:

Marmota Perezosa

Sab, 03/23/2013 - 13:49
Le faltó mencionar la definición de aleatorio
Opinión por:

Xembrador

Sab, 03/23/2013 - 13:36
La loca Travis del pasquín caleño (alias gines) es tan loca como Travolta. http://www.youtube.com/watch?v=ulqN6gLBUMw
Opinión por:

Relator

Sab, 03/23/2013 - 11:46
El columnista debiera investigar la diferencia entre piojos, pulgas y garrapatas.
Opinión por:

Hermannhl

Sab, 03/23/2013 - 09:55
*AVE CESAR*. Extraordinario analisis. Solamente fallaste en las comparaciones. Como se te ocurre juntar en el mismo parrafo a Sofia Vergara con el Fiscal General. Imperdonable, este Sr. Montenegro fue el que contesto en Cali, que: "Para lograr la paz con las farc, deberiamos tragarnos muchos sapos". (QUE SIMIL MAS IDIOTA).
Opinión por:

manamuisca

Sab, 03/23/2013 - 09:26
buen artículo para iniciar el debate acerca de las especulaciones de la Ciencia política y de la Meteorología, , por no decir de la Economía tanto retrospectiva como la proyectiva
Opinión por:

Xembrador

Sab, 03/23/2013 - 09:04
Existen millares de libros sobre la gran variedad de inventos hechos por el hombre desde la edad de piedra, pero Londoño escoge los peores temas para su columna semanal. Le sugiero estudiar los 'black holes' para que se encueve en uno de tantos que flotan en nuestra galaxia.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 03/23/2013 - 09:56
No creo en el azar, paracos como Xembrador no llegan por causa del azar.- Son creados a propósito.-
Opinión por:

ulse

Sab, 03/23/2013 - 09:02
Considerar que el azar es un fenómeno del acaecer es producto de la ignorancia en el terreno del análisis de los hechos que percibimos. El denominado principio de las iprobabilidades no es científico; ya el físico Paul Langevin afirmó que si no se ha podido determinar la velocidad y la posición, al mismo tiempo, se debe a la falta de instrumentos para ello y no porque obedezca a la imposibilidad de lograrlo; la ciencia determina la ley de la causalidad y negarla es colocarse en el terreno de las denominadas fuerzas extranaturales, es decir, en el espacio de los designios de seres por encima de lo real, es decir, de lo espiritual, los dioses, la ignorancia del existir universal.
Opinión por:

schachmatt

Dom, 04/28/2013 - 23:11
Escribir un comentario así es producto de la ignorancia respecto a los desarrollo de las ciencias naturales en los últimos 50 años. Hay sistemas caóticos basados en leyes totalmente deterministas. Es decir, conocemos las ecuaciones que los rigen pero no podemos predecir que va a pasar , si hay incertidumbre en el conocimiento de las condiciones iniciales. Siendo más preciso, tenemos capacidad de predicción limitada: como el pronóstico del tiempo. Algo de más trascendencia es la relación entre el libre albeldrío y la teoría del caos. Me explico: si el estado actual de nuestras átomos determina el futuro de la persona, no habría posibilidad de elegir: "Vamos pa' aqui o nos vamos pa' allá" como el Gran Combo, no sería una opción. Estaríamos condenados a ser la solución de la ecuación...
Opinión por:

Ewar Gordillo

Sab, 03/23/2013 - 08:37
Alguien dijo: no hay brujula mas certera que el azar para encontrar lo inesperado.
Opinión por:

Xembrador

Sab, 03/23/2013 - 00:12
Las ocurrencias de Londoño son muy locarias.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio