Publicidad
Julio César Londoño 25 Ene 2013 - 11:00 pm

El espíritu del lenguaje

Julio César Londoño

Todas las teorías sobre el origen del lenguaje pueden reducirse a dos, la naturalista y la convencional. Los naturalistas sostienen que el lenguaje es un descubrimiento, que cada cosa tiene un nombre que le conviene, y que las generaciones van descubriéndolos por tanteo o por iluminación.

Por: Julio César Londoño
  • 264Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-espiritu-del-lenguaje-columna-399216
    http://tinyurl.com/aokr3e9
  • 0

Los convencionalistas encuentran esto muy forzado. Místico. Aceptan que hay palabras, como oquedad, que no precisan de diccionarios que las diluciden; que moon tiene una gravedad cósmica y es casi simétrica, como la luna, según la observación de Borges; que nightingale trina por sí sola mejor que cualquier ruiseñor; que la palabra saudade sabe herir más allá del gallego y el portugués, y que ínfimo es un vocablo que se acurruca en el último rincón del oído.

Con todo, piensan que son más numerosos los nombres arbitrarios, convencionales; que la palabra tomate no es especialmente roja o jugosa; que ya está muy desdibujada la relación entre “clásico” y flota naval, entre “cálculo” matemático y piedrita, entre “hipócrita” y personaje dramático. Añaden, traviesos, que si bien “corta” es una palabra corta, “larga” no es una palabra larga.

Lo que quieren decirnos es que las lenguas son organismos vivos. Que la semántica muta. Etimológicamente, nimio significa demasiado, pero, por pura intuición, sin ponerse de acuerdo ni saber de etimologías, la gente empezó a usarla en el sentido de mínimo, que es hoy su primera acepción.

A pesar de su anacronismo, la etimología aún puede arrojar luz sobre la semántica: como el “trivium” era el punto donde convergían tres o más caminos, hoy llamamos trivial a una conclusión obvia, el punto a donde todos llegan; cordial viene de “cordis”, corazón. Contemplar es mirar desde el templo. Un desastre (negación de los astros) es un colapso del cielo.

La polémica es vieja, y no será este artículo el que la zanje. Sin embargo, considero (de “considerar”, tener en cuenta a los astros) que ninguna lengua puede darse el lujo de tener muchos elementos arbitrarios. Lo confirmé anoche en el “Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana” de Rufino José Cuervo, donde encontré unas etimologías que parecen apoyar la hipótesis naturalista. El tomo III dice que los verbos estar, ser y yacer se referían originalmente a las posturas del cuerpo. Estar viene del latín “stare”, que significa “estar de pie”, estado por fuerza pasajero, inminencia de movimiento, y que por esto el verbo estar se aplica a situaciones transitorias: El mar está encrespado.

El verbo ser viene de “sedere”, estar sentado, una posición cómoda que invita a la permanencia; razón por la cual se lo usa para verbalizar situaciones más duraderas: Clodia es una matrona impúdica.

Yacer, que viene de “iacere”, horizontalidad, lo reservamos para situaciones definitivas: Aquí yacen los despojos de tu padre.

La lógica simplicidad del razonamiento de Cuervo, y el hecho admirable de que siempre hayamos usado estos verbos en su sentido etimológico, a pesar de nuestra ignorancia del latín y de la etimología, guiados solo por una suerte de intuición semántica, sugieren que el lenguaje no es convencional; que está, por el contrario, medido en ritmos respiratorios, resonando en las cosas, urdido con lógica, alado por la música y regido por la economía y la simplicidad.

Quizá esto explica por qué un niño puede manejar su lengua con destreza antes de los cinco años. Y por qué tantos objetos, oficios y sentimientos tienen nombres iguales en lenguas muy diversas. Y por qué hay poemas que saltan fronteras, credos y traducciones, y se mantienen a través de los tiempos.

 

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

TAGS:
  • 0
  • 21
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Mujer es atacada con ácido en Cali
  • La hora del guisante blanco
  • Por deshidratación murió caballo cochero en Cartagena

Lo más compartido

21
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Xembrador

Dom, 01/27/2013 - 17:56
Londoño tiene buena lupa para rebuscar temas fuera de lo común. Lo felicito por su consagrada labor.
Opinión por:

Kapitalisfobia

Sab, 01/26/2013 - 20:39
No veo ninguna justificación natural para que el vocablo "oquedad" signifique lo que significa. No me convence mucho lo del naturalismo linguístico porque, si así fuera, no existirían tantas lenguas distintas.
Opinión por:

Ocossa

Sab, 01/26/2013 - 18:38
Todo esto está mejor planteado y escrito en El Cratilo de Platón, escrito hace varios miles de años. Y Wittgenstein lo aclaró para siempre.
Opinión por:

JDNA

Sab, 01/26/2013 - 16:06
Magnífica!... que describa lo Grande lo Impresionante , lo Sublime, como su columna de hoy Profe Londoño. Muchas gracias por deleitarnos cada semana con sus interesantes, amenos y agudos comentarios sobre literatura.
Opinión por:

miguelucho179

Sab, 01/26/2013 - 14:21
Sr. Londoño: Creo que encontrara interesante esta ponencia del profesor Anthony Sampson en el I Congreso Colombiano de Filosofía organizado por la Sociedad Colombiana de Filosofía y la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en Bogotá, Abril del 2006. La titulo: "Intersubjetividad primaria". Aqui el enlace en vimeo.com: http://vimeo.com/32119756
Opinión por:

Loco R€_Çuerdo

Sab, 01/26/2013 - 14:06
Cuentan que estaban los que ponían nombres a las cosas. Por suerte del destino pasó por allí un macilento mamífero de la orden de los proboscideos,gran tamaño,piel cenicienta,rugosa,gruesa,con la cabeza y los ojos pequeños,las orejas grandes y colgantes; la nariz y el labio superior unidos y prolongados en una trompa que usa como mano;dos dientes incisivos comúnmente llamados colmillos,macizos y desarrollados,entonces dijo uno al otro:¿Porqué no le ponemos a éste El Elefante?!!Tiene una cara de elefante que no puede con ella.!!..En lo que el hacha va y viene;por descuido uno de ellos se paró sin intención sobre un insecto,aunque maltrecho y arrastrándose logró sobrevivir y trepar sobre el árbol más alto, de allí miraba con desconfianza,se reproduce en Colombia,nombre: la CARANGA RESUCITADA
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 01/26/2013 - 13:01
Un trabajo interesante al respecto, es el de Brent Berlin y Paul Kay sobre el nombre de los colores donde las lenguas se agrupan en categorias de acuerdo al numero de palabras q tienen para llamar los colores. En el nivel uno las lenguas solo tienen dos colores (oscuro y claro) en los niveles mas altos, las lenguas tienen mas nombres de colores. Interesante tambien es q en organizar cosas por color, una persona sigue la secuencia descrita por Berlin y Kay, primero separa oscuros de claros, y luego de acuerdo al color empezando por el rojo
Opinión por:

ragd

Sab, 01/26/2013 - 12:54
EL SR LONDONO CASI SIEMPRE NOS REGALA UNA COLUMNAS MUY INTERESANTES, ILUSTRATIVAS Y SIEMPRE APARECE UN TAL "XEMBRADOR" INSULTANDOLE, DESPOTRICANDO DE EL Y REPITIENDO SIEMPRE LAS MISMAS COSAS DEL COLUMNISTA. ESTA, SU COLUMNA DE HOY ES UNA DE LAS COSAS MAS RARAS QUE HE LEIDO, TAL VEZ SEA MI CULPA O MI IGNORANCIA ES MUY GRANDE...PERO QUE DIFICIL DE LEER Y HOY SI NO APARECE EL TAL XEMBRADOR...PARADOJAS DE LA VIDA
Opinión por:

DIAZJUAN

Sab, 01/26/2013 - 11:34
Y leinadsajor tiene toda la razon. Lo que tu lees no es necesariamente lo que el columnista esta intentando argumentar. Tu formulas las criticas desde una lectura viciada, prevenida, como ocurre con aquel que solo ve lo que quiere ver o solo lee lo que quiere leer , en este caso. Un soberbio sin mas. Solo importa lo que sebaspipe señale. Para encontrar gazapos estaba Argos y puedo garantizar que aquel columnista no mantenia lleno de veneno por aparentar saber mas que los demas. Era hasta un honor que Argos les pillara su gazapo. Sebaspipe bajale a la soberbia, nunca es buena mata el alma y la envenena.
Opinión por:

DIAZJUAN

Sab, 01/26/2013 - 11:21
Ay sebastianpipe decile a El Espectador que te de trabajo como redactor y dejate de opiniones que lo unico que hacen es hacernos creer que sabes...pero a mierda; explicanos en tu inmensa sabiduria cuales son los aportes que harian los autores que citas y asi aprendemos todos. No seas mezquino con tu conocimiento o no te son suficientes 600 caracteres. Arguméntanos porque son aun mas relevantes tus aportes bibliograficos, sin tanto rodeos, que la soberbia te carcome cada que opinas. En un foro se trata mas dar y recibir no solo atacar.
Opinión por:

Alfredo O

Sab, 01/26/2013 - 08:44
El "espítu" y realidad del termino plagio (latin plagium) es el robo o copia. En este caso lo "místico" y lo "convencional" convergen en la interpretación. El plagio literario a lo largo de la historia del lenguaje y la escritura ha tenido diferentes valoraciones, pero en el ámbito de las ciencias es irrefutable su acervo delincuencial, de ahí la gravedad por el robo y engaño perpetrado. Robo al autor original, quien es despojado de manera premeditada, y el engaño al lector incauto, quien confía en la idoneidad de quien figue ser científico. El científico tiene dos misiones: buscar la verdad y comunicarla. Pero, ¿si es un plagiario y un estafador? En el portal www.plagiosos.org encuentre las denuncias de plagio múltiple en las obras "Agroecología" (2002) y "Agricultura y ambiente" (2003).
Opinión por:

Boyancio

Sab, 01/26/2013 - 05:22
Lucero espirítual, por favor, ¡dime la verdad! quiero saber de dónde sacó este señor este tema trivial, pero que no deja de producirme rasquiñita en la batalla vanal, sea, que a la hora de la verdad no ñirme na pa.
Opinión por:

ragd

Sab, 01/26/2013 - 12:51
pichon de poeta de vereda...no es BANAL?
Opinión por:

Aporto Omecallo

Sab, 01/26/2013 - 04:16
Gracias, maestro, por esta pieza. Si no es poesía en prosa, no sé que pueda serlo...
Opinión por:

Ignacio Peña

Sab, 01/26/2013 - 02:00
mi mamá me mima
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/26/2013 - 00:10
Algo pasará, pues no he podido enviar mi opinión. Insistiré.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/26/2013 - 00:09
Ya apareció.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 01/26/2013 - 00:06
(1) Rufino José Cuevo solo escribió los dos primeros tomos del Diccionario de Construcción y Régimen de la Lengua Castellana (así, con mayúscula inicial en cada palabra principal porque se trata del nombre propio de una obra, por el contrario de como desatinadamente lo dice ahora la Real Academia Española, que debe ser desacatada y criticada en este punto, como en otros); los restantes tomos los escribieron los académicos del Instituto Caro y Cuervo. (2) Sobre el origen del lenguaje habría convenido que citara, por lo menos, a Platón, Ferdinand de Saussure, Ludwig Wittgenstein y Noam Chomsky, cuyas omisiones son monstruosas, tanto que puede decirse que esta vez escribió por escribir, por cumplir con la columna semanal, sin investigar, sin documentarse. Y marros más.
Opinión por:

Kapitalisfobia

Sab, 01/26/2013 - 20:46
Este Sebastián Felipe siempre me hace recordar un ensayo de Montaigne que se titula "De las vanas sutilezas".
Opinión por:

usacabeza

Sab, 01/26/2013 - 18:30
Sebastopol: Conviene tener en cuenta que son columnas de opinión y no artículos para revistas científicas especializadas. El columnista brindó un buen tema. El foro le recuerda que la arrogancia tiene su precio. Espero pronto verte: Apuesto, elegante, distinguido, gallardo, garboso, saleroso, bizarro, brioso, galán, majo, donoso, desenvuelto... ¡como lo haces con tu sobretodo!
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 01/26/2013 - 09:14
Sebastián Felipe, a mi me pareció en términos generales, una columna muy interesante. Con respecto al punto (2) , creo que lo que intenta el columnista no es hablar del origen mismo del lenguaje, sino más bien de la interacción entre realidad y lenguaje, es decir, el cómo y el porqué ponemos los nombres a las cosas . En esta situación, creo más conveniente mirar más allá del lingüismo, y adentrarnos más en el mundo de las neurociencias, y buscar en la región de Broca muchas de las respuestas a las preguntas que pueden surgir de allí. Espero no tener tantos marros en esta opinión.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio