Publicidad
Oscar Guardiola-Rivera 8 Ene 2013 - 11:00 pm

El nombre de las cosas

Oscar Guardiola-Rivera

Releer a Faulkner me ha hecho pensar en la habilidad de las mujeres para adaptar lo ilícito a un cierto molde de decencia.

Por: Oscar Guardiola-Rivera
  • 74Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-nombre-de-cosas-columna-395644
    http://tinyurl.com/a5cvdcx
  • 0
insertar

Amanda Feilding es un buen ejemplo de ello. Lleva cuarenta años trabajando desde la Fundación Beckley en Oxford contra los tabúes que mantienen nuestra ignorancia sobre la inveterada costumbre humana de intoxicarse para tocar el cielo.

Según ella, lo que uno hace con su conciencia no es de la incumbencia de nadie más. Por ello, el prohibicionismo respecto del uso de sustancias psicoactivas es una afrenta contra la libertad.

Los datos de sus investigaciones revelan que las políticas draconianas no lo suprimen. Y que en el caso de drogas como la marihuana los supuestos de tales políticas carecen de fundamento científico.

Dado que el consumo de cannabis constituye un 80% del uso ilegal de drogas, descriminalizarlo reduciría los efectos indeseables de la guerra contra las drogas.

Feilding enfatiza el hecho de que millones de personas, poblaciones enteras, continúan sufriendo lo indecible por causa de tales políticas. Propone reformar las convenciones de Naciones Unidas. En vez de “legalización”, prefiere hablar de control y “regulación estricta” por los gobiernos.

En los EE.UU. el prohibicionismo afecta de manera singular a los afroamericanos. En el resto de las Américas, latinos e indígenas sufren por causa de una política irracional. El prohibicionismo y la guerra contra las drogas son una forma de racismo.

La necesidad de denominar un problema social con precisión para poder resolverlo introduce a la segunda mujer en cuestión. Se trata de Paula Moya, literata de Princeton.

En una entrevista con el escritor caribeño Junot Díaz ella observó que en contraste con la actitud predominante entre buena parte de los escritores contemporáneos, para quienes la neutralidad política se ha convertido en condición para apelar a una audiencia despolitizada, la literatura de Díaz trata sin empacho sobre raza y capitalismo hoy.

Que Moya y Díaz llamen a las cosas por su nombre es crucial en una época en la cual algunos celebran el arribo de un supuesto consenso postracial en los EE.UU. De manera harto similar, en Latinoamérica ciertos escritores y comentaristas prefieren ignorar la importancia de lo racial en la política radical de países como Ecuador, Venezuela y Bolivia, o en la desafortunada de México y Colombia, que ha envenenado las relaciones entre éstos y la potencia del norte.

Hablar de “populismo” o “seguridad” en estos casos reafirma tabúes, profundiza la ignorancia y busca mantener políticas que son ellas mismas criminales.

Los verdaderos criminales son quienes se sirven de tales términos para estos propósitos, pero también los escritores cuando no llamamos a las cosas por su nombre.

  • Óscar Guardiola Rivera | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 17 personas rescatadas luego de incendio en el norte de Bogotá

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Vonf

Mie, 01/09/2013 - 14:43
Como "asesinatos extrajudiciales", ¿?, o falsos positivos o llamar migrantes a los desplazados o cambiar el letrero de fuera de servicio, de los buses de transmilenio por el de OK o en transito, da risa, en fin , en Colombia es usual y muy facil manejar la opinion de la poblacion si es adiestrada a traves de television.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Mie, 01/09/2013 - 13:54
El problema fundamental radica en la forma de semianalfabetismo en q s coloca a la gente q es "educada" en ese maremagnum sin pies ni cabeza, q es la educación básica en Colo mbia! Las tradiciones católicas, embrutecedoras, estan siendo remplazadas por otras igualmente embrutecedoras por parte de los llamados "cristianos", gentes entrenada, q han importado de USA formas "protestantes" del otrora Medievo en Europa, q en éste país ha tomado nuevas formas totalmente cerradas al capitalismo salvaje y la economía de la PIRAMIDE.Fromas bien efectivas para estupidizar pueblos y para q la pequeña burguesía o clase media, pueda vivir esa vida muelle basada en el servilismo y a esclavitud. Es parte importante del racismo del continente mancillado hace por mas de medio milenio por europeos y español
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mie, 01/09/2013 - 10:23
Una cosa llamada Colombia. Colombia es un país. Puede llamarse país, una cosa llamada Colombia? llamando las cosas por su nombre.
Opinión por:

chococruz

Mie, 01/09/2013 - 06:27
A veces lo universal del tema impide creer en verdades tan evidentes que lo simple se convierte en un galimatias. La guerra a las drogas o sustancias sicoactivas es un negocio lucrativo para el que lo regula o lo prohibe, así que la conclusión es muy sencilla, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.
Opinión por:

Boyancio

Mie, 01/09/2013 - 05:27
Yo, a decir verdad, ni entendí el mensaje, ni na que se le parezcas. Pero debo agradecer que me quedé pensando eso de que lo que importra es tener a la mayor cantidad de negros en las cárceles, pues como se sabe, los Usa tienen la mayor cantidad de presos en sus prisiones, y si le quitan la pena, pues...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio