Publicidad
Ricardo Bada 9 Jun 2011 - 11:00 pm

Yo soy como el picaflor

El secreto postal

Ricardo Bada

En 1979, un colega chileno que cumple años el mismo día que yo, tenía un aniversario redondo y conseguí para él —como regalo especial— un ejemplar de un libro casi inasequible, porque se trata de una edición no venal. Pero como tengo amigos hasta en el Infierno...

Por: Ricardo Bada
  • 13Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-secreto-postal-columna-276275
    http://www.elespectador.com/opinion/el-secreto-postal-columna-276275
  • 0
insertar

Cartas a Laura era un libro de por sí magnífico porque en él se publicaban por primera vez los textos de 28 cartas y 17 tarjetas postales que Neruda envió a su hermana Laura, en Chile, desde los distintos consulados donde se desempeñó en Asia: Rangún, Colombo y Batavia (hoy Yakarta), y además desde Shanghái, Buenos Aires, París e incluso alta mar, a bordo del vapor holandés P. C. Hooft, en el que regresaba a Chile con su primera esposa, la neerlandesa Maruca, madre de su hija hidrocefálica, de la que nunca quiso saber nada.

Pero la excepcionalidad de Cartas a Laura consistía en que además del texto de las cartas  y postales, al final del libro, en una cartera especialmente diseñada para ello, se incluían los facsímiles de 23 de esos documentos, fiel y primorosamente reproducidos en todos sus detalles, incluso el tipo de papel. Un auténtico lujo, una joya como objeto es este libro.

Y como tal se lo regalé a mi colega chileno, Alfredo Herzka, tal día como hoy, un 10 de junio, en su 50° cumpleaños. Por supuesto lo estuvo hojeando y me lo agradeció muchísimo: él era y es un nerudiano fervoroso.

Así es que ahora podrán entender muy bien la morrocotuda sorpresa que me llevé al día siguiente, al verlo aparecer de nuevo en mi despacho, con un fajo de papeles en la mano y una sonrisa socarrona, diciendo al mismo tiempo que lo extendía con intención de devolvérmelo: “Hay que ver lo despistado que eres, Ricardo; en ese libro que me regalaste ayer, tenías, traspapeladas, un montón de cartas personales tuyas”.

Eso me dijo mientras me quería devolver los facsímiles de las cartas de su amado Neruda.

Todos los amigos a quienes les conté esta anécdota, todos, han reaccionado diciendo algo así como que mi colega era un idiota además de un analfabeto. Yo, por el contrario, sostengo que es una de las pocas personas que conozco de la que sé decir, con toda seguridad, que respeta uno de los secretos que debieran de ser más inviolables: el secreto postal.

¿O ustedes creen que si él hubiese leído, aunque sólo fuese uno de los facsímiles, me los habría devuelto? Gracias pues a ese libro, supe a ciencia cierta que determinadas conductas humanas, a primera vista estúpidas y hasta propias de analfabetos ignorantes, en realidad son todo lo contrario y demuestran una profunda dignidad personal y un impresionante respeto al prójimo. Gracias, Alfredo, por esa lección.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Asonal define en asamblea términos para irse a paro
  • P. Diddy prefiere la cola de Jennifer Lopez a la de Kim Kardashian
  • Diez personas han sido decapitadas en Siria por el Estado Islámico

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pelanga

Mie, 06/15/2011 - 21:21
que bonito
Opinión por:

suesse

Vie, 06/10/2011 - 21:21
Ahh....la privacidad!!! Derecho de poco entendimiento en tierras indómitas como estas.....gracias por su artículo!
Opinión por:

Grafernandez

Vie, 06/10/2011 - 20:33
¡Feliz cumple, Bada! Un abrazo grande desde Aryyyyentina. En cuanto a la buena acción de tu amigo, lamento desilusionarte pero creo que yo no hubiera resistido la tentación de leer las cartas. Aunque más no sea un poquito, para ver de quién eran. Y sin sentirme culpable, como no me he sentido culpable ninguna de las veces que le revisé los bolsillos a mi ex. Soy absolutamente consciente de mis actos, hasta de los más miserables.
Opinión por:

pensador

Vie, 06/10/2011 - 14:19
sabias palabras reproducidas prudentemente por las acciones de uribe en 8 macabros años en el poder
Opinión por:

nahuel

Vie, 06/10/2011 - 12:42
Feliz cumpleaños
Opinión por:

Josetenene

Vie, 06/10/2011 - 09:54
"Ni ojo en carta, ni mano en plata" Decía mi abuelo Venancio; con toda seguridad tu amigo Alfredo era de esa misma estirpe de la que ya muy pocos quedamos. Desde aquí, otra vez mi felicitación por su cumpleaños y el agradecimiento por dejarme aprender de Usted.
Opinión por:

Contradictor

Vie, 06/10/2011 - 09:34
Lo hemos estado extrañando señor Bada.
Opinión por:

Pedro Quirós

Vie, 06/10/2011 - 00:38
Que lección mas grande. Tristemente y con vergüenza digo que yo hubiera mirado.
Opinión por:

es así

Jue, 06/09/2011 - 23:38
Feliz Cumpleaños don Bhada, Lo he extrañado estos viernes en que no ha publicado sus columnas. Pues sí, mucha gracia, yo las hubiera abierto a ver que eran esos papeles.
Opinión por:

es así

Sab, 06/11/2011 - 03:28
Don Ricardo, disculpe que como regalo de cumpleaños le regalé una h a su apellido.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio