Publicidad
Juan Gabriel Vásquez 4 Oct 2012 - 11:00 pm

El sufrimiento: de eso se trata

Juan Gabriel Vásquez

Leo en la revista Semana una noticia —“Eutanasia, la nueva confrontación entre liberales y conservadores”— sobre el proyecto de ley que, en palabras de la revista, “busca reglamentar el derecho a una muerte digna”.

Por: Juan Gabriel Vásquez
  • 126Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-sufrimiento-de-eso-se-trata-columna-379407
    http://tinyurl.com/mo338pb
  • 0

Dice la revista: “Juan Carlos Vélez (la U), de tendencia conservadora, anunció que se opondrá a leyes que pretendan acabar con la vida”. Y también dice que otro conservador, Hernán Andrade, avisó de la oposición de su partido a la iniciativa. “Hemos sido el partido defensor de la vida”, dice la revista que dijo Andrade, “sospecho que votaremos en contra”.

Es uno más de los varios debates que habrán de definir si Colombia es un Estado laico (como dice esa afligida Constitución nuestra que ni a la U ni a los conservadores parece importarles demasiado) o un Estado confesional. Y es, además, un debate importante que no atañe sólo a los enfermos terminales y a sus familias, sino que definirá mucho más, y merece llevarse a cabo con altura. Por eso no es demasiado esperanzador el comienzo que pinta la revista Semana: un congresista diciendo que se opondrá a leyes “que pretendan acabar con la vida” y otro que define a su partido como el “defensor de la vida”. Fieles a su tradición, los congresistas conservadores dejan el debate por el suelo con simplificaciones groseras, y uno se ve en la penosa obligación de recordarles, a ellos y a sus votantes, que las cosas son harto más complejas. Pero la complejidad —la noción de que en estos debates haya un conflicto humano, que son seres humanos los que sufren las consecuencias, y que el asunto no se puede quedar en eso de que sólo Dios da la vida y sólo Dios la quita— no es muy bien recibida en estos partidos. Y eso es lo grave.

Hablo de debates en plural porque el de la eutanasia, como verá sin duda el lector, gira alrededor de los mismos principios y conflictos que el otro gran debate colombiano del momento: el del aborto. Los conservadores hablan mucho de defensa de la vida, pero lo que omiten invariablemente, cerrando los ojos con fuerza, es que estos debates son difíciles porque lo que se juega en ellos es, en últimas, nuestra relación con el sufrimiento. O más bien: son debates sobre el derecho que tenemos (como sociedades, como sistemas legales) a permitir el sufrimiento ajeno cuando podríamos evitarlo. Condenar al sufrimiento: eso es lo que hace quien niega a una mujer embarazada el derecho de abortar cuando ha sido violada, cuando corre el riesgo de morir como consecuencia del embarazo, cuando puede dar a luz a un niño tan enfermo que su vida sea insoportable o indigna. Dejar que otro sufra: es lo mismo que hace quien se opone a eso que se llama suicidio asistido. ¿Tenemos derecho, deberíamos tener derecho a mirar para otro lado mientras alguien sufre? Me parece claro —moralmente claro— que no.

Los medios han permitido (y nosotros, los ciudadanos, les hemos ayudado) que el debate se establezca entre los principios “morales” y “religiosos” de un lado y los “laicos” y “científicos” del otro. Es un error conceder esa petición de principio: que la moral está del lado de la religión. Lo inmoral, y es lamentable que esto no sea evidente para todos, es dejar que otro sufra o causar sufrimiento pudiendo evitarlo. Y lo moral —y la razón de ser de la sociedad— es lo contrario.

  • Juan Gabriel Vásquez | Elespectador.com

  • 0
  • 27
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 'Que la Fiscalía siga buscando'
  • Prórroga para alcaldes y gobernadores hasta 2018
  • Crece la coalición antiterrorista

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio