Publicidad
Julio César Londoño 19 Oct 2012 - 11:00 pm

El medioevo 'fashion'

Julio César Londoño

El origen de la moda no se puede en "la noche de los tiempos" como piensan algunos historiadores perdidos en perifollos, miriñaques, lacitos y arandelas.

Por: Julio César Londoño
  • 47Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-medioevo-fashion-columna-382205
    http://tinyurl.com/92x2dk7
  • 0
insertar

La moda empezó ayer no más, en la Baja Edad Media, hacia la mitad del siglo XIV.

Claro que las tribus primitivas tenían costumbres indumentarias, al igual que los chinos, los egipcios, los griegos y los romanos de la Antigüedad, y sus vestidos tenían elementos estéticos además de los meramente funcionales, pero eran costumbres tan inmutables que no las podemos considerar “modas”, concepto inseparable del cambio constante, de la fugacidad propia de las obras del ramo. Las griegas vistieron peplos casi idénticos desde los tiempos de la hetaira Friné hasta el siglo VI d.C. Los romanos vistieron togas blancas con fajas vinotinto y estolas mostaza hasta el final del imperio. Incluso los egipcios, metrosexuales por excelencia, llevaron túnicas unisex durante 15 siglos, prenda que sólo se cambiaban por una práctica minifalda para ir a la guerra.

La moda ama la liberalidad y el presente, el “último grito”; estas culturas honraban el pasado y eran conservadoras, jerárquicas.

En la Baja Edad Media, Europa cambia. El epicentro es Italia: las ciudades crecen, se desarrolla el comercio, aparecen los bancos, estalla una revolución agrícola y técnica, se resquebraja el poder monárquico, con el feudalismo proliferan las cortes y el lujo, la alta burguesía copia las maneras y los gustos de los nobles, los pintores empiezan a firmar sus cuadros, aparece el retrato y la autobiografía y nace el individuo. Por raro que parezca, antes de 1050 no había individuos. Había tribus, engranajes sociales o religiosos, gremios y “rebaños”; los artistas eran amanuenses de las musas y los héroes fichas de los dioses. No había méritos ni responsabilidades personales. El destino era fatal. Edipo es inocente. Homero es un megáfono: “Canta, oh musa, la cólera del pélida Aquiles”.

Por la Baja Edad Media circulan con facilidad sedas del Extremo Oriente, pieles preciosas de Rusia y Escandinavia, algodón turco, sirio o egipcio, cueros de Rabat, plumas de África, colorantes de Asia Menor (quermes, minio, laca, índigo...).

El escenario está servido para la aparición del amor caballeresco. Sin soltar la espada, el caballero se vuelve seductor y poeta, marcha al combate con un pañuelo de su dama en el pecho y regresa con un madrigal en los labios. De repente todos se fijan en la belleza del lenguaje y de los objetos. La mujer es idealizada y los hombres descubren que el verdadero amor está fuera del hogar, quizá por ese viejo error de diseño que puso el erotismo en la calle y en la casa apenas el cariño.

El arreglo personal cobra importancia. Por primera vez las plebeyas se acicalan tanto como las damas. Los hombres reemplazan el viejo blusón largo y amplio por medias largas, pantalones cortos, braguetas abultadas y una casaca ceñida en el talle y abombada en el pecho, que puede ser mitad lila y mitad azul rey; o vinotinto y oro. Las mujeres desnudan por primera vez los hombros y la espalda, el corte subraya la curvatura del arco lumbar... en el mercado se venden anillos cuyas gemas son la tapa de un vasito reservado para el perfume... o para el veneno.

Es por esto que el inicio de la moda se fecha hacia 1350. Atrás quedan los modelos que duraban siglos. Todavía es una moda lenta y artesanal. Están lejos la Revolución Industrial y sus frenéticos telares, el incesante afán de novedades, las tallas estándar, la alta costura, el giro hacia la sobriedad, el prêt-à-porter, la antimoda, el jean desgarrado...

Con todo, el traje medieval ya es moda pura: le preocupa al noble, al burgués y al rústico, y no lo inspira el pudor sino la seducción.

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
TAGS:
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Xembrador

Sab, 10/20/2012 - 18:40
¿Qué clase de persona es el director de este pasquín que acepta la vulgaridad de un h.p. que se apoda 'contradictor'? Sospechas tengo que es la hija del director que se dedica a la prostitución.
Opinión por:

Renadsay

Vie, 10/26/2012 - 10:36
Hace rato que no pasaba por aqui pero puedo notar que Xembrador sigue fiel a su amor por JCL. Dificil encontrar seguidores tan acerrimos como este.
Opinión por:

Ocossa

Dom, 10/21/2012 - 17:35
Xembrador, que mala calaña la tuya. Sos la pura hez social.
Opinión por:

F.L.Olmstead

Sab, 10/20/2012 - 11:24
Buena columna! Gracias.
Opinión por:

Xembrador

Sab, 10/20/2012 - 10:25
Zonzoño, el mariconerlio más descarado de la prensa colombiana. Que le quiten la mochila y le den este espacio a un estudiante universitario.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 10/20/2012 - 11:19
Este Xembrador es todo un reverendo hijueputa.
Opinión por:

pelanga

Sab, 10/20/2012 - 09:18
Se fueron conformando las lenguas romances en el ámbito cortesano
Opinión por:

JDNA

Sab, 10/20/2012 - 07:46
Magnífica columna Profe, muchas gracias.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio