Publicidad
María Elvira Bonilla 5 Mayo 2013 - 11:00 pm

El riesgo de la verdad

María Elvira Bonilla

Nadie mejor que Ricardo Calderón entiende el sentido y compromiso profundo del periodismo de investigación.

Por: María Elvira Bonilla
  • 108Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-riesgo-de-verdad-columna-420301
    http://tinyurl.com/d4yyxwc
  • 0
insertar

Desde hace 18 años trabaja discretamente en la revista Semana, donde se inició como sencillo reportero de deportes recién egresado de la Universidad de La Sabana. Allí descubrió su vocación y pasión: investigar. Desentrañar información necesaria para los intereses de la sociedad, que se pretende mantener oculta para favorecer intereses particulares, generalmente oscuros. Y revelarla con valor y contundencia, como lo hizo con la parapolítica y luego con el famoso informe de las chuzadas del DAS, en el que puso al descubierto la aberrante manera como actuaba, desde la propia Presidencia de la República, la máquina del autoritarismo totalitario para encubrir felonías de Estado. Gracias a esta investigación, la justicia terminó mandando a la cárcel a altos funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe, y la exdirectora de la institución, María del Pilar Hurtado, huyendo para evadir su responsabilidad y la acción penal, protegida por las autoridades panameñas.

Calderón incursionó luego, y de qué manera, en un campo minado: el del intocable estamento militar. Hace dos años publicó su primer artículo, “Tolemaida resort”, donde desnudó la corrupción campante en la guarnición militar de Girardot, permitida por la laxitud en el cumplimiento de las medidas carcelarias que convertían la detención de los militares condenados por crímenes, muchos de ellos atroces, en un verdadero relajo lleno de privilegios, con el que exmilitares condenados pagaban su castigo mientras continuaban devengando su salario y acumulando tiempo para la pensión especial que tienen todos los militares. En ese entonces, el único resultado fueron las conocidas exclamaciones de rechazo por parte de las autoridades militares y el compromiso a realizar una “exhaustiva indagación”, una que otra sanción disciplinaria y remoción de cargos directivos en el penal.

Calderón sabía que esto era sólo el comienzo y siguió en su empeño hasta demostrar, con nuevas denuncias que publicó hace poco en Semana, que los privilegios e irregularidades continuaban. Y con descaro. Las escandalosas revelaciones, donde puede estar el origen del atentado, obligaron a los superiores militares a tomar medidas más drásticas, en contravía de lo habitual en esas instancias donde consideran que los “héroes de la patria” tienen derecho a un tratamiento excepcional, así estén condenados por desapariciones forzadas, torturas, falsos positivos.

Los dos trabajos de periodismo investigativo fueron premiados y en ambos casos Ricardo Calderón se abstuvo de subir al estrado a recibirlos, para no romper su pacto con la discreción. Rehúye las apariciones públicas, pocos lo conocen. No se deja tentar por las mieles del poder y sus trampas para cazar arribistas; procura preservar su independencia, necesaria para su tarea de aclarar hechos delictivos que comprometen no sólo a entidades del Estado sino a la sociedad en general. Perseverancia y obstinación que muy seguramente lo llevarán a ser el investigador del atentado del que se salvó porque no lo quisieron matar, hasta descubrir a sus verdugos.

Se trata, pues, de un gran profesional, escaso en nuestro medio y absolutamente indispensable para una democracia tan vulnerable como la colombiana, que no termina de consolidarse y donde campean la indolencia y la complicidad amiguista para tapar verdades.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Xembrador

Lun, 05/06/2013 - 20:02
Muy incierto su temita de hoy. Usted está más caída que los fósforos de Ferina y su apestosa tos.
Opinión por:

JDNA

Lun, 05/06/2013 - 11:27
Y a propósito, que ha dicho el temible alias Don Varito, con respecto a este caso? Porque ese tipo le tiene ganas al Periodista.
Opinión por:

JYEZIDD

Lun, 05/06/2013 - 11:22
Tipica situacion en Colombia en donde las balas acallan las verdades ademas de que padecemos de una indiferencia lastimera ya que pase lo que pase nunca pasa nada y el pueblo sigue viendo futbol y apoyando a sus mismos verdugos.Hasta ahora van muchos muertos que en un estado de inocencia y insania creen en la devolucion de sus tierras y lideran movimientos que como ellos estan destinados a sucumbir mientras que los paramilitares guerrilleros y jefes politicos se niegan a soltar el botin.
Opinión por:

morenoelesceptico

Lun, 05/06/2013 - 09:35
Están de moda los atentados contra los farianos: Maduro, Calderón, Teodora, narCoronell...
Opinión por:

Relator

Lun, 05/06/2013 - 09:10
M.E. y pajarilla es la misma cosa.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 05/06/2013 - 08:46
Los intocables.......................siempre le he dicho , quién se atreve a ponerle el cascabel al gato?
Opinión por:

Boyancio

Lun, 05/06/2013 - 07:44
Con la Tropa Tolondra que no se metan los periodistas, pues, te digo, María Elvira, que esas son cosas tan delicadas, que es menester tener un perro amaestrado por monseñor Ordóñez para que le recoja la cagá Alberto Rojas Ríos. Hasta que llegue el día que haya que cerrar el establecimiento por sustracción de sustancia, sea cuando nos cansemos de matarnos entre nosotros mismos... y con tu espíritu. Si, usted, señor campesino, no está de su agrado en la republiqueta, le recomiendo rezar dos padre nuestros, tres avemarías, y para la picada de culebras, la oración de la totumita: Aleja de mi, Señor, todo animal ponzoñoso, que ni la virgen María lo permita. Amen.
Opinión por:

morenoelesceptico

Lun, 05/06/2013 - 06:48
Lamentable el descuido de las Farc. en la custodia de uno de sus mejores miembros, y lamentable la puntería de los sicarios de las Fuerzas Armadas.
Opinión por:

Contradictor

Lun, 05/06/2013 - 08:45
..y se cree ciudadano de bien esta sabandija hijueputa.-
Opinión por:

Contradictor

Lun, 05/06/2013 - 08:43
Respete sabandija .-----------------
Opinión por:

elespectado

Lun, 05/06/2013 - 05:09
""Los Intocables". Atreverse a desnudarlos ante la opinión pública, es un delito de lesa patria que se paga con la muerte. Le coquetean a su alcahuete mayor porque él si está dispuesto a consentirlos.
Opinión por:

Alfredo O

Lun, 05/06/2013 - 00:23
En Colombia la prensa pocas, muy pocas veces es libre, pues generalmente tiene vínculos institucionales. Es el caso de los medios de comunicación de las universidades colombianas, por ejemplo Unimedios-Universidad Nacional de Colombia. El plagio docente, es un término ignorado por Unimedios, a pesar de múltiples denuncias de plagio docente en la Universidad Nacional de Colombia, expuestos en el portal www.plagiosos.org Igual podrá decirse de los medios de comunicación en la Universidad Pontificia Bolivariana, en relación con el reciente caso expuesto de plagio en la revista "Escritos", de la Facultad de Filosofía y Letras de la UPB. La búsqueda y revelación de la verdad requiere independencia y valor civil, que pocas veces existe. Visite www.plagiosos.org
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio