William Ospina 17 Jun 2012 - 1:00 am

Él

William Ospina

Tuvo su hora. Tuvo la oportunidad de cambiar el destino de su país. Hubo un momento en que parecía dueño de todas las llaves, y lo era, pero utilizó sólo algunas. Tenía que librar una guerra y lo hizo, pero las guerras no pueden ser eternas.

Por: William Ospina
insertar

Ningún estratega combate para perpetuar la guerra sino sólo para ganar las condiciones de hacer la paz. Y la paz, salvo la de los sepulcros, se resuelve en tratados. El que no se propone llegar a ellos prefiere negar la guerra desde el comienzo, y él intentó esa fórmula. “No hay tal conflicto”, decía, “esta es una mera persecución de bandidos”.

Algunos fingieron creerle, pero ¿cómo borrar de un plumazo o por artes mediáticas una guerra de casi medio siglo? La persuasión del político y aun del estadista no equivale a las volteretas del mago. Uno no puede negar que existe la serpiente mientras declara que tiene todos sus ejércitos luchando contra ella. Y si la lucha es legítima, la voluntad de utilizar todos los recursos eficaces para terminarla es un deber sagrado.

Por supuesto que esa paz de los acuerdos tiene que tener otros componentes para llegar a ser una paz verdadera. Requiere por lo menos encontrar soluciones de fondo para los jóvenes que son los instrumentos y las víctimas de todas las violencias. Y ello no se logrará sin empleo, educación y cultura, o más bien sin una fusión creadora de esos tres remedios. Pero el fin de las fiestas de la muerte es la condición necesaria de ese nuevo comienzo.

Él insiste en que eran suyos los votos que eligieron a su sucesor, que por ello el sucesor está en deuda con él y traiciona sus compromisos. Pero en un país como el nuestro esas cuentas retrospectivas son turbias. Llamar la atención sobre el origen de unos votos nos llevará a examinar los suyos, a determinar qué fuerzas contribuyeron a elegirlo a su turno, y está vivo el debate sobre el influjo de los ejércitos ilegales en su primera elección, de las maniobras ilegales en la segunda.

Pero más importante es pensar que ocho años de gobierno son más de lo que ningún otro ha tenido para consolidar un modelo y abrirle camino a una política. Si diez años después los problemas siguen vivos, eso por lo menos revela que su política requería de otros componentes. Él mismo no negaba a menudo que la negociación fuera su objetivo. Se envanece de haber desmovilizado unos ejércitos, y en parte lo hizo; por ello no puede negar la eficacia de los marcos jurídicos en esos procesos.

Desde hace más de tres décadas Colombia sabe que sobre todo le tienen miedo a la paz los que se benefician de la guerra. Hay que explicarles que hay maneras menos cruentas y menos luctuosas de salvar a la patria. Pero él es obstinado, es pendenciero, es soberbio, y parece empeñado en hacer sentir que no tiene una filosofía sino apenas una psicología. Por los complejos avatares de la política perdió el poder de un modo más brusco que otros. Y ahora, como el Ricardo II de Shakespeare, rumia la nostalgia de su reino perdido. Si perdía los estribos cuando estaba bien instalado en el poder, ¿cómo no va a perderlos ahora que corre el riesgo de ser una sombra? Deberíamos tranquilizarlo. Decirle que nadie va a olvidar las cosas útiles que hizo. Que algunas de ellas podrían ayudar a llevar el país a la paz, pero que cada vez es más evidente que no podía ser él quien concluyera ese proceso.

Es una lástima que pierda de esa manera el control. Disminuye su estatura histórica y dilapida su poder político. Porque uno no puede dejar de establecer el contraste entre el estadista que antes tenía en sus manos todo el poder, y el ciudadano impaciente que ahora sólo tiene un Twitter. El país formal se ha acostumbrado demasiado tiempo a creer en la institución presidencial, y no es fácil acostumbrarse a verla convertida en circo de pueblo.

Si conservara su dignidad, su inteligencia, a lo mejor todavía tendría un futuro político. Con sus iras penosas de viudo estrenando juguete, a los ojos de la sociedad se irá convirtiendo en un personaje pintoresco, o, a lo sumo, en el líder de una secta cada vez más agresiva pero cada vez más minoritaria.

Aquí, en tiempos de la Conquista, decían que el que viaja a Sevilla pierde su silla. Todavía es igual. Nuestra realidad es cambiante como las nubes. Interpretar la realidad exige ser avisado, perspicaz y oportuno. Nadie logra ser por mucho tiempo el intérprete del momento histórico. Y alguien que estaba ayer en el corazón de la historia puede descubrirse de pronto convertido en una piadosa reliquia. 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 57
  • Enviar
  • Imprimir
57
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

dareios66

Jue, 07/12/2012 - 17:10
que maravilla.....larga vida al maestro ospina.....
Opinión por:

joshacos

Vie, 06/22/2012 - 22:13
bien dicho señor William Ospina, aunque discrepo con usted. no se que fue lo bueno que hizo el señor Uribe , es una mafioso de élite, y como mafioso, nada en pro de una mejor sociedad se puede asegurar...en mi humilde opinión es un tipo enfermo, tiene serios problemas con el poder y la ambición
Opinión por:

cierto

Vie, 06/22/2012 - 02:24
Cierto, sin duda. Pero, cabe la inquietud de por qué se insiste en atribuirle a Uribe éxitos. ¿Cuáles? No puede ser un éxito entregarle la responsabilidad de pacificar el país a un grupo de criminales despiadados que asesinaron masivamente cientos de miles de inocentes, dizque para erradicar a las jar, que tampoco erradicaron. Y ni hablar de la ley de Justicia y Paz, que terminó bendiciendo todos esos criminales. Dónde, entonces, están los supuestos éxitos de Uribe. No existe absolutamente ninguno. Todo es una falsedad protuberante. Los supuestos éxitos económicos, sociales, educativos, todos, sin excepción, son chimbos. Puros cuentos para ignorantes. Hay que cambiar esa falacia por la realidad y decirlo de frente: No hay nada que agradecerle a ese mafioso sicópata, punto.
Opinión por:

GalanistaRedux

Mie, 06/20/2012 - 17:19
Cómo...!? Este man piensa lo q dice? Cómo así que ''Deberíamos decirle que nadie va a olvidar las cosas útiles que hizo''? Es decir, enriquecer a cien rolo-paisas con su narco-paramilitarismo, entregar el subsuelo nacional a 10 multinacionales y lo que quedaba de soberanía al imperio decadente? Ospina anda delirando o descubrió la táctica para ser escuchado por la chusma de los uribeños o es un pobre huevón más todavía asustado con el hampón de El Ubérrimo...
Opinión por:

Uno del monto

Lun, 06/18/2012 - 00:51
Excelente columna William, da forma a muchas ideas sueltas que tengo sobre "Él" y la evolución que ha tenido, ya que no se puede demeritar sus avances en seguridad, que tantos adeptos le significo, pero que en un análisis mas profundo de nuestro país y su conflicto se queda corto en respuesta al mismo. Además, demuestra que se puede discernir las tendencias políticas en un conflicto sin insultar o acallar al otro con gritos. El poder de los argumentos bien estructurados prevalecerá, y deja ver que 140 caracteres son suficientes para perder dignidad y "estatura histórica". A los que se sienten indignados por la columna les digo prefiero ver un Uribista admitiendo que esta política se parece más una secta que sigue un lider, que diciendo que es la solución a nuestro problemas.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 06/17/2012 - 20:36
Uribe le debe la Presidencia a los paramilitares y a millones de colombianos cretinos. Santos le debe la Presidencia a Uribe y a millones de colombianos cretinos. Ergo...
Opinión por:

Exiliado

Mie, 06/20/2012 - 10:06
Usted es injusto con las FARC. Uribe le debe la presidencia a las FARC, y a Andrés Pastrana y su eterna negociación. Le debe la reelección a las FARC, Chávez, los Paramilitares y el miedo. Santos le debe su elección a Uribe y Chávez.
Opinión por:

Tetricaloctus

Dom, 06/17/2012 - 19:53
Usted, William, que con razón posa de historiador, no debía hablar de 50 años de la misma guerra. Distinga por favor la guerra civil enmascarada entre liberales laicistas y conservadores clericales, de las guerrillas de la Guerra Fría y de la guerra-coca que vivimos ahora. Tres guerras muy distintas. Tanto como la I y la II Guerras Mundiales. ¡Alerta tigre!
Opinión por:

Uno del monto

Lun, 06/18/2012 - 00:29
Será que el hilo conductor de nuestras guerras es la desigualdad... ¿Esa que ahora nos deja con el glorioso tercer lugar en el mundo en dicho tema? Pues hablas de lucha entre 2 partidos por el poder, luego capitalismo y comunismo, 2 corrientes económicas bajo un trasfondo de coca que bien podría tomarse como un medio para perpetuar el conflicto más que un factor desencadenante.
Opinión por:

Uno del monto

Lun, 06/18/2012 - 00:22
Me parece interesante su analogía con la primera y la segunda guerra mundial, ya que no se consideran guerras aisladas sino dos eventos sucedidos bajo el mismo hilo conductor... recordando así que al final de la primera guerra se castiga a Alemania a pagar el costo de la reconstrucción de la Europa de la posguerra, por lo que entra en depresión permitiendo el desarrollo del comunismo y luego el nacionalismo Nazi que llevarían al desarrollo de la segunda guerra, al final de esta se pone en marcha el plan Marshall para la reconstrucción y Alemania es solo otra victima más. De la misma manera en Colombia el sofisma de acabar el conflicto con solo el argumento de las armas sin entender su trasfondo y evolución, solo deja zozobra y resentimiento en espera de un nuevo detonante.
Opinión por:

davidleogo

Dom, 06/17/2012 - 19:41
Excelente la objetividad de siempre por parte de William, ingresen a www.locuracolombiana.blogspot.com y lean "Petro enfermo".
Opinión por:

jakemate

Dom, 06/17/2012 - 19:26
¡Piadosa reliquia? ¿Y es que no va a pagar por sus desafueros y abusos del poder político y mediático? ¿Y es que la nación debe olvidarse de los crímenes cometidos contra los pobres, los trabajadores, y a favor del capitalismo de la tierra y del exterior? ¿Y es que nadie le va a pedir cuentas por haber intentado desmontar el Estado de derecho para reemplazarlo por las mesnadas ululantes del estado de opinión? ¿Y por haber representado al narco y al paraco en el solio de Bolívar? ¿Y por haber hecho de la corrupción el comodín del triunfo en todos los órdenes de la vida colectiva, y de la suya y de su mujer y sus hijos en lo personal? ¿Y de haber instituído como ejemplo y doctrina el "todo vale"? Sólo faltaba que Ud. viniera a presentarnos a este traidor como un loquito digno de compasión.
Opinión por:

polista

Dom, 06/17/2012 - 18:26
Gracias por usar reiteradamente su pluma para hacer razonar a la bestis de Uribe , q sea imposible lograrlo no desdice de la actitud de buena factura de insistir en argumentos. Con uribe la corrupción del bipartidismo y la locura se han fungido y el gran mal causado por este paisa caballista , lo ha convertido en una mula resabiada , resentida y perjudicial. Uribe debe retirarse de la política porque su ética y moral son inexistentes. Igual los cada dia minoritarios lunáticos mal intencionados q lo apoyan , deben entrar en razón y no joder mas....a Colombia.
Opinión por:

suesse

Dom, 06/17/2012 - 16:23
Quien le habrá encargado al escritor hacer las veces de "mediador" o calmador de ánimos del herniado expresidente? Cierto es que el sr. Uribe desperdició sus 8 años y las épocas de las vacas gordas, regalandólas y arrodillando al país a intereses no tan claros. Cierto es que no es un hombre de paz, no puede, es incapaz de ello. Me puso a pensar en "It", de Stephen King...que susto!
Opinión por:

[email protected]

Dom, 06/17/2012 - 14:01
Exelente articulo. El humor politico es una herramienta contra la cual la caverna no tiene opciones distintas que recurrir a reacciones trogloditas como la que tuvieron con Jaime Garzon, ojala los aulicos de Él no se les de por proceder igual con William. En el reino de la intolerancia necesitamos plumas que sin caer en el insulto ni en las bajezas pasionales tengan la estatura intelectual y moral para decir las cosas con un realismo magico de transfondo; estilo que por supuesto los enemigos de la paz no aceptaran ni mucho menos entenderan, por lo que se sugiere hacer un curso de comprension de lectura .
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 06/17/2012 - 14:01
Estadista es otro nivel de gobernante y le recomiendo leer las biografías de Alberto Lleras......Éste es un patán sin modales , un cobarde bravucón que no respeta a nadie, con lenguaje de verdulera que se escuda en un ejército de guardaespaldas , pagados por los tontos , para insultar y desafiar a todo el mundo.....Con base en ese modelo , ahora a un gobernante como Santos decente , respetuoso , moderado y conciliador lo juzgan como débil y cobarde.....Es impreciso ud cuando dice que los que pagan son los jóvenes.....No , los jóvenes pobres.......La educación , claro , insistió Mockus......Pero eso no da votos como predicar la violencia......El tiempo no lo irá convirtiendo en reliquia sino en un rey de burlas, un bufón de la política
Opinión por:

CorderoBlanco

Dom, 06/17/2012 - 14:59
Marmota Perezosa, ha hablado usted como se debe. La verdad debe trascender.No seguir con esa cortedad y miedo cervical para expresar lo que se considera cierto.
Opinión por:

chega

Dom, 06/17/2012 - 13:48
William es una persona muy intelectual y tiene una gran credibilidad. Como dice la Biblia " por sus hechos los conoceréis" Creo que continuar hablando de aquel señor es darle trascendencia que ya no la tiene y nunca la ha tenido. "Pobre hombre" que se cocina en su propio caldo del recentimiento, la amargura y la nostalgia de su oscuro pasado, ya no vale la pena mencionarlo. La ley de la compensación moral y espiritual los juzgará.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 06/17/2012 - 13:35
Felicitaciones por sus conceptos tan ponderados......Me parece bien su idea de no mencionar al delincuente como en el complejo de Eróstrato.......El error básico que revela la ignorancia y torpeza del personaje es tratar de apagar los incendios con gasolina......Si fuera esa la solución ya Turbay con su represión y torturas hubiera logrado la paz.......Importando armas y gastándose el doble del promedio de la región en seguridad nada se ha logrado......No es cierto que algunas cosa de su gobierno son útiles para la paz......El tipo es un iletrado , un demagogo que con una oratoria incendiaria y represiva barata de culebrero paisa encantó a un país ingenuo........Impulsado por sus odios , su sed de venganza y su instinto criminal , sembró la cizaña de la guerra entre los colombianos
Opinión por:

Joenace

Dom, 06/17/2012 - 12:57
Usted tiene mucha razón pero lo de hablar de estadista en Colombia se lo discuto porque no hay. No es lo mismo un Alfonso López Pumarejo (el papá) o un Alberto Lleras Camargo. Los demás tiene asesores de imagen, quienes les hagan los discursos, etc. Juan Manual Santo Calderón pinta para ser estadista pero con esa reforma a la justicia ( amanecerá y veremos ) se estrelló y no se ha dado cuenta. Conste que digo "que pinta" a sea
Opinión por:

ivan varios

Dom, 06/17/2012 - 12:49
Si su ingenuidad es intencional , se le acepta, pero cual dignidad , los mafiosos paratraquetos nunca la tendrán y cual inteligencia , será la del DAS chuzón.
Opinión por:

jeloco

Dom, 06/17/2012 - 12:37
EXELENTEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Opinión por:

CorderoBlanco

Dom, 06/17/2012 - 11:45
....corrijo.... leguleyada....
Opinión por:

CorderoBlanco

Dom, 06/17/2012 - 11:42
Ya entre nosotros hay muchos que dejaron de pertenecer a la patria boba.. Hay que hablar sin tanto rebuscamiento, a calzón quitao. A colombia lo jodió la leguyelada.. Tuvo tiempo Uribe de haber hecho mucho, y se le fueron las horas en guerrear, y ahora quiere figuración, intervenir en el gobierno actual, anda quejumbroso porque no se hace lo que él dice. Debería darle pena que tantos colombianos le digamos: "señor, apártese, y cállese.." Nosotros somos la fuerza politica de colombia, porque somos el ciudadano de a pié, el que pone los votos... Le pedimos respeto por el presidiente que elegimos. Déjenos en paz, que el país no es suyo.
Opinión por:

Gonzalvo

Dom, 06/17/2012 - 11:30
Con el debido respeto que se merece, por ser uno de los columnistas, que disfruta uno de leer en este desierto del Espectador , quiero hacer unas anotaciones;Uribe nunca ha dicho que los votos que eligieron a Santos fueran suyos , sino que fue elegido con los programas de la seguridad democrática que ofreció y obviamente, raicionó; Uribe si buscó la paz y trató de ganar la guerra;gestos suyos fueron liberar cientos de guerrilleros,no vinculados con delitos ,atroces, liberación de Granda etc, y con antecedentes de hasta haber avalado la impunidad del M19, por su vocación de paz; la institución presidencial siempre ha sido un circo , si, la de Uribe fue del pueblo y las anteriores y la actual de las élites;sigue en la política porque no tiene que pasar de agache, como sus anteriores colegas.
Opinión por:

Desarraigado2007

Dom, 06/17/2012 - 11:12
"Tuvo la oportunidad de cambiar el destino del país", claro que sí, y lo cumplió, lo cambió, lo volvió la mejor esquina de América: afianzó la contra reforma agraria a favor de los poderosos y ahondó la entrega de los recursos humanos y naturales de la nación a las multinacionales. Respetado William Ospina (apreciado, usted lo seguirá siendo para mi y para muchos por la literatura y sólo por ella), ¿tuvo y sigue teniendo esperanzas en Él, en auv, en esta versión sanguinaria de Rafael Reyes o de Laureno Gómez, o de Turbay Ayala,...? Usted que ha escrito excelente ensayos sobre el poeta de los "bellos países de Colombia", ¿cómo puede aún fincar esperanzas en el Señor de las Sombras? Súmele a los miles y miles de crímenes, los ecológicos (licencias ambientales, glifosato,... ¡Amanece!
Opinión por:

Víctor Raúl

Dom, 06/17/2012 - 10:55
Quedé disgustadamente sorprendido, parece que nuestro apreciado William sigue sin encontrar la franja amarilla. ¿Dónde están los 30.000 millones de dólares en que se incrementó la deuda externa, ó las decenas de billones de pesos de los tantos déficit fiscales originados en el narcogobierno?
Opinión por:

anton chigurn

Dom, 06/17/2012 - 10:29
Alguien decía que la moderación es la antesala de la hipocresía o que los moderados son sucedáneos de los hipócritas. Y con todo respeto, como dicen con ironía los hipócritas campesinos de Boyacá, pero aquí William Ospina es un moderado al referirse al Paraco Mayor como 'él'. ¿Estratega 'él'? Únicamente para exportar cocaína con sus socios los paracos, a los que luego traicionó como político que es. ¿Estadista 'él'? Da risa, cuando menos. Se trata, más bien, del mayor criminal que ha tenido este desdichado país. El más desquiciado genocida. El peor ejemplo para sus hampones hijos, de quienes aún no ha entregado sus declaraciones de renta, aunque así lo aseguró al 'Absolvedor' Gral. Las cosas hay que llamarlas por su nombre y no precisamente con las que Cortázar llamaba palabras violadas...
Opinión por:

Kapitalisfobia

Dom, 06/17/2012 - 11:19
Usted funda su crítica en una frase que toma por verdadera: "la moderación es la antesala de la hipocresía". Pero si se analiza bien, la frase es falsa. La moderación es lo contrario del fanatismo, que es un estado de locura. El moderado, gracias a una sana dosis de duda, no se atreve a ir más lejos de lo que su inteligencia le permite; el fanático, convierte en verdades absolutas las creencias que brotan de sus odios o de sus deseos. El hipócrita es el que dice lo contrario de lo que piensa, y este no es el caso del columnista.
Opinión por:

perotanelgrande

Dom, 06/17/2012 - 10:13
"...su política requería de otros componentes": sobra la preposición "de". Lo correcto sería "su política requería otros componentes". Sorprende un error de esta naturaleza en un artículo de W. Ospina.
Opinión por:

Julio Herrera

Dom, 06/17/2012 - 13:12
Cuando los despechados uriburros no tienen argumentos para refutar al columnista se conforman con criticar sus presuntas fallas ortográficas o gramaticales. ¿Acaso los innumerables escándalos de corrupción del siniestro régimen uribista fueron de origen gramatical? Mas te valdría permanecer callado en vez de hacer el ridículo criticando la gramática de tan destacado escritor.
Opinión por:

sancho

Dom, 06/17/2012 - 10:07
Que columna tan reflexiva, en el fondo usted solo pretende que sigamos hablando de ÉL.
Opinión por:

Gildán Brunesky

Dom, 06/17/2012 - 09:41
Solo que ese señor, al estar impulsado por el resentimiento y la codicia, en realidad nunca tuvo la oportunidad de cambiar rumbo alguno, ya que para eso me parece de carácter fundamental la sinceridad, completamente ajena a los motivos oscuras tras cada una de las palabras proferidas por ese igualmente oscuro señor.
Opinión por:

King62

Dom, 06/17/2012 - 09:26
Que columna tan buena, escrita desde la orilla de la reflexion y sin apasionamiento politico. Gracias a William por darnos esta joya de periodismo. Tenemos que mirar hacia el futuro, no seguir anclados al pasado y presidentes mesias, la guerra no es eterna, hay que acabarla.
Opinión por:

leftright

Dom, 06/17/2012 - 09:02
cuando una de las pocas columnas que vale la pena leer,que no hablan de la misma mierda,hablan de la misma mierda,el'' intelectual""l queda como lo que es, un vulgar columnista partidista
Opinión por:

Contradictor

Dom, 06/17/2012 - 09:13
Este forista cada vez es màs agresivo y màs disminuido como dirìa el columnista que nos ocupa.
Opinión por:

jesuscristogarciamarquez

Dom, 06/17/2012 - 08:42
Lo mas acertado que escribio Ospina fue lo de la "estatura historica",si sera recordado y bastante igual que recordamos a Hitler,Videla,Idi Amin,aJack el destripador etccccccccccccccc.
Opinión por:

dianahurtado

Dom, 06/17/2012 - 08:40
Que buena columna, como usted lo trata en su columna la coyuntura cambia, el lenguaje cambia y las decisiones también y es gracias a esto que uribe llega al poder, si la guerrilla no hacer lo que hizo en el Caguan, no lo hubieran elegido, pero han pasado 10 años y las circunstancias son otras y hay qie buscar la paz potr el camino mas efectivo y utilizado siempre: el del diálogo.
Opinión por:

Fernanda Morelos

Dom, 06/17/2012 - 08:32
OLVIDÉ REPETIR, ALGO QUE VENGO REPITIENDO EN LOS ULTIMOS AÑOS. EL INOMBRABLE DEBERIA , SEGÚN SU SINTOMATOLOGIA E HISTORIA, ESTAR YA POR CUENTA DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA DE SIQUIATRIA, QUE NO HA ABIERTO LA BOCA, CUANDO EL PAIS HA SUCUMBIDO Y ESTÁ TOTALMENTE PODRIDO HASTA LOS TUÉTANOS POR LA INSANIDAD DE UN SOLO HOMBRE Y TODOS LOS QUE SE APROVECHARON DE ELLO. NO ES DIFICIL CONCLUIR QUE TODOS LOS QUE LO DEFIENDEN A SANGRE Y FUEGO SUFREN DE LA MISMA ENFERMEDAD.
Opinión por:

Julio Herrera

Dom, 06/17/2012 - 08:20
Excelente columna la de este famoso escritor, así le duela a los uriburros empedernidos. La nostalgia demencial del "mesías" por el poder se semeja a la de Jovita Feijó, la famosa loquita caleña que siempre se creyó la indestronable reina de belleza y que sus compatriotas solo eran sus súbditos y plebeyos. (Pido excusas a la simpática loquita por semejarla con ese despreciable Stalin colombiano)
Opinión por:

CorderoBlanco

Dom, 06/17/2012 - 08:23
Admiro a al escritor Ospina, pero discrepo de su estilo en esta oportunidad. Muy compasivo con quien tanto daño ha hecho en todo el país... Lo que logró con la subversión él, el personaje de marras, es apenas lo poco que pudo hacer en dos períodos de gobierno... Está relacionado con muchos actos ignominiosos para compadecerlo y sugerirle cambio de actitudes: "Genio y figura hasta la Sepultura" . . Entonces debemos compadecer a tántos personajes comprometidos con hechos aberrantes y decirles que así no és, eso simplemente..? Qué blando y se vé lo poco que ha sufrido Ospina la carga de desgracias que hemos sufrido tantos colombianos a causa de este ""él""..
Opinión por:

Gustavo Dorantes Cuevas

Dom, 06/17/2012 - 07:49
La táctica del Patrón -el sucesor de Pablo- es hacerse el loco para que declarado orate no responda ante la Corte Penal internacional
Opinión por:

Requeñeque

Dom, 06/17/2012 - 09:30
Lo tomo seriamente...
Opinión por:

MayuPankara

Dom, 06/17/2012 - 07:46
Estos son los super-escritores colombianos ganadores de premios? Este son nuestros intelectuales y pensadores? Tramabobos...
Opinión por:

Julio Herrera

Dom, 06/17/2012 - 08:34
Cuando los uribistas empedernidos son incapaces de contestar con argumentos se consuelan insultando y difamando a quien dice las verdades sobre el uribismo, porque ente la verdad se convulsionan epilépticamente, como satanás ante un crucifijo.
Opinión por:

serposhumano

Dom, 06/17/2012 - 07:40
Buen artículo. Así hay que tratar a los enfermos mentales, con calma y paciencia. Dosis de paz para los violentos.
Opinión por:

usacabeza

Dom, 06/17/2012 - 07:17
Él... patrón del mal. Otro éxito de Caracol para el 2016...
Opinión por:

FlorentinoZapata G.

Dom, 06/17/2012 - 06:37
Comparto con el excelente columnista Ospina, la idea implícita en el texto de no mencionar el nombre y apellido de él, como una manera de ir superando el embrujo. Pero me queda la duda si es conveniente denominarlo ËL con mayúsculas, pues esta es una de las formas de hablar de Dios. Y el no es El. Apenas es un colombiano que con habilidad de culebrero logró convencer a unas mayorías de que la receta era la guerra sin fin, con el a la cabeza.
Opinión por:

consensopúblico

Dom, 06/17/2012 - 06:13
Raudo, necesitamos un "estado del arte" del asunto URIBEVÉLEZ, del entorno que lo facilitó, del momento en que surgió, del proceso o parábola descrita, menos por el personaje que por el contexto que revela y avisa. Por ejemplo, los nexos a través de Vallejo Arbeláez entre Pablo Escobar, doña Lina -¿prima de su marido?- y Él mismo. Esa enramada genealógica está en el web, no reecuerdo como volver a encontrarla. Pero si necesitamos ver completo el despliegue del asunto, su seguimiento, aplicarle toda la inteligencia posible para comprender mejor que para odiar aquello pues entonces nos pareceríamos a eso mismo que hoy repudiamos
Opinión por:

DESASIDO

Dom, 06/17/2012 - 06:14
Sí, Don William, escriba mejor de literatura y nos cuenta sobre Ricardo II y sobre la bella crítica de la literatura colombiana. Esta columna de consejos no la podemos permitir en un país que ha sufrido tanta infamia causada por este señor. Me duele que un escritor que hace tan solo ocho días, nos regala un columna tan preciosa, hoy le regale los mejores consejos al más temible de los asesinos de Colombia. A ÉL solo le podemos ofrecer discursos de denuncia y de indignación y no dicursos de un mestizaje raro entre admiración y buenos consejos. Qué mala Cosa Señor Ospina. Repito a ËL hay que denunciarlo o como decía Pablo Neruda "Explico algunas cosas".
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio