Publicidad
Rodolfo Arango 7 Nov 2012 - 11:00 pm

El milagro de la paz

Rodolfo Arango

En el momento que se escriben estas líneas el Gobierno y la guerrilla negocian en Cuba para finalizar el conflicto en Colombia.

Por: Rodolfo Arango
  • 72Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-milagro-de-paz-columna-385782
    http://tinyurl.com/b8wyuz9
  • 0
insertar

Después de una confrontación bélica tan prolongada se necesitaría un milagro para superar el rencor y dolor acumulados, para mirarse a los ojos y reconocerse como seres humanos dispuestos a dejar de lado las diferencias de fondo y acordar reglas del juego democrático que se respeten de ahora en adelante.

Ludwig Wittgenstein, en un bello y corto escrito llamado Conferencia sobre ética, denomina el milagro como “un acontecimiento de tal naturaleza que nunca hemos visto nada parecido a él”. En nuestro contexto, resulta ciertamente algo asombroso, casi sobrenatural, esperar que quienes se han dado plomo tanto tiempo, en un corto plazo acepten convivir bajo el derecho. Este paso de la guerra a la paz ha concentrado la atención de incontables teóricos a lo largo de la historia humana. Ahora les corresponde a los negociadores estructurar las condiciones para darlo en beneficio de todos los colombianos.

Si llegara a concretarse el acuerdo para terminar el conflicto armado y la paz lograra florecer con el tiempo a lo ancho y largo del territorio, el pacto de La Habana dejaría de parecernos milagroso. Este sería no el efecto de la providencia divina sino el resultado de la sensatez. Porque el paso de un estado de naturaleza donde prima el más fuerte a un estado de civilidad basado en la sujeción a la ley democráticamente establecida, requiere, más que de la mano de Dios, de una firme voluntad humana. No de otra forma actores que niegan mutuamente la humanidad del otro pueden reconocerse como iguales y respetar sus diferencias.

Tal trasformación de mentalidad puede parecernos milagrosa si nos atenemos al desconocimiento de una experiencia parecida en el pasado. Doscientos años de guerras civiles, con la excepción de contados interregnos, atestiguan el déficit de pluralismo y democracia en el país. Razón de más para alimentar la esperanza en algo excepcional. ¿Serán conscientes los señores de La Habana del desafío histórico al cual se enfrentan?

En estos cruciales momentos para el futuro de la nación, es oportuno recordar las reflexiones de otro pensador y filósofo de la ilustración. Según Kant, no basta, para alcanzar el fin de la paz, la voluntad de todos los individuos de vivir en una constitución legal, sino que es preciso además que “todos conjuntamente quieran esta situación” para que se instituya el todo de la sociedad civil. El milagro de la paz sobrevendrá cuando todos aprendamos a actuar cooperativamente, a querer conjuntamente una situación deseable que, por la fuerza de la voluntad común, pueda efectivamente realizarse.

La conversación, el diálogo y la deliberación, si tenemos constancia y no guardamos reservas que luego echen al traste lo convenido, serán la clave que oriente el tránsito de guerreros a políticos, de fanáticos a ciudadanos, de autócratas a demócratas. Las reformas sustantivas que el país necesita para vencer la desigualdad, la pobreza y la exclusión social deberían ser fruto no de las armas sino del trabajo de movimientos y partidos políticos fuertes y cohesionados. A éstos deberá garantizarse igualdad real y efectiva de oportunidades, de forma que les sea posible expresar la voluntad popular según las reglas, instituciones y procedimientos democráticos.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • En funciones el Hiperministro
  • Santa Fe consolida liderato de la ronda inicial del torneo Finalización colombiano
  • Nieves Oct 19 - 10:59 pm

    Más impuestos

    Más impuestos

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Enzo Mountain

Jue, 11/08/2012 - 22:40
Es muy grato verificar, una vez más, la vertical comprensión y la honda adhesión a los valores iluministas. Verificar la fe de colombianos inteligentes conectados con la trascendencia de valores tutelares que se constituyeron en nuestro equipaje en este viaje de la historia humana. Pero ante la aparente irreconciliabilidad de los 'pathos' reunidos en la Habana, resurge, invariablemente, la imagen (imaginada) de la muerte de Kant: una noche, por un fin una noche de su octogenaria lucidez, el irse de bruces sobre su escritorio, oprimiendo con el peso de su pequeño cuerpo el tintero, el carbón de sus ideas. La enorme mancha de tinta negra maculando su razón pura: la geométrica ética y la humanidad dejadas por escrito: el moderado optimismo de 1789 empantanado luego por la 'razón' napoleónica.
Opinión por:

leftright

Jue, 11/08/2012 - 19:19
este poeta cree que con florecitas y puesticos van a tramar a la bandas multimillonaria del narcotrafico FARC oligarcas de la coca y el terror.,otro idota belisario??
Opinión por:

elmonpa

Jue, 11/08/2012 - 16:34
Los civiles deben en un comienzo participar en las negociaciones de paz,pues ellos han sufrido en carne propia la violencia y ellos no van a mentir pues ellos han sido victimas ya sea de las armas oficiales, de los paramilitares o de la guerrilla la palabra de ellos vale mucho.Despues como conclusión vendrán las negociaciones entre el gobierno y la guerrilla.¿Como pretenden conocer bien la querra si ellos no han sido victimas de ella?
Opinión por:

Nelsonk2

Jue, 11/08/2012 - 12:17
sI LA FAR (como dice furibe) se da cuenta de la tremenda oportunidad que tiene de incorporarse a la dinamica politica del pais, debera moderar sus discursos comunistiodes y ser mas realista, sin dejar de lado las reivindicaciones de las clases desfavorecidas.......cabeza fria sres de La far; y x favor sean leales a sus palabra. No es muy responsable estar en la mesa negociando y por otro lado dejar que se salgan de madre los muchachos en otros sitios del territorio nal.......
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio