Publicidad
Julio César Londoño 5 Abr 2013 - 11:00 pm

El cerebro y la rosa

Julio César Londoño

Con la audacia propia de su inquietante directora, la revista Arcadia dedicó su último número a dilucidar qué es lo que nos hace humanos: ¿el alma, el cerebro, la conciencia, el sexo, la mezquindad? Entre los artículos de este espléndido número, se destaca Con el alma en las neuronas, la entrevista que el filósofo Rodrigo Restrepo le hizo al neurocientífico Rodolfo Llinás.

Por: Julio César Londoño
  • 27Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-cerebro-y-rosa-columna-414317
    http://tinyurl.com/m8mc47t
  • 0
insertar

A la pregunta de si es posible construir un cerebro que piense y sienta, Llinás es tajante: “Jamás. El cerebro es un órgano capaz de internalizar información a nivel molecular, y esta información debe tener un contexto: la vida. El problema del robot es que es hueco,  carece de emociones y de contexto”.

Después el pensador y el científico coinciden, demasiado rápid, en que no hemos evolucionado un milímetro socialmente pese a todos los adelantos tecnológicos. Disiento. Ahora tenemos problemas graves en materia de derechos humanos, por ejemplo, pero hace dos siglos el tema era apenas un chiste en las cortes de los reyes.

Cuando llegan al problema del bien y el mal, Llinás patina con cierta elegancia. Dice que él obra éticamente por razones estéticas, pero argumenta con una proposición vaga, nada estética: “Porque es más conducente emocionalmente ser bueno que ser malo, hacer algo bello que algo feo”. Es decir: lo malo es feo; lo bello es bueno.

Sólo un alma tan pura como la suya puede razonar así y desconocer que hay intersecciones tan complejas como la belleza del mal (la antigua obsesión por el “crimen perfecto”), que en aras del bien común se han cometido genocidios a escala francamente industrial, y que el ser humano será siempre una criatura moralmente ambigua porque tiene un cerebro altruista (el mamífero) empotrado sobre un cerebro predador (el reptiliano de nuestros abuelos acuáticos).

Líneas después Llinás recupera la cordura e informa que ha abandonado la búsqueda del asiento exacto de la conciencia. Parece que ahora se inclina a creer que la conciencia es una función más del cerebro, otra arista de la mente, “una propiedad del sistema”, y que el  tabernáculo no existe. Hace unos años, Llinás creía que la conciencia estaba formada por unos osciladores eléctricos situados en la oliva inferior, un importante núcleo celular situado en la parte inferior del tallo cerebral, donde nacen las fibras trepadoras que ascienden al cerebelo (¿capisci?). Los neurocientíficos son lunáticos irredentos. Si el psiquiatra es un Quijote que lucha con fantasmas, el neurocientífico es un sujeto empeñado en fotografiarlos.

Cuando el filósofo lo acusa, con delicadeza suma, de materialista, Llinás responde: “¡Pero y qué más hay!”.

Cuando el filósofo alega que Pauli y Jung creían que la psique y la materia se fundían en una estrecha unidad psicofísica, Llinás lo corta: “Pauli era bueno en física pero brutísimo en neurobiología. Cambiemos de tema, por favor” (al místico Jung no le dedica ni siquiera un insulto).

Cuando el romántico filósofo insinúa que es mejor contemplar la rosa sin desarmarla, Llinás lo desarma con felina agilidad: “Si primero la contemplo y después le meto un mordisco, al final sé mucho más de la rosa”.

Se le nota la muy benéfica influencia en lides retóricas de su mujer, Giliam Kimbert, la filósofa especializada en epistemología que conoció una tarde en los mares del Sur. Debió ser algo a primera vista. Se vieron, se olieron, ¡qué circunvoluciones!, exclamaron al tiempo, y el amor los envolvió para siempre. “Nos casamos, entre otras cosas, para tener tiempo de terminar las discusiones que comenzamos en Australia en 1965. Todavía estamos en eso”, le oí decir alguna vez a él.

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 26
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

26
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

primitivogomelo

Sab, 04/06/2013 - 20:42
Opinion de altura, para entendernos mejor
Opinión por:

Estrellaerrante

Sab, 04/06/2013 - 16:43
EL SER HUMANO: EGOISTA, UTILITARISTA, DEPREDADOR DE LA NATURALEZA, DE LOS ANIMALES Y DE SU MISMA ESPECIE, POR AMBICION, SOBERBIA, EGOISMO, EGOCENTRISMO E INDIFERENCIA. NO HEMOS EVOLUCIONADO, NI ESPIRTUAL, NI SOCIALMENTE, A PESAR DE TODOS LOS ADELANTOS DE LA TECNOLOGÍA Y DE LA CIENCIA. AHORA SOLO TENEMOS UN BARNIZ DE «EDUCACIÓN» Y CIERTA DIPLOMACIA PARA ACEPTARNOS EN UNA CONVIVENCIA TAN FRÁGIL, QUE SE QUIEBRA CON EL MÍNIMO TRAGO AGUARDIENTE QUE SE NOS SUBA A LA CABEZA!
Opinión por:

JDNA

Sab, 04/06/2013 - 13:35
Le salió muy "chévere" la columna Profe. Muchas gracias.
Opinión por:

digoall

Sab, 04/06/2013 - 11:23
Usted es quien concluye que "lo malo es feo; lo bello es bueno." Yo simplemente leo “(...) ser bueno que ser malo, hacer algo bello que algo feo”. Veo dos cosas diferentes ahí y usted se empeña en relacionarlas. Los caprichos del cerebro de Londoño son un misterio.
Opinión por:

Lola cortes

Sab, 04/06/2013 - 10:01
Y en todo esto en dónde dejan a Dios y la religión-?
Opinión por:

JDNA

Sab, 04/06/2013 - 13:32
Qué son esas dos cosas sino taras inventadas por misántropos? Creaciones de mentes imperfectas y poco evolucionadas.
Opinión por:

Jpalmarino

Sab, 04/06/2013 - 10:26
Donde debe estar: en la mente de los que creen en él.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 04/06/2013 - 09:46
Llegué a pensar que un escritor le dedicaría algunas palabras al libro de literatura infantil más importante: "El principito".
Opinión por:

Gaturria

Sab, 04/06/2013 - 22:43
Salud! Vale, gracias por sus comentarios. Hasta la próxima!
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 04/06/2013 - 20:33
Recuerdo en una clase un profesor gringo terminó diciendo en una cátedra que cada vez que alguien intentaba definir "humano", esa definición se encontraba en algún otro animal. El mejor ejemplo es el de Diógenes el Cínico, al que platón le dió una definición (inventada inicialmente por Socrates) de ser humano: "un Bípedo Implume", cuando escuchó esto Diógenes arrojó un pollo desplumado en la Academia de Platón gritando: "He ahí a tu hombre"..... Un saludo Gaturria y celebremos, pues, el septuagésimo aniversario de ese maravilloso libro de Antoine de Saint-Exupéry, y recordemos que lo que parece un sombrero puede ser una Boa Constrictor que se ha tragado un elefante (¿Un elefante pintor?).
Opinión por:

Gaturria

Sab, 04/06/2013 - 19:32
Una de las cosas que yo pensaba que nos hacía humanos era el arte y, justo hace unos segundos, vi en youtube unos videos de elefantes que pintan. Pero no pintaban manchas abstractas: el elefante estaba pintando un elefante con una flor en el moco. A lo mejor fueron entrenados? Pueden ellos llegar a vivir una experiencia estética? Me he quedado sin saber qué pensar.
Opinión por:

Gaturria

Sab, 04/06/2013 - 19:06
Muy cierto lo que dice, Daniel. Está interesante la historia de Antonie de Saint-Éxupery y que haya publicado su libro en plena Segunda Guerra Mundial, http://www.elespectador.com/entretenimiento/libros/articulo-414408-el-principito-heroe-intemporal-cumple-70-anos. Yo siempre he creído en ese tipo de felicidad (o serenidad) que se profesa en El principito: la de las cosas simples y que seguir siendo como niños no implica ser infantil. Qué bueno que Llinás se esté dando cuenta de que la conciencia es algo holístico y no algo localizado en alguna zona del cerebro. Siempre que me hago la pregunta sobre qué nos hace humanos pienso en el ensayo De clones, cyborgs y sirenas de Orlando Mejía Rivera. Saludos.
Opinión por:

Xembrador

Sab, 04/06/2013 - 09:05
Para conocer bien la función de nuestro cerebro cualquier persona inteligente lee un análisis escrito por verdaderos expertos en la materia. Londoño vive desorientado.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 04/06/2013 - 10:34
Xembrador ni siquiera tiene libre albedrío.- Uribe piensa por él.-
Opinión por:

Lola cortes

Sab, 04/06/2013 - 10:07
Oiga, el desorientado es usted un tipo que por sus escritos deja entrever que tiene una mentalidad bien cerrada situada al lado derecho de su cerebro y su cuerpo. Aprenda a leer, hombre. Londoño en ningún momento hace un analisis de la función del cerebro. Hace un análisis de una entrevista al neurocientífico colombiano Llinás que apareció en el último número de la revista cultural Arcadia.
Opinión por:

dalilo

Sab, 04/06/2013 - 07:44
El cerebro de uribe solo tiene lo de reptil, y pastrana anda de mamifero del centro democratico.
Opinión por:

heliodoro escudero

Sab, 04/06/2013 - 07:21
Correción: En el fondo, es evitando mostrar que somos más perversos de los que somos.
Opinión por:

heliodoro escudero

Sab, 04/06/2013 - 07:16
No somos más que estériles larvas almibaradas en probetas de masas: estadios, centros comerciales, estaciones de metros, avenidas, autopistas y templos, vagando por laberintos de urbes bajo libertad vigilada, con, dizque elegancias de portentosa soez-exquisitez, con ambiciones y vicios, jugando a ser dioses, buscando urgencias estilísticas en peluquerías, quirófanos, gimnasios, tiendas con maniquíes con sonrisas sórdidas, robots o más bien, zombies con miradas de conformistas insatisfechos, irradiando humanismo pero en sus ojos, sólo ,es evitando mostrar que somos menos malos de lo que somos.
Opinión por:

heliodoro escudero

Sab, 04/06/2013 - 05:05
Las conductas del hombre son: ser animal, hacer daño y pedir perdón.
Opinión por:

usacabeza

Sab, 04/06/2013 - 06:59
Entre todos los animales, el racional es el de peor conducta.
Opinión por:

karissa

Sab, 04/06/2013 - 05:51
Ser animal, muy pocas veces racional. Y hacer daño...
Opinión por:

OZcvrvm

Sab, 04/06/2013 - 03:27
sebastian, viejo...veo siempre que no tiene un culo por hacer. corrijase el quijote y me manda 3 copias y ya que esta en esas me manda un link de sus escritos caray, no veo la hora de gozarmelos
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 04/06/2013 - 13:42
OZcvrvm: Aparte de morigerar el lenguaje, pues estos foros merecen altura, conviene que la próxima vez que opine no cometa los no menos de diecisiete yerros gramaticales en que incurrió en dos renglones y medio de opinión: todo un récord (superó al mismo Sófocles, que yo creía imbatible).
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 04/06/2013 - 03:18
[II de II] (...) Rodolfo Llinás debió referir la infundada (indemostrada) "ingestión de nanoburbujas de oxígeno”, cual agua milagrosa o fuente de la vida y la eterna juventud para curar toda clase de enfermedades y alargar la vida indefinidamente, pensando solo en sí mismo (vaya científico), sin contar que la esencia simplificada de la vida es la renovación mediante nacimiento-reproducción-experiencia-muerte para permitir que otros seres nos reemplacen y superen. Y marros más (no paso del quinto renglón, de cincuenta y dos que tiene la columna). Ah, ¿ya dejó de acosar sexualmente a las lindas chicas palmiranas? (disiento de Xembrador, quien cree que acosa chicos).
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 04/06/2013 - 03:14
[I de II] 1) Convenía indicar el número y la fecha de la revista Arcadia. 2) Es incorrecto “qué es lo que nos hace humanos”, pues bastaba con “qué nos hace humanos”, suprimiendo “es lo que”. 3) En cuanto a “humanos”, no es sino precisar qué alcance le damos a esta palabra, y sabremos qué se requiere para ser “humanos”, sin tanta complicación. 4) Sobra la coma después de “número”. (5 y 6) Debió escribir “Con el Alma en las Neuronas”, con mayúscula inicial en cada palabra principal por tratarse del título o nombre propio de un artículo periodístico, aunque la Real Academia Española últimamente diga lo contrario, sin razón. 7) Rodrigo Restrepo puede ser licenciado en Filosofía, profesor de filosofía o aficionado a la filosofía, pero eso no lo hace “filósofo”. 8) Del neurocientífico (...)
Opinión por:

usacabeza

Sab, 04/06/2013 - 20:44
SF, ¿Cómo cuenta renglones para la columna? ¿No incluye el renglón del título ni el del nombre del autor? Mejor: «(no paso del quinto renglón, de cincuenta y dos que tiene EL CUERPO DE LA columna)»
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio