Publicidad
Columnista invitado 31 Ene 2013 - 11:00 pm

Carril libre

El privilegio de los parapentistas

Columnista invitado

La Copa Mundo de Parapente, que se celebró del 15 al 26 de enero en Roldanillo, Valle, con la presencia de 125 pilotos de 27 países y la organización de la Federación Colombiana de Deportes Aéreos, es la ocasión para celebrar un suceso internacional de "alto vuelo" y hablar de un tema íntimamente ligado al movimiento olímpico, que demuestra cómo el deporte es más que músculos, victorias y derrotas.

Por: Columnista invitado
  • 30Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-privilegio-de-los-parapentistas-columna-402280
    http://tinyurl.com/n6myawa
  • 0
insertar

Esos parapentistas, que surcaron los limpios cielos vallecaucanos, con seguridad reafirmaron la admiración y el respeto por la naturaleza, disfrutaron del placer de la libertad total, del aire, que llena los pulmones de energía, del agua, fuente de vida, y del impacto visual de los hermosos paisajes que les regaló la naturaleza colombiana.

Los parapentistas tienen claro que la defensa del medio ambiente es vital para alcanzar la plenitud personal y deportiva. En los pasados Juegos Olímpicos Londres 2012, nada se movió sin que se pensara en el respeto por la naturaleza, en especial en la construcción de escenarios, tarea en la cual los británicos le dieron un ejemplo al mundo, tanto de reciclaje como de sostenibilidad, que, con seguridad, será copiado en el futuro.

“Pensar globalmente, actuar localmente” es otro de los principios básicos que han difundido organismos como la ONU y el COI, y significa aplicar los conceptos de la llamada “aldea global” a nuestra “aldea local”. Aquello que salvará al mundo, al inmenso mundo, al impenetrable universo, nace en cada milímetro de tierra que respetamos, en los escenarios deportivos, en los parques, en los bosques, en la selva virgen o en la ya colonizada, es decir, en donde se pueda disfrutar de la libertad, como lo hacen nuestros atletas, los mejores “embajadores de buena voluntad”.

Por fortuna, los jóvenes de hoy son cada día más conscientes de la importancia del medio ambiente. Somos los adultos quienes tenemos más dificultades para asimilar el grave problema del medio ambiente que hemos creado y ahora estamos heredando a las nuevas generaciones.

Ojalá fuéramos todos parapentistas, para poder observar ese hermoso mundo que Dios nos regaló y valorarlo como se merece.

 

* Ciro Solano Hurtado

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio