Publicidad
Diego Aristizábal 12 Nov 2012 - 9:13 am

El boom sigue vivo

Diego Aristizábal

Hace un par de años, en una clase en la que se discutía sobre el boom latinoamericano, alguien afirmó que le parecía importante que la Real Academia Española imprimiera ediciones conmemorativas de “Cien años de soledad” y “La región más transparente”, todavía no se había publicado “La ciudad y los perros”.

Por: Diego Aristizábal
  • 43Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-boom-sigue-vivo-columna-386548
    http://tinyurl.com/kksvgd8
  • 0
insertar

Las razones eran muy simples. Además de ser ediciones muy bien hechas, con comentarios pertinentes sobre la obra y a un buen precio, le parecía más que justo imprimir estos clásicos de la literatura latinoamericana para que nuevas generaciones conocieran mejor a sus autores.

A la profesora la palabra “clásicos” le pareció curiosa porque hasta ese momento no había pensado que ese grupo de escritores que leyó en su juventud y vivían aún, fueran catalogados con esa palabra que casi siempre evoca a Homero o a Virgilio y, un poco más acá, a Shakespeare y a Cervantes. No había considerado que estos escritores del boom ya tuvieran el privilegio de ser reconocidos bajo esta denominación que a muchos les resulta aterradora.
Borges, quien después de perder la vista se dedicó a la “literatura actual”, esa de los siglos octavo y noveno, afirmó en un corto ensayo que “clásico no es un libro (lo repito) que necesariamente posee tales o cuales méritos; es un libro que las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen con previo fervor y con una misteriosa lealtad”.

Hoy muchos leemos a estos escritores latinoamericanos bajo esa “misteriosa lealtad”, admiramos profundamente la manera como se dedicaron a la literatura hasta el punto de entender muy bien a Flaubert cuando dijo: “Escribir es una manera de vivir”. Vargas Llosa comprendió, por ejemplo, que “la vocación literaria no es un pasatiempo, un deporte, un juego refinado que se practica en los ratos de ocio. Es una dedicación exclusiva y excluyente”; de la misma forma lo entendió García Márquez cuando tejió el mito que rodeó la escritura de “Cien años de soledad”. Todo esto lo reflejan las obras del boom.

En la actualidad, así parezca increíble, un número considerable de adolescentes que ingresan a las universidades no tienen ni idea qué es eso del boom latinoamericano. Poco o nada saben de Carlos Fuentes o de Donoso y de García Márquez algunos dicen algo sin mucha certeza.

Lo anterior no significa que los jóvenes estudiantes deban leer obligatoriamente en el colegio o antes de ingresar a la universidad estos “clásicos” de la literatura latinoamericana; un clásico, como diría Italo Calvino, es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir, o, agregaría yo, lo dice en el momento menos esperado. Por eso pienso que el boom todavía está vivo y este medio siglo que se celebra este año apenas es un pretexto para revitalizarlo, para que siga diciendo cosas y sorprenda a las nuevas generaciones. Tarde o temprano, a través de sus propias búsquedas y lecturas, los adolescentes de siempre conocerán, sabrán lo que estos escritores hicieron por la literatura.

[email protected] / @d_aristizabal

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 11/16/2012 - 04:06
Es que los ponen a escribir por orden de la pluma mayor, como aquellos tiempos del monje Justo Ramón, que no sabía de lo que escribía. Pura tarea.
Opinión por:

Juaco G. Hoyos

Lun, 11/12/2012 - 18:56
Qué articulito tan soso.
Opinión por:

Hoax

Lun, 11/12/2012 - 17:05
Qué curioso detalle el de usar la palabra "boom" del inglés para vender la idea de un importante momento de desarrollo literario en nuestra lengua.¿Estrategia de mercadeo editorial? Esto me recuerda que, aunque para mucha gente es importante resaltar la "magia" que solo nuestro idioma tiene, por otro lado, como no producimos ciencia, y como hasta hace poco,por ejemplo, las traducciones de Darwin eran una verguenza, no nos queda más que contentarnos con ser "especiales" por tener la lengua que tenemos, y no otra, lo que nos deja detrás de los grandes productores de tecnología e innovación, lo que también paradójicamente nos está llenando de neologismos como el llamado "boom", al igual que de entretenedores que en nada contribuyen al desarrollo económico y político de latinoamérica.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio