Publicidad
Juan Carlos Gómez 14 Abr 2013 - 11:00 pm

El escrache

Juan Carlos Gómez

En España, sumida en una profunda crisis económica y devastada por el desempleo, cada día que pasa se hace más notoria la ineptitud de su dirigencia política.

Por: Juan Carlos Gómez

Tanto el gobierno como la oposición están acorralados sin capacidad de responder frente al desastre. Aun dirigentes históricos como Felipe González pronostican que el país “galopa hacia una anarquía disolvente”.

En medio de ese estado de ánimo algunos españoles, sin embargo, se resisten a dejarse llevar por la avalancha. Surgen soluciones de rebusque, como las monedas sociales que, basadas en el intercambio de servicios, permiten que las personas puedan consumir, aun cuando no tengan un euro en su bolsillo. Actividades básicas como planchar ropa, cuidar niños ajenos o reparar electrodomésticos sirven para abonar y adquirir bienes y servicios, cuya oferta y demanda se difunden diariamente por internet. A través de plataformas electrónicas se llevan los registros y se crea una comunidad “monetaria” basada en la confianza.

Frente a la realidad de que muchos españoles van camino a la miseria y son desalojados de sus sitios de vivienda, cada vez se recurre más al escrache. Es una forma de protesta social que en países como Argentina y Uruguay han utilizado los activistas de los derechos humanos. El escrache en España se ha practicado principalmente frente a la residencia de los jueces que ordenan los desahucios.

Naturalmente se trata de una indebida intromisión en la tranquilidad y la vida privada de las autoridades afectadas y los manifestantes son dispersados de inmediato por la policía y multados recurrentemente. Sin embargo, eso no parece disuadir a los que protestan. En días pasados los escraches se plantaron frente a la casa del presidente del Congreso de los Diputados y también de la vicepresidenta del Gobierno.

Seguramente las protestas no lograrán echar atrás las medidas económicas que agobian a España, pero, al menos, los que gobiernan ya no podrán dormir tan tranquilos en la intimidad de su hogar, creyendo que lo hacen bien, cuando en realidad están llevando a un país a la ruina, gracias a su ineptitud.

Sería interesante hacer la lista de tantos colombianos que con sobrada razón se merecerían un escrache de vez en cuando.

  • 0
  • 11
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nueva especie de ave migratoria
  • Osuna Sep 21 - 10:57 pm

    No lo vuelva a hacer

    No lo vuelva a hacer
  • Nieves Sep 21 - 10:56 pm

    La mano de Dios

    La mano de Dios

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
11
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Lun, 04/15/2013 - 22:53
Y cómo uno escracha el Uberrimo sin ser asesinado, así no se puede.
Opinión por:

manamuisca

Lun, 04/15/2013 - 20:23
la gran equivocación española tan ancha como la gran vía y la puerta del sol, es su opulencia en un ambiente de consumismo improductivo dependiente del turismo y del ciclo capitalista, abierto a ideológicamente a recibir grandes contingentes laborales aún con cierto racismo y chauvinismo raizal que convirtió el estado de bienestar en una máquina de poder corruptible y que se yuxtapuso encima de los restos Franquismo y de Suarez, las propuestas local comunitarias atractivas como Mondragón son incapaces que afrontar la globalización e internacionalización del capitalismo salvaje sin resolver el problemas de las nacionalidades y de regiones , ni los problemas de integración a la comunidad comandada por las águilas de Alemania y Francia, que comete el error de echarse al hombro conflictos i
Opinión por:

Amonoi

Lun, 04/15/2013 - 15:28
Sería interesante "importar" la metodología del escrache a Colombia, con la salvedad de que aquí debemos ir confesados.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Lun, 04/15/2013 - 13:07
De tal palo, tal astilla y la corrupción y la ineptitud, avalada por la iglésia católica y todas las variantes de ultraderecha falangista, "todo para ellos nada para el resto", es su moto y a través de los tiempos han eliminado a la gente trabajadora, preparada y tantos, pero tantos españoles han tenido q obligados a salir por el mundo en esa especie de exilio creación de los ultras q manejan ese y tantos otros países de habla castellana! El problema con los malos manejos y la corrupción supina no es solo español. Lo peor es q religión y falange estan hondamente haciendo parte de la vida de tantos, pero tantos españoles q el mal no tiene fin. Igual como el resto del mundo religioso fundamentalista, crean condiciones de pobreza para q los "patrones" vivan a pleno sin trabajar realmente!!!
Opinión por:

estepao

Lun, 04/15/2013 - 09:36
DOS: En Colombia los medios Colombianos como los dueños de los bancos son dueños de los medios y tienen sus periodistas mandaderos nada se dice de lo que acontece cuyo drama es peor que lo sucedido en España y en Europa.
Opinión por:

estepao

Lun, 04/15/2013 - 09:34
La protesta social que se ha generado en España contra los bancos ha dado buenos resultados como el fallo del Tribunal Europeo que ha sido sustento para que muchos jueces suspendan los desahucios. Los bomberos y la asociación de cerrajeros se están negando a participar. Lo que ha hecho la Junta de Andalucía que reglamentó la expropiación de pisos a las entidades financieras durante tres años etc. Eso que en España no tienen una normatividad tan favorable a los bancos como sucede en Colombia donde con la Ley 794 de 2003 mediante la cual se modificó el código de procedimiento civil, que el Honorable Congreso en el "mejor" gobierno que ha tenido el país le dieron vía libre a los bancos para que en SEIS MESES le rematen la vivienda a un deudor hipotecario.
Opinión por:

Jotaria

Lun, 04/15/2013 - 09:09
Respetado señor," olvidó" mencionar que el desastre lo produjo la contumaz política del partido socialista.
Opinión por:

Germinación

Lun, 04/15/2013 - 12:10
No señor, fue la "contumaz" política de chiringuitos financieros propiaciada por el imbécil carnicero de Irak, el amiguete del idiota Andrés Pastrana y amiguete del carnicero colombiano Uribe.... el inefable José María Aznar. El pelotudo de Rodríguez Zapatero es culpable , además de pelotudo, de no haber tenido la voluntad de desmontar el casino que le dejó el criminal de Aznar.
Opinión por:

juanpueblovallenato

Lun, 04/15/2013 - 08:35
Muchos analistas comparan que la situación europea con lo que podría acontecer en Latinoamérica si los gobiernos que avanzan en un continente integrado en sus economías y en sus propósitos por mitigar las grandes carencias de una sociedad entre la pobreza y la miseria por siglos de explotación monopólicas extranjeras, dejan prosperar el cáncer voraz del neoliberalismo y el sometimientos a las pretensiones financieras de las grandes potencias; Venezuela ha demostrado, con estas elecciones y el poder otorgado en 22 gobernaciones, que el futuro que anhelan es el de ua Patria Socialista, como gran parte de los gobiernos latinoamericanos y en amplios sectores internacionales... ¡Adelante Venezuela!! ¡Bon Sort!!
Opinión por:

sabueso

Lun, 04/15/2013 - 07:15
columna para salud monserrat paloma e invercolcha
Opinión por:

blackcreek

Lun, 04/15/2013 - 07:03
Los medios de informacion españoles, cuyas inversiones llegan hasta latinoamrica, incluida Colombia, le pronostican, presagian y aun le desean, un futuro economico negro al gobierno y la politica actual de Venezuela, pero no se han enterado del presente negro por el que atravieza su economia. Lo unico que falta, es que estos cinicos españoles, se presenten o se muestren ante el mundo como el modelo economico a seguir. Ese es el problema que se presenta cuando los medios de comunicacion dependen o son tomados por transnacionales y solo deben publicar lo que ellos exigen, incluidos el diarios como el Tiempo, El Espectador o Caracol, por eso pierden la objetividad y la credibilidad.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio