Publicidad
Miguel Ángel Bastenier 1 Sep 2012 - 11:00 pm

El indigenato latinoamericano

Miguel Ángel Bastenier

EL SIGLO XXI SERÁ CON EXCELENTE probabilidad el del resurgir, y si no es así, el de violentos espasmos para lograrlo, del indigenato en América Latina.

Por: Miguel Ángel Bastenier
  • 36Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-indigenato-latinoamericano-columna-371760
    http://tinyurl.com/jvnoj2a
  • 0
insertar

La nota alternativa ya la ha dado Evo Morales en Bolivia, que, a favor de clamorosos y democráticos resultados electorales, está intentando una operación de incierto final y que, aun respetando el derecho que, sin duda, posee de rebuscar en el pasado para lograr no sólo una auténtica igualdad interracial en su país, sino con el peligro de que esa operación revierta en la superioridad de una etnia sobre las demás, es legítimo disentir democráticamente de esa pretensión, no sólo porque la civilización hispánica, más que suficientemente arraigada ya en el altiplano, tiene derecho a defenderse, sino porque está menos que claro que Bolivia pueda acceder al acervo universal de modernidad a través de maniobras retrohistóricas.

Pero si la operación es hoy actualidad en el país de quechuas, aymaras y guaraníes, además de criollos de origen europeo, fundamentalmente español, puede serlo mañana en otros ámbitos de América Latina. Aunque ningún caso es igual al del vecino, en la pura virtualidad de las cifras Guatemala tiene una proporción muy similar a la de Bolivia de indígenas o mestizos que son más indígenas que otra cosa, con alrededor de un 70% de la población. Y altos porcentajes de indígenas o asimilados viven en los vecinos Ecuador y Perú, con números asimismo considerables en Honduras, El Salvador y Nicaragua. Y aunque sean casos diferentes, México, con su altísima proporción de mestizos, y países como Costa Rica y Chile, Colombia y Venezuela acarrean también una importante aportación de sangre indígena. Sólo Panamá, República Dominicana y Cuba carecen casi completamente de esa componente, que en su caso, y como alternativa a la población criolla, sería la de origen negro-bantú, lo que con desavisada buena intención ha empezado a calificarse de afrodescendencia. El problema de la marginación, aun dentro del subdesarrollo nacional, sería en este caso muy similar al que se da con mayorías y minorías indígenas.

La actitud de la sociedad de dominación blanca hacia el problema ha sido de alineamiento legal con el mundo civilizado, de forma que no haya distinción teórica entre ciudadanos de uno u otro color, pero en realidad casi todos y cada uno se hallan donde un racismo histórico les ha colocado. Y como ahora ya no hay españoles imperiales a los que culpar, se ha desarrollado lo que en inglés se llama tokenism, evolución consistente en que algunos, pocos, elegidos de otras razas, medren suficientemente en la sociedad euro-criolla para tranquilizar conciencias. Desde una perspectiva quizá excesivamente cínica, alguien podría decir que el presidente norteamericano Barack Obama, es un token, una muestra puramente decorativa, tipo trompe l’oeil, de una situación que no ha cambiado tanto como remotamente se intenta hacer creer.

Ante el conflicto que podría avecinarse, las sociedades latinoamericanas de dominación criolla —todas— parece que deberían programar enérgicos programas de integración de poblaciones marginadas, es verdad que tanto de ciudadanos de otro color como del de uno mismo. Todos aquellos que abominen de la presidencia de Hugo Chávez en Venezuela, que tengan en cuenta qué altísimo porcentaje de negros, mestizos o no blancos votan al ex teniente coronel, un día golpista. Ni siquiera la violencia ciudadana que se ha disparado en Venezuela puede negar la devoción especial de esas clases nada favorecidas por el líder bolivariano. Un cálculo más frío puede llevarle votos a su rival en las presidenciales del próximo 7 de octubre, Henrique Capriles, pero difícilmente se le iluminará la cara a los que le voten, como ocurre con parte del electorado chavista ante su líder.

Si América Latina no completa la obra de la emancipación, que comenzó, pero básicamente con acentos criollos y para criollos, el libertador Simón Bolívar hace 200 años, con una reconstrucción de la sociedad sobre bases de igualitarismo real, la Pachamama tendrá mucho que decir en un futuro, quizá no tan lejano. Todo ello no significa, en modo alguno, que otros continentes, otras civilizaciones como la europea, puedan darle lecciones a nadie, puesto que se hallan con parecida necesidad de aggiornamento con las masas de inmigrantes que han recibido en las últimas décadas. La diferencia es, sin embargo, de número. Con el cierre virtual de la entrada de inmigrantes en casi toda Europa a causa de la crisis económica, nunca el problema tendrá las mismas dimensiones que en algunos países de América Latina.

Para los que creemos que la Revolución Francesa aún tiene cosas que decir al mundo, su triple lema que de tan conocido no hace falta repetir aquí sería el norte con el que evitar inmersiones de problemático resultado en busca de lo que fue, dejó de ser y hay quien pretende que vuelva a serlo algún día.

 

  • Miguel Ángel Bastenier ** Columnista de El País de España, premio María Moors Cabot 2012. / | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • New York Times crece en el sector digital y reduce pérdidas
  • Cracks del fútbol mundial demuestran su talento en freestyle

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

saularboleda

Mar, 09/04/2012 - 19:23
Panamá carece totalmente del componente indigena? asi de un tajo asesinó este señor a una de las mas importantes de américa los Kuna que bastante han sufrido por culpa de paramilitares y narcos en la frontera con Colombia y casi en su totalidad viven hoy dia en Panamá.
Opinión por:

JOSE RODRIGUEZ LOPEZ

Dom, 09/02/2012 - 19:19
Mas de quinientos años de colonizacion; primero por los europeos y luego por sus descendientes criollos no tiene mas solucion que la explosion racial. Es una bomba de tiempo que no se va a calmar como lo cree Juan Manuel Santos al ofrecerle casa, carro y beca a los dirigentes indigenas;....pero ,solo para los dirigentes y nada para el indio razo....Los indigenas americanos hemos sufrido lo suficiente por mas de cinco siglos como para que usted, señor periodista, piense que esto se va arreglar con bañitos de aguas tibias o reformas. Rcordemos la bella cancion de Violeta Parra: "Arauco tiene una pena que no la puede callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar..."
Opinión por:

carlos mendoza

Dom, 09/02/2012 - 11:11
Para que el triple lema de la Revolución Francesa persista y de luces al Indigenato en América Latina, la iglesia Católica debe dejar su poder y dejar de sembrar la oscuridad en la educación pública. Por lo que se luchaba en los tiempos de la Independencia. Pues seguimos dependientes y no emancipados.
Opinión por:

virginiavallejo

Dom, 09/02/2012 - 12:21
Hoy en día, las masas populares están siendo adoctrinadas por los evangelicos fundamentalistas.
Opinión por:

EGD

Dom, 09/02/2012 - 04:49
Chavez es denostado y despreciado, más por "indiazo" que por su gestión de gobierno. Quien quita que en la escuelas de nuestro "glorioso" ejército, se esté gestando nuestro propio Chavez. En ellas hay "indiazos" de sobra.
Opinión por:

virginiavallejo

Dom, 09/02/2012 - 12:20
No crea que sólo porque Chavez es zambo, es que se le denosta porque bastantes méritos propios tiene: ordinario, populista, hablador
Opinión por:

virginiavallejo

Dom, 09/02/2012 - 03:12
Interesante tema. y de acuerdo con su punto de vista. El grueso de la poblacion de america latina y de colombia es no blanca: mestiza, mulata, negra, indígena pero donde los grupos más marginales son precisamente los más alejados racialmente del "blanco" y en colombia esto se corresponde con ciertas regiones del país: las zonas de predominio negro suelen ser las más empobrecidas y atrasadas que generan permanente migracion a las ciudades contribuyendo tambien a la desigualdad de estas, por que estas personas que llegan aun sin atender a su color de piel, suelen hacerlo a los barrios subnormales. En conclusión en colombia hay que añadir los problemas de violencia como nuevo factor que destruye cualquier posiblidad de inclusion para cerrar el grifo que gotea pobreza permanentemente.
Opinión por:

virginiavallejo

Dom, 09/02/2012 - 03:12
Interesante tema. y de acuerdo con su punto de vista. El grueso de la poblacion de america latina y de colombia es no blanca: mestiza, mulata, negra, indígena pero donde los grupos más marginales son precisamente los más alejados racialmente del "blanco" y en colombia esto se corresponde con ciertas regiones del país: las zonas de predominio negro suelen ser las más empobrecidas y atrasadas que generan permanente migracion a las ciudades contribuyendo tambien a la desigualdad de estas, por que estas personas que llegan aun sin atender a su color de piel, suelen hacerlo a los barrios subnormales. En conclusión en colombia hay que añadir los problemas de violencia como nuevo factor que destruye cualquier posiblidad de inclusion para cerrar el grifo que gotea pobreza permanentemente.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio