Publicidad
Pascual Gaviria 26 Feb 2013 - 11:00 pm

Rabo de ají

El tiempo perdido

Pascual Gaviria

Hace tres años se debatía en Medellín la legitimidad de un pacto entre los jefes de los combos armados. Una comisión liderada por la Iglesia intentaba desde las cárceles que se respetaran espacios comunes en los barrios.

Por: Pascual Gaviria
  • 192Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-tiempo-perdido-columna-407089
    http://tinyurl.com/alohcof
  • 0
insertar

Los homicidios comenzaron a bajar apenas una semana después del esbozo de algunos acuerdos mirados con sospecha y esperanza desde las oficinas públicas. Es triste decirlo pero en Medellín el Estado cuenta las víctimas y los capos deciden si las cifras mejoran y podemos hablar de esperanza, o si se debe acudir a las frases negras de siempre. Mientras en Bogotá se habla de las riñas y la intolerancia como principal causa de homicidio, una ciudad con el problema de los borrachos de puñal, Medellín sufre con los altos y los bajos de una industria criminal, incubada por los narcos, que luego de cerca de 25 años ha tendido un manto social y geográfico propio.

Esa realidad desborda siempre las administraciones locales. En muchos barrios el Ejército y la Policía son requeridos y repudiados al mismo tiempo; se clama por su presencia pero se desconfía profundamente de sus acciones, y no pocas veces se toma partido por los “muchachos” perseguidos. La lógica compleja que implica un poder mafioso donde se mezclan relaciones familiares, política menor, acceso a recursos públicos, monopolio de negocios legales e ilegales, parece imposible de resolver desde los escritorios. El camino más fácil es la negación de los problemas seguida de una triste resignación. Muy pronto el alcalde Aníbal Gaviria parece haber tomado esa vía. Sus silencios, sus énfasis para cubrir los males con los telones del espectáculo no sólo le hacen daño a su imagen. Medellín está parada desde hace mucho sobre un inestable equilibrio, y la administración debe mover sus cargas todos los días para evitar desastres mayores. Aquí el liderazgo en los temas de seguridad no es una virtud sino una obligación.

Muchas veces, durante la administración anterior, Alonso Salazar fue criticado por dedicar casi todo su tiempo a enfrentar el poder de los jefes armados en la ciudad. Para muchos, Salazar confundía el papel del alcalde con el del secretario de Gobierno o el de comandante de Policía. Ahora nos damos cuenta de la importancia que tiene enfrentar ese poder desde la cabeza de la administración: señalarlo, hacerlo visible para todos los ciudadanos y no sólo para los organigramas de la Dijín.

En los últimos diez años se han dado diversos debates sobre la manera de enfrentar la criminalidad en la ciudad: la operación Orión, la sospecha de la “don bernabilidad” que incluía un proceso con el Estado central, la persecución directa desde La Alpujarra, la búsqueda de unos pactos de apaciguamiento. Hoy el debate se ha convertido en un reclamo: la obligación de tomar decisiones distintas a la creación de una fantasmal secretaría de seguridad. La administración ha cedido la iniciativa en el combate y en el análisis de lo que pasa en la ciudad. Los pillos mandan en la acción y las ONG hacen el diagnóstico. Mientras tanto, el alcalde habla de una consejería para las comunas. Todo me recuerda a los tiempos de Belisario, cuando esta historia comenzaba.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 12
  • Enviar
  • Imprimir
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pensador

Sab, 03/02/2013 - 13:25
pobre medellin con tantas y tantas bacrim y sin un solo paisa honesto
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 02/27/2013 - 18:17
Asi mismo de todo se ha intentado en medellin, no ha faltado la inversion en infraestructura, en educacion, en servicios publicos, con todos los sectores, la industria, comercio, agricultura, gobiernos de derecha y de centro, en fin.....haber pues... donde esta la bolita...?
Opinión por:

LFCHEE

Mie, 02/27/2013 - 15:37
Tu lo has dicho: por enfrentar el problemas como debia enfrentarlo salazar ha sido inhabilitado 12 años por el corrupto y fiestero Procurador de la Nacion...y ahora que no está salazar quien nos defiende?
Opinión por:

ferchogomez7

Mie, 02/27/2013 - 13:43
Pero si la solucion,a este y toda la problematica Nal., la tenemos en nuestras manos,es solo,dejar nuestra mezquindad,egoismo,pereza,miedos y empezar a Leer,PENSAR,Estudiar nuestra Historia y/o Constitucion,para asi entender el xq?,causas,concecuencias y Soluciones(reales) a este y toda la problematica Nal..,sabriamos q'es?una Democracia y Lo Fundamental,q' dejariamos nuestra IGNORANCIA POLITICA,principal Enfermedad q' nos corroe.
Opinión por:

nuestra tierra

Mie, 02/27/2013 - 11:12
Esta columna reseña muy bien los fenomenos que hace rato se han cocinado en la ciudad de la eterna primavera. pero alude solo a fenomenos. En el fondo esta crisis de la ciudad significa que la elite antioqueña, abandono su proyecto político de ciudad y la acción mafiosa le es funcional a un proyecto economico de acumulación. Solo una fuerza social y política proveniente de lo más profundo de la conciencia de este aguerrido pueblo puede sacar a la ciudad y la región de su ruina moral y politica.
Opinión por:

Adamar33

Mie, 02/27/2013 - 07:44
No hay ciudad en Colombia, donde no se haya consolidado tanto el poder del crimen organizado como en Medellìn. El "avispado emprendedor paisa" convirtiò a la ciudad en un botìn de robo, extorsiòn, boleteo, microtràfico de drogas con "las ollas" que producen gigantescos dividendos. Gran parte del comercio formal e informal de Medellìn debe "pagar vacuna". En las comunas pobres de la ciudad, todo tiene un precio, salirse de esa consigna es una sentencia de muerte. Las comunas son el ejemplo de una ciudad que està en manos del crimen. Y la Alcaldìa perdiò el control. El centro de Medellìn es un estercolero de crimen, degradaciòn, miseria y atraso en todos los nìveles. El comercio y buena parte del aparato productivo del otrora solariego centro de Medellìn, debe "pagar vacuna.
Opinión por:

stefano donato

Mie, 02/27/2013 - 15:44
Y le quedó faltando ..........se quedó cortico
Opinión por:

Adamar33

Mie, 02/27/2013 - 07:10
Los ùltimos siete alcaldes y el actual, han sido unos incopetentes, ineptos que han pasado de agache ante la violencia de la ciudad, han sido cobardes, tìmidos y blandos para enfrentarse a los jefes de los clanes mafiosos. Por ejemplo. un payaso como Fajardo hizo tratos con don Berna para que los criminales, manejaran sus negocios de muerte con una intensidad de bajo perfil, bajando las estadìsticas de homicidios pero el crimen organizado quedò intacto con su siniestro poder. Por ello, el oportunista politequero con ìnfulas presidenciales, saliò con la imagen de un eficiente alcalde. La situaciòn de Medellìn es tan grave que sòlo los que la hemos recorrido e investigado sobre el crimen organizado, sabemos que es una ciudad fallida, maquillada como una gran ciudad.
Opinión por:

Adamar33

Mie, 02/27/2013 - 06:42
Magnìfica su columna sobre la actual situaciòn de Medellìn porque usted Pascual, hace una sìntesis destacada de la grave y laberìntica violencia que padece una ciudad que se intenta vender al mundo como la ciudad maravilla. La ciudad emprendedora, innovadora; la gran ciudad con atisbos de metropoli y aires de gran ciudad. Puras mentiras. Medellìn es una ciudad que huele a muerte, hiede a descomposiciòn social; apesta a degradaciòn moral. Una ciudad que desde el innombrable gran capao de capos, el gran legado que le dejò este monstruo a la ciudad, fue haber creado con inteligencia diabòlica, la estructuras bàsica de un poder mafioso, de corte siciliano y napolitano, La ciudad de Medellìn està en manos del crimen organizado paisa, su maquinaria es tan sòrdida como letal y poderosa.
Opinión por:

stefano donato

Mie, 02/27/2013 - 15:43
Este señor parece que sí sabe de que esta hablando. Todo es cierto
Opinión por:

Klamity

Mie, 02/27/2013 - 06:16
El problema de seguridad en Medellìn esta, de sobra, sobrediagnosticado. Se sabe donde estan los malos, quienes son y que hacen. Pero por duro que suene, el diàlogo ha demostrado su inutilidad cuando se hace con personas que no quieren oir. Y tratar con manos de seda a un pillo armado, que , ese si, no tiene empacho en asesinar hombre mujer o niño por cualquier cosa y que en su horizonte no tiene la menor intenciòn de ganarse la vida trabajando, es ilusionarse con un sueño. Por cruel que parezca, las infulas de estos delincuentes asesinos proviene de su convicciòn de la impunidad con que actùan y su ìntima convicciòn de que nadie se atreverà a confrontarlos con verdadera decisiòn. Pero en Colombia la sal se corrompe y la ley esta plagada de jueces venales y delincuentes con placa.
Opinión por:

chococruz

Mie, 02/27/2013 - 04:26
La gran aberración radíca en que todos estos grupos delincuenciales, no solo en Antioquia si no en todo el país, estan intimamente ligados con la gran mayoria de politicos y partidos politicos, una mezcla explosiva y mortal para toda la sociedad pero muy dificil de terminar porque brinda reditos politicos y economicos. Mientras tanto el Estado se ha vuelto un hibrido entre la legalidad y lo delincuencial.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio