Publicidad
César Rodríguez Garavito 5 Nov 2012 - 11:00 pm

El sexto sentido de Six Senses

César Rodríguez Garavito

Con el engañoso "acuerdo" con los indígenas de la Sierra Nevada quedó claro que la empresa Six Senses está dispuesta a usar todos los sentidos de su nombre para construir, a como dé lugar, un hotel de lujo en el Parque Tayrona.

Por: César Rodríguez Garavito
  • 221Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-sexto-sentido-de-six-senses-columna-385314
    http://tinyurl.com/cpp4zpw
  • 0

El primer sentido que aguzó fue el olfato. Ante la oposición del Gobierno, la opinión pública y las autoridades políticas indígenas, los socios del proyecto buscaron aliados en otros sectores dispersos. Con el olfato político del que sabe que divide y reinarás, improvisaron un “proceso de concertación” con algunos mamos y un puñado de indígenas. Poco importaba que no estuvieran las autoridades del Consejo Territorial de Cabildos (CTC), que la Corte Constitucional ha reconocido como la instancia legítima para las consultas con los pueblos de la Sierra. Se trata de “una artimaña jurídica de la empresa para evitar realizar la consulta y una actuación de mala fe, sabiendo ellos cuál es el procedimiento con el CTC; en vez de eso, eligieron hacer una supuesta concertación con un sector de los pueblos”, como me dijo Jaime Arias, el reconocido gobernador del pueblo kankuamo.

Los promotores del proyecto saben también que las cosas entran por los ojos; que la visión es el más poderoso de los sentidos. Por eso se cuidaron de registrar la reunión en un impecable video contratado para la ocasión, con todos los ingredientes necesarios: el paisaje de la Sierra, unos cuantos rostros y atuendos indígenas, la firma de un “acta de acuerdo” y un nativo que declara que “ya no es necesario un proceso de consulta”.

Pero la visión comercial no va de la mano con la visión jurídica. Como lo dijo la Corte Constitucional en un caso similar en la misma Sierra (la construcción del puerto de Brisa S. A. en Dibulla), cuando se hacen “contactos aislados con voceros de las comunidades indígenas, ellos no satisfacen los requerimientos jurisprudenciales en torno a la consulta formal con autoridades representativas” (Sentencia T-547 de 2010). Además, la consulta no es un ejercicio espontáneo entre empresas y comunidades. “La entidad responsable de adelantar la consulta con las comunidades potencialmente afectadas… es el Ministerio del Medio Ambiente”, recordó la Corte.

Los socios del hotel también afinaron el oído. Habrán escuchado que las empresas interesadas en los territorios indígenas suelen propiciar la división de las comunidades para negociar directamente con el sector más favorable. “Es una forma para que los pueblos nos dividamos”, me contó Pedro Loperena, dirigente de una organización representativa del pueblo wiwa de la Sierra (Wiwa Yugumaiun Bunkuanarrua). Lo mismo pasó con los embera-katío en Córdoba, que terminaron escindidos por la construcción de la represa de Urrá. La historia parece repetirse con las decenas de “preacuerdos de consulta previa” que el Cerrejón está impulsando con comunidades wayúus sobre el plan de desviar el río Ranchería, según la denuncia del exministro Manuel Rodríguez.

El tacto y el gusto no son el fuerte de Six Senses. Del primero hubo mucho en los abrazos y apretones de manos con algunos indígenas frente a las cámaras. El tacto político fue menos abundante: el episodio terminó sirviendo para que se difundiera la noticia de la participación de varios de los socios del proyecto o sus familias en el escándalo de AIS. De ahí el gusto bastante amargo que deja todo el episodio.

En los seres humanos, el sexto sentido es el que permite orientarnos y ubicarnos. Gracias a él coordinamos los movimientos del cuerpo y tenemos noción de lo que nos rodea; sin él, nos tropezaríamos y atropellaríamos a los demás. Es irónico, pero parece que Six Senses carece del sexto sentido. Porque no termina de entender que se mueve en un terreno donde hay reglas, autoridades y comunidades que no se puede llevar por delante. Es hora de que el Ministerio del Ambiente y la Dirección de Parques lo pongan en su sitio.

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Dicen que embajador de Colombia en EE.UU. defiende industria norteamericana
  • Ucrania impone impuesto de guerra para costear ofensiva contra los rebeldes

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • "En mi nombre no, por favor"
  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

vas_a_morir_moe_wiiii

Mar, 11/06/2012 - 23:45
Nada de hoteles dentro del Tayrona. ¡ES UN RECINTO NATURAL SAGRADO!
Opinión por:

Jane_Doe

Mar, 11/06/2012 - 23:39
Lo que está ocurriendo muestra la clase de compañía que realmente es "Six Senses", de inescrupulosos negociantes, los supuestos pergaminos ecoturísticos , premios y reconocimientos atribuidos por JM y Francisco Santos a ese grupo son o fachada o sofisma de distracción. Nada raro que los hoteles de lujo que tiene Six Senses www.sixsenses.com estén todos ubicados en países tercermundistas y corruptos (Tailandia, Vietnam), y que nada de su liderazgo se ejerza en países desarrollados reconocidos por su ecoturismo (Nueva Zelanda, Canada, Australia). El poder de las redes sociales debería servir para denunciar al mundo, ojalá en varios idiomas, en qué consiste el "liderazgo" ecoturístico de Six Senses.
Opinión por:

ALEJAROT

Mar, 11/06/2012 - 21:20
El pueblo soy " yo , tu y el y ellos" , asi qué si no estamos de acuerdo con la construcciòn no se construye y punto. Dejemos de ser cobardes y entendamos de una vez por todas, que si reclamamos un derecho legal, nada ni nadie podra imponer su voluntad, por mucho dinero que diga tener y menos tratandose de un organismo extranjero. La vos del pueblo es la vos de Dios.
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Mar, 11/06/2012 - 19:13
no a los hoteles en el tayrona! queremos que sea para el pueblo colombiano
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 11/06/2012 - 10:22
Deberíamos hacer un listado de familias que han hecho daños históricos en Colombia, y proponer al menos una condena social contra ellas. No es posible que durante décadas los Dávila, Vives y Gnecco hagan y deshagan en Santa Marta, y el pueblo los siga tratando como señores feudales, que hasta derecho de pernada tendrán. En el Valle, Antioquia, los Santanderes, la Costa y el Centro del país, es hora de poner en evidencia a un puñado de pillos que heredan privilegios anti-democráticos, y siempre operan en contra del 99% de la población. El Tayrona es de TOD@s los Colombian@s, y especialmente de los pueblos originales de ese, uno de los lugares más hermosos del planeta.
Opinión por:

ChapultepecDF

Mar, 11/06/2012 - 10:22
Los señores de Six Senses no tienen sexto sentido pero si tienen dinero para comprar conciencias y ellos saben que en Colombia TODO se puede comprar, por eso el país pertenece a las multinacionales y los grupos económicos y es más importante el oro que el agua y los gobiernos dan las licencias de todo dependiendo del billete que quede en los bolsillos de los funcionarios.
Opinión por:

Condoricosas

Mar, 11/06/2012 - 10:04
La construcción del hotel Six Senses es ilegal, en la medida en que las tierras sobre las que planea construirse fueron adquiridas de manera irregular, muy seguramente con el auspicio de narcoparamilitares y funcionarios corruptos. Lo primero es que se devuelvan las tierras usurpadas. Luego, sí debatiremos sobre el ecoturismo y la conveniencia o no de hoteles en parques naturales.
Opinión por:

Caminante7900

Mar, 11/06/2012 - 07:23
Sentido pésame por la desaparición del Ministerio del medio ambiente... Nunca hizo honor a su razón de ser; Proteger el ambiente
Opinión por:

AliFerzat

Mar, 11/06/2012 - 07:17
Mientras Six Senses prouduce un comunicado mentiroso, la empresa Cerrejon seduce a la etnia Wayu con cabras y chivos para acomodar su proposito de desviar el rio Rancheria. La pregunta es: donde esta el gobierno ??????
Opinión por:

rabil

Mar, 11/06/2012 - 06:10
Ya es hora de denunciar la desaparición del Ministro de Ambiente pues ni fu ni fa. Igual pasa con la explotación minera "legal" que avanza con nadadito de perro en detrimento de nuestra mayor riqueza. Que alguien le recuerde al Ministro que le llegó la hora 20 y no ha hecho nada, que pueda verse y medirse.
Opinión por:

emalgenio.com

Mar, 11/06/2012 - 05:14
No vale que el pueblo diga NO . Ellos quieren hacerlo y lo haran por encima de quien sea, sino ahora mas tarde. Pero lo haran.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 11/06/2012 - 04:15
Cual mascotas ecológicas y antropológicas. sumercé, se seguirán tomando a las etnías del Interior y de la tierra del litoral invadida por el centralismo corrupto bañado en papurreta populista; pues hágase o no el hotel en el Parque Tayrona, las comunidades indígenas seguirán en las mismas condiciones de inequidad y ofensa, sin igualdad de oportunidades, sea que su justicia y sus jueces, jamás de los jamaces tendrán los sueldos y canongías para nombrar en la planta de personal fijo a sus parientes en la Procuraduría. Ni lo sueñan, ni se lo imaginan, ni na. Pura papurreta, namá.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio