Publicidad
Ramiro Bejarano Guzmán 22 Dic 2012 - 11:00 pm

Notas de Buhardilla

El Estado fallido

Ramiro Bejarano Guzmán

La desafortunada Reforma Tributaria y su sospechosa tramitación revelan los dos paradigmas que definen a nuestro Estado fallido.

Por: Ramiro Bejarano Guzmán
  • 1153Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-estado-fallido-columna-393828
    http://tinyurl.com/bmbyfmh
  • 0
insertar

Por un lado acentúa las profundas inequidades sociales que dividen a nuestro país, alimentadas por estructuras fiscales y jurídicas encaminadas a hacer a los ricos más ricos y a los pobres cada vez más pobres; por el otro, deja claro que el Estado Social de Derecho plasmado en la Carta del 91, como modelo institucional para lograr un país más justo, ha sido desmontado en su totalidad a raíz de instituciones que no cumplen sus funciones, porque han sido cooptadas por la deteriorada clase política colombiana.

El debate legislativo de esta siniestra iniciativa se constituye como un perfecto ejemplo de un Estado descompuesto y de un poder legislativo cuyo nivel dialéctico deja mucho que desear. Fue deplorable ver a la mayoría de senadores desinformados, fletados y dispuestos a votar sin dar oportunidad a la discusión, moviéndose al vaivén de lo que plantearan suntuosamente el director de la DIAN o el ministro de Hacienda. Proposición tras proposición fue aplastada por una mayoría ciega, que se rehusó de manera sistemática a responder a los colombianos por los daños causados con esta reforma.

Si su tramitación dejó muchas sombras, su contenido, como bien lo dijo el enhiesto senador Jorge Enrique Robledo, es “la peor reforma tributaria” en la historia reciente. Basta nombrar solo uno de los males que la aquejan, el desmonte de los parafiscales. Esta institución se creó bajo el concepto de economía solidaria; es decir, un sistema en el que a los empresarios y empleadores se les exige solidaridad con las comunidades que alimentan sus negocios, en el que, por tanto, deben existir instituciones como el Sena, que ha permitido a tantos colombianos y colombianas una vida digna. Pero no, desconociendo el valor que desde 1957 ha representado esta entidad para millones de compatriotas, la reforma tributaria la dejó sin piso financiero y pronto la veremos agonizando.

En esta ocasión el neoliberal ministro Mauricio Cárdenas —consentido de la fortuna y de los heliotropos, a quien en cada cargo le va peor que en el anterior pero siempre asciende y llega más lejos— ha utilizado su inmenso poder para sacudir a los más desvalidos y, lo que es peor, para garantizar a los más adinerados que sus riquezas se alimenten de las miserias de quienes nada tienen.

Ante esta perversa reforma tributaria las instituciones democráticas permanecen impávidas. La Defensoría del Pueblo, cuya labor constitucional está encaminada a propender por la materialización de los derechos fundamentales, no se ha pronunciado sobre los males que traerá esta reforma para el goce efectivo de los derechos del ciudadano. La Procuraduría, liderada por el corrupto Ordóñez, acompaña la reforma con su séquito de senadores sumisos, a cuya cabeza, quién lo creyera, están todos los liberales. Por supuesto, los medios han silenciado las voces que intentaron llamar la atención de la ciudadanía sobre lo que estaba sucediendo y, por el contrario, aplaudieron a los gestores del esperpento. Y, por último, el caos de las basuras, generado por una poderosa mezcla de improvisación y arbitrariedad de Petro y un gran boicot liderado por unos empresarios avivatos, indolentes y voraces, aliados con la ultraderecha y la clase alta bogotana, ha servido como la perfecta cortina de humo del golazo que le metieron a la ciudadanía con esta reforma odiosa y dañina.

Afortunadamente, el senador Jorge Enrique Robledo con su brillante y demoledora intervención en el debate donde el Gobierno arrodilló a un Congreso indigno, todo para favorecer los intereses plutocráticos que lo sostienen, a muchos nos ha hecho mantener viva la esperanza de que algún día sea posible superar esta vergüenza.

Adenda. Los de Fedegán, que nunca repudiaron la ley de justicia y paz que favoreció a los paramilitares, hoy confirman su vocación guerrerista negándose a hacerse presentes en el foro agrario. Los mismos con las mismas.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 60
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Arjen Robben espera regresar contra el Borussia Dortmund

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio