Por: Jorge Tovar

El Barça en la Cataluña independiente

Los independentistas catalanes han decidido que el primero de octubre de 2017 se celebre el referéndum que, esperan ellos, le permitirá a Cataluña declarar la independencia de España.

Las consecuencias son complejas. En el caso del fútbol surgen dos preguntas: ¿Podrá el Barcelona participar en la liga española? ¿Mantendrá su poderío económico y deportivo?

No es extraño que ciertos clubes jueguen en la liga de otros países. El Swansea y el Cardiff de Gales juegan en la Premier y la EFL Championship respectivamente. En Francia, el Mónaco juega la Ligue 1 y el Andorra en la primera regional de Cataluña. En todos los casos, la historia justifica la aparente anomalía.

Aunque los independentistas lo niegan, la realidad es que si Cataluña efectivamente se independiza, dejará de ser parte de la Unión Europea y, en un proceso que ya de por sí es largo, tendría que contar en algún momento futuro con el beneplácito español para poder volver a ser un Estado miembro.

Así que para el Barcelona jugar la Liga española no es una opción real. En Francia la probabilidad no es cero, pero sí es muy baja. La razón es simple. Si Cataluña se independiza sin consecuencias, Escocia, Bretaña, La Liga Norte verán sus expectativas reforzadas. Ello adicional a la misma España con regiones pendientes del proceso como el País Vasco.

Los ingresos del Barcelona en 2016 (€620 millones) se generaron 19% por taquilla, 33% por televisión y 48% por comercialización. El problema del Barcelona es que esos ingresos, particularmente por televisión y por mercadeo se originan en dos fuentes: la rivalidad con el Real Madrid y su participación exitosa (siempre mínimo cuartos de final) en la Champions League. Aun suponiendo que Cataluña logre armar una liga competitiva, es difícil imaginar que los ingresos por televisión y comercialización se mantengan.

El Barcelona, por supuesto, seguramente seguirá trabajando su famosa aunque cada vez menos productiva cantera. Pero tiene un espejo en el que mirarse: el Ajax de Ámsterdam. Holanda, a diferencia de Cataluña, tiene tres equipos grandes (de los que han ganado Copas de Europa), siendo históricamente el más importante el Ajax. El equipo holandés no aparece entre los 30 equipos de mayores ingresos del mundo según lo reportado por Deloitte. El 30 en 2015/16, el Napoli, ingresó €142 millones. Toca escudriñar en Internet para encontrar que el Ajax ingresó en 2016 €93.4 millones.

El Barcelona, con todo su poderío y el respaldo de la poderosa Liga española es actualmente incapaz de fichar y retener a las estrellas que otrora preferían el azulgrana por encima de cualquier opción. Tras 10 años de una Cataluña independiente, será un equipo multicampeón en su país, y un habitual de las rondas previas del verano intentando luchar por acceder a la fase de grupos de la Champions League. Para sus hinchas, todo tiempo pasado será mejor: el equipo donde un día jugaron Cruyff y Messi. De ese calibre no volverán a tener.

 

Buscar columnista