Publicidad
Julio César Londoño 20 Sep 2013 - 11:06 pm

El destino es chambón

Julio César Londoño

La sociedad es un cúmulo de chambonadas, de cosas que funcionan al revés, como si en su diseño hubieran intervenido demasiados expertos, como si el Diablo o una legión de duendes traviesos estuviesen al mando.

Por: Julio César Londoño
  • 295Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-destino-chambon-columna-447801
    http://tinyurl.com/kucawuz
  • 0

Por ejemplo el matrimonio, ese sacramento salado. Los cónyuges se esfuerzan por “conservar viva la llama del amor”. Él le lleva flores. Ella va al gimnasio y hasta se traga esas pócimas amargas del fútbol y la política. Todo es vano. Por alguna maldita razón, la calle monopoliza el erotismo y solo deja para el hogar ese flácido subproducto, el cariño. La vecina en chanclas tiene un no se qué que nunca tendrá la cónyuge en tacón puntilla. Esto por un lado. Por el otro, se sabe que es imposible ser más jarto que un marido. No hay que culparlo: el amante siempre triunfa porque es más fácil ser divertido de vez en cuando que todos los días.

El amor conyugal es una orquídea que requiere muchos cuidados para que agonice de manera lenta y llevadera. La infidelidad es fuerte y lasciva como las heliconias y silvestre como esas florecillas que crecen en las grietas del asfalto. El amor envejece segundo a segundo. La traición siempre tiene quince años.

Por ejemplo las religiones, esas “teorías totales” que reemplazan las ecuaciones con poesía, los conceptos con fábulas y los diagramas con himnos. Son reveladas directamente por una divinidad, divulgadas por profetas carismáticos, regadas con sangre de mártires, estructuradas por teólogos agudos, celebradas en templos de siglos y cristal, de roca y fe… y todo para que ahora llegue una legión de impostores de la divinidad, culebreros que “hablan lenguas” en un garaje que fagocitará toda la manzana, pastores que lo curan todo, desde la calvicie y la pobreza hasta la escarlatina y los sabañones de una grey demasiado buena (“al pastor, mi señor, nada le faltará”). No hay derecho a que les hagan estas bromas a potencias tan irascibles como Alá y Yavé.

Por ejemplo la democracia, esa fórmula arisca que la sociedad buscó durante milenios en los bárbaros preceptos del talión, en las barracas del esclavismo, en la peligrosa protección de los caballeros, en la sangre de los monarcas, en la diligencia del burgués, en la omnisapiencia del mercado… siglos de sangre, sudor y lágrimas solo para entregarle el poder al político, ese lacayo pretencioso del banquero y el mercachifle, ese líder que nos ofrece, sin pudor alguno, más sangre, más sudor y más lágrimas. “Líder, sujeto que sigue a las mayorías”. Mayorías, semovientes ordeñados por el banquero. Banquero, viejito deslechado por una niña.

Por ejemplo la escuela, correa de transmisión de una herencia más rápida que la genética, la cultural; lugar donde ofrendamos lo más preciado, la infancia y la juventud, para saber de cosas y fenómenos, de mitos y sucesos, de piedras y estrellas… para aprenderlo todo en largos lustros de aplicación y olvidarlo en cuestión de días porque, por alguna maldita razón, la sabiduría se adquiere lentamente mientras que la ignorancia es instantánea como una sopa minestrone.

Así las cosas, es apenas natural que la sociedad, ese orden anclado en tres pilares tan inciertos (el matrimonio, la escuela y la democracia), viva de tumbo en tumbo. ¿Quién responde? ¿Los espíritus citados al principio? ¿Quizá la entropía aplicada a los fenómenos sociales? (La entropía es una ley de la termodinámica que sentencia que la naturaleza tiende de manera inexorable hacia un estado de máximo desorden). Yo creo que el fracaso del hombre obedece a que somos un animal anómalo, algo entre hormiga y ángel, demasiado individuo para ser colmena, muy altivo para arrastrarse, muy pesado para volar. Un ser, en suma, al que la tierra le queda estrecha y el cielo alto.

 

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

  • 24
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • "En mi nombre no, por favor"
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
24
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

almacolombia

Lun, 09/23/2013 - 12:23
Aunque admiro su manejo del lenguaje, su forma de escribir, no estoy necesariamente de acuerdo con sus planteamientos. Los sistemas de enseñanza han fallado, abriendo paso al aburrimiento, autopista que lleva a la ignorancia del mundo, más no a la sabiduría de arriba; las iglesias han malinterpretado, no solo el concepto del matrimonio sino muchisimos otros, llevando al descuidado a la infidelidad y otros desdenes; la democracia también ha caído bajo, pero no porque el destino sea chambón. Somos cada uno de nosotros responsables de lo que nos sucede y todo está dentro de nosotros mismos. El futuro depende de lo que yo siembro, de aquello con lo que entretengo mi pensamiento, todo lo demás son excusas. Gracias por leer.
Opinión por:

usacabeza

Sab, 09/21/2013 - 18:35
La entropía apenas tiende al desorden que es la sal de la vida porque un mundo ideal no se lo aguanta ni el diablo (con minúscula manda decir el de los marros); así mismo, lo incierto —no chambón— del destino es el agridulce que nos pone a volar.
Opinión por:

andreslibertad

Sab, 09/21/2013 - 17:50
Julio, esta columna extraordinaria es propia de un literato que se goza la vida. Hace rato que tus líneas no me cautivaban tanto. Hoy sí. Abrazos.
Opinión por:

andreslibertad

Sab, 09/21/2013 - 17:55
Ingenio, orden, desparpajo y poesía.
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Sab, 09/21/2013 - 15:42
¡Ave César!...Felicitaciones profe Londoño... su magistral columna salvó estos 6 días y dejó el pilar muy alto para los de mañana... como diría Umberto Valverde ¡Te fajastes!... Se fue Ziegler pero nos quedó Londoño... ¡Aleluya!.
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 09/21/2013 - 13:25
Un punto intermedio, un producto sin terminar. Asumir lo contrario es vivir la vida mediocre...sin embargo, siempre mejor ahora q antes
Opinión por:

novecientoscuatro

Sab, 09/21/2013 - 13:17
Como usual, de las mejoras "plumas" del El Espectador...Sin duda. Comento: no son tres pilares (como remata el excelente texto) sino cuatro como mínimo (falto la religion, que se omitió en el cierre, al lado del matrimonio, la escuela y la democracia). Y es el "pilar" mas importante para que la mesa sea coja, inestable, peligrosa. De la religión, sea lo que sea esta, se desprenden los principios rectores de la escuela, la democracia y hasta el matrimonio.
Opinión por:

AVISPONPIOLO

Sab, 09/21/2013 - 12:43
Excelente columna!!!
Opinión por:

OZcvrvm

Sab, 09/21/2013 - 12:41
f e l i c i t a c i o n n e s. dejo callado hasta al bobo de sebastian felipe que se esta mordiendo los dedos por no tener nada que objetar. gracias
Opinión por:

andreslibertad

Sab, 09/21/2013 - 17:51
Jajajajaja.... muy cierto!!!.
Opinión por:

lectorfan

Sab, 09/21/2013 - 11:54
La sociedad humana se encuentra en un nivel muy bajo de conocimiento científico y desarrollo social. Las instituciones creadas por el hombre son un fiel reflejo de ello y algunas impiden que el avance sea mas rápido cuando no es que causan un retroceso. Por eso esta clase de aportes intelectuales con buena dósis de humor nos reconfortan y dan aliento a nuestra esperanza.
Opinión por:

carrasposo

Sab, 09/21/2013 - 11:00
¡EXCELENTE COLUMNA! Me atrevo a decir que es la mejor que he leído de este columnista.
Opinión por:

jose chamiza

Sab, 09/21/2013 - 10:34
Hoy si le salió una columna para 10 puntos.
Opinión por:

Ocossa

Sab, 09/21/2013 - 10:19
Tofo muy bien menos aquello de "la instantánea sopa minestrone". Por el contrario, es lenta, llena de cariño de amorosas manos campesinas y deliciosa. A no ser que en tu casa la hagan a partir de sobre Maggi, esos sustitutos infames de la cocina tradicional.
Opinión por:

karissa

Sab, 09/21/2013 - 08:59
Muchas cosas para tomar en cuenta, entre otras la del matrimonio jarto y monótono. ¡no me casaré!
Opinión por:

jose chamiza

Sab, 09/21/2013 - 10:37
¡ Gracias a Dios !: por que no creo que haya un Cristo que te aguante, paisana.
Opinión por:

contestona

Sab, 09/21/2013 - 08:49
No son solo elmatrimonio y la firma de papeles; las relaciones libres terminan exactamente igual.......
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Sab, 09/21/2013 - 08:09
La sociedad capitalista es una chambonada quieres decir...propongo una sociedad no capitalista donde la gente haga el amor por placer y gusto y no porque firmó un papel, donde la gente trabaje porque le gusta y no porque tiene que cumplir un horario, donde la religion es un medio de ayudar a los que estan en problemas y no una herramienta para la pedofilia, aterrorizar a los ingenuos con el infierno, o para sacarle el diezmo a los incautos...con una escuela donde estudies lo que quieras y no lo que puedas con la plata que tengas, que los estudiantes sean los que digan (y no un examen mal hecho) ya me siento un medico saldre a ayudar a la gente, una sociedad sin dinero ni propiedades, sin banqueros, abogados, economistas, policias, soldados, procuradores, contralores, auditores, ni carceles
Opinión por:

jlondono

Sab, 09/21/2013 - 07:48
Me parece se le va mano en el matrimonio , pero excelente radiografía.
Opinión por:

leftright

Sab, 09/21/2013 - 07:44
SENCILLAMENTE ESPLENDIDO ESTE ARTICULO ENSAYO,,MAGNIFICO,,,,,,,,,,,,,,,,,,POR FAVOR SIGUE ESA LINEA PORQUE CUANDO TE DESVIAS BUENO TU ERES UN DESVIADO,,,,Y TE PONES HABLAR DE TEMAS CULOS QUE NO CONOCES COMO DE LA POLITICA PARTIDISTA QUEDAS COMO LO QUE SOS UN CULO.
Opinión por:

leftright

Sab, 09/21/2013 - 07:46
no joda vale la pena leerlo muchas veces es filosofía pura
Opinión por:

ciceron

Sab, 09/21/2013 - 07:44
yo creo que el 99,9 de la sociedad es epicureista, veamos porque: no hay nada mas irresistible que el placer que da el olor de carro nuevo, sino pregúntele a las prepago. No hay nada mas emocionante que ganarse el chance, como será ganándose el baloto. No hay nada mas placentero que ser elegido alcalde o ............sino pregúntele a Uribe. no hay nada mas agradable que tomarse un vino acompañado de finos quesos y en compañía de Eva ó Adan, sino pregúntele a Virginia Vallejo. Que rico darse un paseo en un crucero por el mediterraneo, sino pregúntele a la magistrada, que rico....que rico.....que rico.....
Opinión por:

Xembrador

Sab, 09/21/2013 - 06:43
Yo creo que te refieres a tu destino que sí es muy chambón porque tienes la debilidad de estancarte en tus propias decisiones. Te falta fibra en las neuronas. Yo creo que careces de ayuda de la Providencia porque eres ateo y anti-religioso.
Opinión por:

espelasso

Sab, 09/21/2013 - 06:43
Excelente reflexión, gracias...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio