Por: Columnista DATAiFX

Emergentes: dilemas, pecados y refugios

En el año en que finalmente el PIB agregado de los países emergentes alcanzará al de los desarrollados, las discusiones en los foros económicos de relevancia han girado en parte hacia estas economías.

Desde Jackson Hole recibimos un mensaje clave. La existencia de un ciclo financiero global ha reducido el famoso “trilema” (o la idea de que con la libre circulación de capitales la política monetaria sólo puede ser independiente con tipos de cambio flexibles) a “dilema”: la política monetaria de los emergentes sólo puede ser independiente si se controlan los flujos de capitales.

Esta idea venía además avalada por el propio FMI (que había claudicado a la recomendación de controles de capital algunos meses antes) y los mercados, que reaccionaban con fuerza en junio pasado al primer atisbo de vuelta a la normalidad de la Reserva Federal de EE.UU.

Las discusiones de otoño del FMI también han venido a recordarnos que la vulnerabilidad en los emergentes ya no es lo que era. Aparte de que los niveles de inflación, deuda pública y deuda externa son significativamente menores que en episodios anteriores, algunos riesgos importantes se han reducido sensiblemente. El tradicional coctel explosivo de endeudamiento en moneda extranjera, o “pecado original”, y tipos de cambio en su mayoría cuasi fijos, suponían una invitación continua a ataques especulativos que acaban en crisis financieras. La desaparición de este riesgo ha permitido que la depreciación de los tipos de cambio desde el pasado junio haya servido para absorber la caída de los flujos de capital, lejos de amplificarla.

Aun con esto, los emergentes seguirán bailando al son de la aversión global al riesgo, que seguirá estando determinada por el comportamiento de los ciclos económico y monetario de las grandes potencias desarrolladas, y en especial de EE.UU. Y todo ello hasta que los activos emergentes ganen el peso suficiente en las carteras internacionales y el grado de liquidez y profundidad de los verdaderos refugios seguros. Todo llegará, pero de momento a seguir atentos.

 

Álvaro Ortiz Vidal **  Economista jefe de economías emergentes transversal de BBVA Research.

Buscar columnista