Publicidad
Alberto Donadio 27 Oct 2012 - 11:00 pm

El último huitoto

Alberto Donadio

Es encomiable el perdón que pidió el presidente Santos a los indígenas de la cuenca amazónica por las atrocidades cometidas hace un siglo durante la fiebre del caucho.

Por: Alberto Donadio
  • 10Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/el-ultimo-huitoto-columna-383617
    http://tinyurl.com/l3227fm
  • 0

Encomiable porque el perdón se pide pensando en los indígenas, en los sobrevivientes de las víctimas. “En nombre del Estado colombiano, a las comunidades de los pueblos Uitoto, Bora, Okaina, Muinane, Andoque, Nonuya, Miraña, Yukuna y Matapí, a todos pido perdón por sus muertos, por sus huérfanos, por sus víctimas”, dijo Santos.

En un sentido histórico estricto, el Estado colombiano no tendría que pedir perdón por los crímenes cometidos por una compañía, la Casa Arana, cuya sede social estaba en Londres y cuyo principal accionista, Julio César Arana, era ciudadano peruano. Los territorios donde fueron explotados y vejados los indígenas estaban en disputa entre Perú y Colombia sin que se hubieran fijado todavía las fronteras acordadas luego en el tratado Lozano-Salomón. La indefensión de los indios y la perversidad de los abusos perpetrados no admiten disquisiciones de derecho internacional. Empero, solamente por dejar constancia, hay que anotar que tal vez el único ítem del catálogo de barbaries cometidas en este lote de esquina oceánico, como lo llamaba el profesor López de Mesa, que no es imputable al Estado colombiano ni a nuestros connacionales, fue la exterminación ejecutada por los peruanos en el Putumayo. El cepo fue peruano, las mutilaciones las ordenaron los peruanos, los asesinatos fueron ejecutados por peruanos, la esclavitud tiene matriz peruana. Los peruanos persiguieron y asesinaron también a los caucheros blancos colombianos.

La generosidad del perdón presidencial contrasta con la complicidad del Estado peruano con los crímenes de Arana. En su época, Arana contaba no solamente con sus matones sino con el apoyo de las autoridades peruanas, y tenía a su favor a casi toda la opinión, que lo veía como un conquistador de tierras y un civilizador. No sé si existe todavía en Iquitos la avenida Arana, pero existió otrora. Perú no se ha hecho cargo de una realidad histórica: Arana fue el Osama bin Laden de hace un siglo, con una diferencia a favor de Bin Laden, el cual no causó la muerte de más de cuarenta mil personas. En Perú se sigue viendo a Abimael Guzmán, el presidente Gonzalo de Sendero Luminoso, como el mayor terrorista de la historia del país, cuando en realidad ese título le pertenece por aclamación a Julio César Arana. Han pasado cien años y el mea culpa por la sevicia infame de la Casa Arana ni siquiera se esboza en Perú.

Antes de ser elegido, Juan Manuel Santos no era conocido como abanderado de la causa de los pueblos indígenas. Ni como defensor de los derechos humanos. Es cierto que las convicciones pueden ser fruto de un proceso de maduración. Los sacerdotes que estudiaban en los seminarios de vocaciones tardías decían misa igual que los que hacían profesión de fe en la adolescencia. Para que nadie crea que el perdón es magnánimo únicamente cuando lo amortiguan cien años de historia y para que nadie piense que el jefe de Estado recita su parte en un guión, tenemos que esperar otro ejemplo de generosidad presidencial. Nadie sugiere que las madres de Soacha y de otras poblaciones sean invitadas a la Casa de Nariño, porque no hay un salón para 1.800 personas. Bastaría convidar a Raquel Benavides, una señora de Granada (Meta). Su hijo era soldado, prestaba el servicio militar, se lesionó la rodilla y lo enviaron a su casa. Un día salió a una heladería y se convirtió en falso positivo. “Pido perdón por sus muertos, por sus huérfanos, por sus víctimas”, es una frase que 1.800 madres esperan escuchar ahora, no dentro de un siglo.

  • Alberto Donadio | Elespectador.com

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Socio-loco

Dom, 10/28/2012 - 13:22
Hoy los Huitoto en cada una de sus comunidades recuerdan la manera de pagar lo que el mismo Arana les vendìa (espejos, machetes y comida); pagaban con la vida de sus hijos, la prostuticiòn de sus madres y la esclavitud de todos. Ese pirobo de Arana acabo con la memorìa històrica de nuestros pueblos. Afortunadamente hay personas que trabajan duro, y me consta, por parte de la Iglesia y otros grupos NO gubernamentales por, entre ellos Hollman Morris y Willian Vanegas, verdaderos heroes. Don Alberto, gracias por traer estos temas a colaciòn.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Dom, 10/28/2012 - 11:43
¡Auxilio! En Co colombia hay epidemia de estulticia.
Opinión por:

polista

Dom, 10/28/2012 - 10:18
Magnífica opinión. Es claro que somos víctimas de atropellos sin límite y que debe existir el perdón , la reparación y la verdad revelada. Y que bueno que el tema empate con la tragedia colombiana actual , las madres doloridas por tanto asesinato inocente , de nuestros maravillosos indígenas que cuando era niño , en los años 60`s , eran objeto de cacería con la indiferencia del Estado y muchos compatriotas que los consideraban una escoria social y querían sus tierras. Santos va de tumbo y son mas las palabras y las iniciaciones que los resultados. Claro que es un avance frente al uribato , pero falta mucho. Lo que han padecido nuestros campesinos , indígenas , colonos es bastante , ademàs de que el caso peruano los desafueros son de caracter de genocidio. hemos carecido de personeros.
Opinión por:

swhelpley

Dom, 10/28/2012 - 09:54
Le cuento que aun existe una calle Julio C Arana en Yurimaguas e Iquitos. Asi que aun se honra al Criminal
Opinión por:

magarbol

Dom, 10/28/2012 - 09:43
Hipocrita Santos: pide perdon a los pueblos indigenas amazonicos, pero soterradamente y con el descaro mas grande va a la cubre de mediio ambiente en rio de Janeiro a declarar reserva minera el choco y La selva amazonica Colombiana, es decir que espera tener una paz firmada con la guerrilla para invitar a las trasnacionales mineras a arrasar con todo lo que encuentren a su paso.
Opinión por:

peter12345

Dom, 10/28/2012 - 09:08
! AMEN!
Opinión por:

El de la H

Dom, 10/28/2012 - 07:28
Curioso que todavía se use la distinción entre indios y blancos por estos lados y algunos hasta se denominen "occidentales" para diferenciarse de los indigenas, jajajaja. No, la distinción sería entre MESTIZOS E INDÍGENAS (aunque ellos se autodenominan indios o amerindios y les dicen blancos a los no indígenas, eso es cierto) porque los blancos son una minoría en toda Latinoamérica excepto en el estuario del Río de la Plata. Somos mestizos, los únicos con raza y cultura pura aquí son los palenqueros y los kogui.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio