Publicidad
Carlos Granés 31 Ene 2013 - 11:00 pm

El espectáculo de la intimidad

Carlos Granés

Cuando John Lennon y Yoko Ono se encamaron en un hotel para protestar contra la guerra de Vietnam, no se imaginaron que estaban protagonizando el primer reality de la historia.

Por: Carlos Granés
  • 110Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-espectaculo-de-intimidad-columna-402251
    http://tinyurl.com/agl85d2
  • 0

Después de casarse, la pareja decidió convertir su luna de miel en una performance, y en marzo de 1969 se encerraron en el Hilton de Ámsterdam. Decenas de periodistas pasaron por su habitación, demostrando que dos famosos exhibiendo su vida privada no podían detener la guerra, pero sí atraer las cámaras y la atención del mundo entero. Era la primera vez que dos personas se sometían voluntariamente al escrutinio de su intimidad. Creían estar haciendo arte y crítica social, pero la verdad es que inauguraban una nueva forma de espectáculo.

No fue casualidad que Yoko Ono hubiera sido una de las estrellas de este evento. Antes de conocer a Lennon, la japonesa había formado parte de la escena vanguardista neoyorquina y había participado activamente en las actividades del grupo Fluxus. Empezaban los años sesenta. Eran los días en que Allan Kaprow inventaba el happening y las galerías de Nueva York se convertían en escenarios improvisados, donde los artistas reproducían gestos, movimientos y acciones. Al igual que la mayoría de las vanguardias del siglo XX, Fluxus y los artistas del happening querían convertir la vida en arte. Si Duchamp transformó un orinal en arte introduciéndolo en una galería, y si John Cage convirtió el ruido en música reproduciéndolo en las salas de concierto, ellos harían lo mismo con la vida llevando la anodina cotidianidad a los museos. Tom Marioni, por ejemplo, se reunió con sus amigos en una galería a beber cerveza. El resultado fue su obra El acto de beber cerveza con los amigos es la forma más elevada de arte.

El salto de las galerías a las pantallas no tardó en darse. Otros grupos de vanguardia, como los letristas parisinos o los yippies neoyorquinos, también dejaron de hacer cuadros o novelas y destinaron su fuerza imaginativa a transformar su vida en arte. Ahora ellos serían la obra y su estilo de vida haría las veces de manifiesto político; un arma revolucionaria que atentaría contra las convenciones y las instituciones y finalmente sentaría las bases de una nueva sociedad. Precisamente por esto, los vanguardistas tuvieron que exhibir su intimidad. La vida privada empezó a vivirse en el espacio público y los happenings se planearon para atraer a los medios de comunicación. Como demostraron Lennon y Ono, esto era un imán para las cámaras. El exhibicionismo, los modos de vida transgresores, la rebeldía juvenil, la excentricidad y todo lo que rompía la norma se convirtió en pasatiempo televisivo. Las actitudes artísticas más radicales fueron precursoras de productos mediáticos ordinarios y masivos. Intentando acabar con el espectáculo, el consumo y el capitalismo, los vanguardistas reinventaron la industria del ocio, del entretenimiento y de la moda. La vida no se convirtió en arte, sino en espectáculo. Una paradoja de nuestro tiempo, que hizo mutar en héroes del marketing capitalista a quienes querían acabar con todo ello.

  • Carlos Granés | Elespectador.com

  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Opinión Ago 30 - 10:58 pm

    Barguil, jefe

    Barguil, jefe
  • La OTAN batalla contra su presupuesto

Lo más compartido

5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

salamavi

Sab, 02/16/2013 - 02:14
Todo eso tuvo enorme efecto en su tiempo. Fue valido en su tiempo. Ahora es un disparate porque no tiene nada de revolucionario. Me parece que los artistas de ahora se dan perfecta cuenta de la imposibilidad de lo revolucionario tienen que escandalizar mas y mas hasta un punto de la degradación de la dignidad humnana o la etica etc..con la justificacion de hacer pensar sobre esto o lo otro.A nadie le interesa eso, salvo a los mismos artistas. El estado del arte actual permite todo. Permite hasta a un pintor volver a pintar cuadros, asi le duela a muchos. Por lo demás, exelente articulo !
Opinión por:

LHCC1945

Vie, 02/01/2013 - 16:55
NO ERA NADA DEL OTRO MUNDO. DE HECHO LAS COSAS YA ESTAN INVENTADAS. EL CASO QUE NOS OCUPA ES SIMPLEMENTE HACER REINGENIERÍA, ALGO DIFICIL,DE LA SOCIEDAD EMPEZANDO POR SÍ MISMOS. UNA CONJUNCION DE ELEMENTOS QUE SE REINTEGRAN COMO INDIVIDUALIDAD EN ARAS DE UNA COLECTIVIDAD MEJOR. UN NUEVO ESTADO DEL ARTE. ME PARECIÓ EXTRAORDINARIA LA VISION DE GRANÉS Y LA PIENSO COMO UN APORTE MUY POSITIVO QUE BUSCA Y SUGIERE QUE SEGUIREMOS PRESENTES, MERCED A NOSOTROS MISMOS. NOTA. Me parece desafortunada la ausencia crítica de tantos elementos,generadores de cultura que tienen que ver con el devenir Hco de la colombianidad, que aportando visiones personales nuevas o menos,podrían constituirse en gestores de plusvalía nacional y global, dentro de un ambito de crecimiento colectivo de largo alcance.
Opinión por:

Enzo Mountain

Vie, 02/01/2013 - 16:03
Decia alguien que hemos pasado disimular de que hay algo a disimular que nada hay. Con todos los problemas que arrastraba consigo la Representacion, esta al menos intentaba "dar cuenta" de algo que existe en el mundo, algo que por muy poco visible o dificil de mostrar, al menos existia, y claro, para ello se requeria talento y preparacion. Como en el film "El show de THruman" nada real hay detras de la realidad tinglado fabricada para el uso exclusivo del demiurgo de las camaras. Mas exactamente se trata de signos hueros que no significan, de creaciones esteticas que carecen de referentes. Esteticismo puro y vacio. Onanismo expuesto como realidad visible de un neumeno inexistente. .Simulacro. Como la olla con agua hirviendo solo piedras en el Coronel no tiene quien le escriba.
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 02/01/2013 - 14:46
Eso de "acabar con el consumo, el espectaculo o el capistalismo" es invento suyo. Nada mas inmerso en el sistema de consumo y capitalismo q esos artistas vanguardistas. Lo q si querian modificar es la idea estereotipica de arte!. Integrar al publico, mostrar la realidad actual y volver su vida una obra. Darle nuevos usos al concepto, usando el sistema, no acabandolo. De resto, me parecio interesante la columna
Opinión por:

pistorius

Vie, 02/01/2013 - 08:51
Es una paradoja del arte contemporáneo. Lo que a mi me inquieta un poco de la actitud de Granés y Vargas Llosa, es que ellos como que quisieran que se volviera solamente a pintar cuadros y hacer esculturas; pero eso ya no es posible, con el arte contemporáneo cambió toda la sensibilidad artística, y ya no es posible desprenderse de los efectos del happening, de los "performance", etc. Yo creo que lo va a ocurrir con este arte, en un futuro, es que será parte del acervo cultural establecido, y podrá ser usado por diferentes tipos de artistas, independientemente de si son o no cercanos al marketing cultural.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio