Publicidad
Lorenzo Madrigal 24 Feb 2013 - 11:00 pm

El sucesor imposible

Lorenzo Madrigal

No me refiero al cardenal Tarcisio Bertone. No.

Por: Lorenzo Madrigal
  • 6Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-sucesor-imposible-columna-406673
    http://tinyurl.com/mfymt87
  • 0

Mi tema es Pachito Santos, hoy precandidato del uribismo al trono colombiano. Asunto rayano con el humor. Ni por su condición divertida ni porque el juego de sucesión pueda darse entre dos Santos Calderón, es posible imaginar a Pacho Santos en el partidor presidencial del 2014. Delfines ambos del gran poder periodístico de los Santos Castillo.

Por opuestos que sean los dos primos “políticos”, en realidad primos hermanos por partida doble, entre ellos todo se arregla en un almuerzo, a decir del propio Pacho. No sería tolerable, sin embargo, que el uno sucediera al otro o, lo que ocasionaría peor confusión, que los dos compitiesen por un mismo turno presidencial.

Pero ocurre que Pacho tiene el mejor puntaje en encuestas, dentro de la precaria nómina uribista. Porque los sondeos registran, antes que otra cosa, el grado de conocimiento popular del cual goza una persona. Ya la prensa redujo los precandidatos de Uribe a los de origen estrictamente liberal y descartó al menos a dos conservadores que le siguen el paso muy de cerca al ganadero de El Ubérrimo. Uno de ellos, José Félix Lafaurie, igualmente ganadero, no muy conocido por la opinión, el más recalcitrante opositor de quienes acosan, boletean y secuestran a los empresarios del agro.

La otra menos opcionada por conservadora es la precandidata Martha Lucía Ramírez, dura militarista y locuaz expositora, a quien tal vez le cortaron el chorro antes de que iniciara una imparable campaña verbal.

Óscar Iván Zuluaga produce algún desánimo y su rostro necesitaría, antes que nada, un diseño de sonrisa electoral; Carlos Holmes es de nombre resonante para la vieja generación, pero fue más conocido su padre y permanecía más en el país. Fernando Londoño no sólo está impedido por conservador sino por la Procuraduría, dueña de vidas y haciendas, desde los tiempos del procurador Maya.

No sabría con cuál otro puede salir Uribe, altavoz en mano, como cuando perifoneó a Peñalosa para una segunda alcaldía, que se malogró. No lo veo haciendo pregones por otro Santos, no le ocurra lo mismo dos veces. Por lo demás, las disputas internas de la familia Santos, saltaron ya a la esfera pública y al más alto nivel político.

Ahora, para tomar algo en serio el programa que ya esboza el precandidato Pacho (“Don Francisco”, para la W), nada menos que el de federalismo en la Colombia de hoy, pienso que tal cosa equivale a entregarle departamento por departamento a las diferentes guerrillas u organizaciones criminales dominantes en cada región.

Perdón, llaman a la puerta: a última hora suena alguien más por el uribismo: el un tanto impreciso general Óscar Naranjo. Me asalta un mal pensamiento, el de su gran parecido físico (por fortuna solamente físico) con mi general Jefe Supremo, Gustavo Rojas Pinilla, el del binomio Pueblo-Fuerzas Armadas.

  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Este golazo marcado en Italia le da la vuelta al mundo
  • Nuevo protocolo para mujeres víctimas

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio