Publicidad
Andrés Hoyos 12 Feb 2013 - 11:00 pm

El odio

Andrés Hoyos

El odio es una pasión fácil, sobre la cual Karl Kraus observa con agudeza que “tendría que volver a la gente productiva; de lo contrario, más le valdría amar”.

Por: Andrés Hoyos
insertar

No es exactamente el reverso del amor, pues es correspondido con mucha mayor frecuencia que su contraparte lúdica y suele ser más perdurable. El odio es la pasión predilecta en el Olimpo, en los palacios y en las telenovelas, más aún que el amor. Las fantasías del más allá son, por lo general, encarnaciones del odio. No hay extraterrestre bueno ni marciano bienintencionado. Tampoco hay infiel, o sea miembro de otra religión, que para el fanático de la propia no merezca ser odiado. Igualmente existen creyentes que, por no odiar a nadie, se odian a sí mismos. Vienen a la mente los santos de cualquier signo, gente con la que es mejor no mezclarse. Las religiones que dejan de odiar se debilitan y lo digo pese a que algunos creyentes me odiarán por decirlo.

La gente está convencida de que quien la odia es siempre inferior, pero de ser así el mundo estaría repleto de genios. No, el odio es ubicuo: se odian los sabios, los poetas, los Nobel de Literatura, los abogados de gran bufete y los barrenderos, y a veces por las mismas razones. Aparte de su abundancia, el odio tiene otro sesgo democrático: lo corriente es que los iguales odien a los iguales, así haya bastantes celebridades o potentados a los cuales es imposible no odiar.

El odio es la gran pasión de los excéntricos y de los solitarios, como Poe y Fernando Vallejo. Su lógica es: los odio (¿me odian?), luego no me mezclo con ellos. Y ojo que en esta categoría el amor tiene un alto potencial destructivo, por cuanto un excéntrico idolatrado se tambalea con facilidad.

Decía Alphonse Daudet que “el odio es la cólera de los débiles”, pero la frase no se sostiene pues la pasión abunda todavía más entre los poderosos. Ser poderoso, muchas veces, se asume como la autoexpedición de una patente de corso para odiar. El poderoso odia no sólo porque hacerlo no lo perjudica, sino porque le da réditos y alimenta el lado perverso de su egolatría.

Capítulo aparte es el de la política, actividad que con endiablada frecuencia es propulsada por el odio. El caudillo no sólo odia a sus adversarios —a todos en últimas los considera enemigos jurados–, sino que invita a sus seguidores a imitarlo y se vanagloria de ello. Claro, como en la profesión abunda el cinismo, se ve mucho que un odio político desaparezca por conveniencia o por el surgimiento de otro superior. El odio político es esa rara vertiente del fenómeno que suele tener un propósito.

El odio no siempre es destructivo. Grandes obras han sido alimentadas, aunque no dominadas, por el odio. Pienso, por ejemplo, en la Divina comedia de Dante; Dostoievski igualmente destiló esta pasión básica y cruda convirtiéndola en una escritura sublime, según se ve en Recuerdos de la casa de los muertos. En cambio, los odios genéricos sí son destructivos, pues a diferencia del odio individual, uno colectivo puede conducir, digamos, a la guerra.

Es difícil que el odio deje de ser visceral, o sea, que deje de implicar el deseo de aniquilar a la contraparte. Sin embargo, si queremos convivir y progresar tenemos que aprender a odiar de una manera más simbólica y abstracta, menos física. Dicho de otro modo, nadie nos pide que dejemos odiar, tarea imposible, sino que dejemos de matarnos por odio, algo muy distinto.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 02/17/2013 - 10:58
la emocion y pasion del odio no sólo es muestra la bajeza de lso debiles sino el miedo de los temorosos que culpables de sus pertenencias y atributos ilegitimos . el odio tambien es la expresion de los ignorantes y dogmáticos incapaces de encopntrar las razones de los otros, y se sientes culpablkes, resentido e iddignos de sus soledades y precariedades
Opinión por:

carimagua

Vie, 02/15/2013 - 12:37
ASOCIACION DE IDEAS: por unos momentos pensé que estaba hablando o se refería a ALVARO URIBE VELEZ, QUIEN SÍ ALBERGA EN SU PÉRFIDA ALMA RASTRERA UN ODIO VISCERAL A TODO AQUELLO QUE LO MOLESTE. EXCELENTE LA COLUMNA.
Opinión por:

antonydimarco

Mie, 02/13/2013 - 20:55
La mente es infinitamente amplia, todo lo que quieras decir es cierto y falso e incierto y factible.
Opinión por:

antonydimarco

Mie, 02/13/2013 - 20:55
La mente es infinitamente amplia,
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Mie, 02/13/2013 - 19:59
Que gran columna....creo que este sentimiento es que el que nos gobierna..subliminalmente.... Es el que lleva a toda la humanidad a su autodestruccion inevitable!! He escuchado la frase muy manida, del amor al odio existe un paso...creo que asi es!!! Acepto que existe un Dios, pero ese Dios ..a mi manera... Si ese ser existe..es el AMOR......DIOS ES AMOR....SI EXISTE EL AMOR...AHI ESTÁ DIOS!!!.
Opinión por:

The_Yard

Mie, 02/13/2013 - 13:58
Recuerdo bien a Luis de Garrido en una exposición de la U. en la que decía: "Nada agudiza tanto el talento humano como el odio". El simple deseo de callar a alguien por simple odio o por venganza genera (al menos a mi) buenos resultados. Concuerdo con otro comentario sobre lo agradable que es leer algo más abstracto y no sobre política ni economía ni canciones de cuna.
Opinión por:

lgallos78

Mie, 02/13/2013 - 12:38
Pienso que el ODIO,es una manifestacion de los seres humanos como reaccion a diferentes situaciones de tipo emocional,lleva a actuar irracionalmente y sin valores constructivos al ODIADOR,y a causar grave daño al ODIADO.Esta lesiva actitud lamentablemente y tragicamente se ha dado historicamente en la política Colombiana.El ODIO, lo vemos todos los días manifiesto cuando lasFARC desde el escenario de los DIALOGOS DE PAZ,invitan,expresan, determinan y ejecutan demencialmente a actos de violencia.Con Odio se expresan algunos columnistas de los medios escritos y hablados en el tema actual de nuestra política,y el ODIO destila en muchos de los ciudadanos que comentan éstos articulos.LA PAZ SE CONSTRUYE CON EL RESPETO A LOS DEMAS Y EL AMOR AL PROJIMO.
Opinión por:

ccdc

Mie, 02/13/2013 - 11:13
El odio no siempre es la razón para matar. Algunas veces simplemente es necesario defenderse de los terratenientes y su ambición
Opinión por:

Gildán Brunesky

Mie, 02/13/2013 - 08:18
Grande, cómo no. Resulta mejor dejarle a las vísceras el papel que les corresponde; demostrar que con calma podemos ser algo más que animales.
Opinión por:

doloresthomas

Mie, 02/13/2013 - 06:47
Esta columna sí le quedó bien buena. Le va mejor cuando trata temas más abstractos, en lugar de posar de especialista (economista, politólogo, crítico de arte, etc.).
Opinión por:

luispuyana

Mie, 02/13/2013 - 00:11
SÍ, EL QUE MÁS ODIA ES EL CAPITAL DEL FMI, SE LA PASA RECLAMANDO REBAJAR COSTOS LABORALES, tal como lo denunciaba Marx, al sostener que el Capital le tiene temor a las bajas ganancias así como la naturaleza le tiene miedo a la falta de gravedad, el capital vino al mundo haciendo chorrear sangre por todos los poros, por las altas ganancias son capaces de ir al patíbulo, Y ASÍ SUCEDIÓ EN EEUU, DONDE CONDENARON A UN BANQUERO A MÁS DE CIEN AÑOS DE PRISIÓN POR SER UNO DE LOS RESPONSABLE DE LA CRISIS EN EL 2008, Y PEOR FUE EN ISLANDIA, DONDE LOS BANQUEROS RESPONSABLES ESTÁN EN LA CÁRCEL, DONDE DEBE DE ESTAR ES TODOS LOS BANQUEROS.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio