Por: Carolina Botero Cabrera

El Senado abre algunos datos

El Senado viene trabajando en datos abiertos. Es una iniciativa interesante, necesaria y aplaudida que deseo salga bien pues marcará la pauta para muchas otras ideas.

Lanzaron la aplicación “Mi Senado” que incluye en sus funcionalidades conocer en tiempo real asistencia y votaciones en plenarias. Además, abrieron un concurso que promueve hacer visualizaciones a través de cinco retos.

Es pronto para evaluar esta iniciativa, pero puedo plantear temas que permitirán ir haciéndolo:

1. Aunque el concurso parece diseñado para emprendedores, los datos abiertos también son útiles en procesos de transparencia estatal, por tanto, sirven de insumo para organizaciones no gubernamentales y de interés social que tienen otras lógicas. ¿Cuál será la estrategia para esos casos?

2. Congruente con la filosofía de lo abierto, las condiciones del concurso obligan a que se publique en abierto. Para permitir que otros reutilicen sus desarrollos ampliamente. En cambio “Mi Senado” es una app cerrada. ¿Cómo se justificará esta incongruencia?

3. Aunque se necesitan data sets para los cinco retos, se han publicado dos data sets, asistencia y votaciones, que están desactualizados (abarcan enero–abril). Para tres retos lo que ofrecen es un PDF (conflictos de interés), una hoja de cálculo con enlaces a información de cada proyectos legislativo 2016-2017 y sugieren visitar las páginas de cada senador para conocer su hoja de vida. ¿Cómo harán esto a futuro? Sin sets de datos actualizados no hay proyectos sostenibles. Además deberían actualizarse en tiempo real, de lo contrario no sirve para control efectivo por la propia ciudadanía.

4.Para que un dato sea abierto no basta con que se publique y se permita a otros usarlo. Hay una serie de requisitos legales y técnicos que es lo que garantiza esa reutilización y que permite manipularlos con APIs. Por eso enlaces a hojas de cálculo o PDF no cuentan como datos abiertos, por ejemplo. ¿Cómo están pensando en mantener estándares de lo abierto?

Frente a una iniciativa tan ambiciosa puede ser útil, para medir avances en su implementación, conocer el plan. Es decir, un documento que explique metas, tiempos y su proyección (para ver incluso si pasarán de un proceso de apertura por oferta a uno por demanda, como debería ser un proyecto de datos abiertos del sector público). Me entusiasma seguir su avance.

Buscar columnista