Publicidad
Carlos Granés 3 Ene 2013 - 11:00 pm

Enterrar al hijo

Carlos Granés

Entre la fauna de caudillos que ha dado Latinoamérica en las últimas décadas, ninguno como Hugo Chávez siguió el modelo de Fidel Castro.

Por: Carlos Granés
insertar

 El subcomandante Marcos, que despertó la curiosidad mundial por Chiapas, seguía el modelo del Che Guevara, con su pipa, su cursilería poética y su renuencia a ocupar lugares de poder. Alberto Fujimori fue un Pinochet a la peruana: enfrentó a Sendero Luminoso e hizo reformas económicas que sanearon el disparate económico de Alan García, a cambio de la democracia, los derechos humanos y las arcas públicas. El mexicano López Obrador se perfiló como un reencauche seglar de los teólogos de la revolución, mitad profeta, mitad rebelde y por completo alejado de la realidad. Y Álvaro Uribe demostró ser el típico hombre de fines: alguien con una meta tan noble y trascendente que le bastaba obrar acorde a su conciencia para sentirse legitimado a saltarse la legalidad.

Chávez, en cambio, ha demostrado el mismo repudio por la democracia que Castro, y ha hecho todo lo posible por convertir a Venezuela en una plataforma más de esa revolución latinoamericana con la que soñaba su mentor. En 2004, cuando la oposición convocó a un referéndum revocatorio, Chávez viajó a La Habana en busca de consejo y volvió a Caracas cargado de ideas. Para conquistar al pueblo implementaría sus famosas Misiones, y para someterlo crearía una red de espionaje y contrainteligencia similar a los CDR cubanos. O conmigo o contra mí: esa sería la lógica totalitaria que sofocaría hasta la náusea a los opositores. Después de que se hiciera pública la Lista Tascón, un recuento exhaustivo de los miles de venezolanos que convocaron al referéndum, se identificó a los enemigos del régimen y se les acorraló. Entró en juego la táctica castrista de espantar a los adversarios para dejar a un líder absoluto rodeado de incondicionales. Chávez se identificó con la esencia de Venezuela y acusó a todo opositor de ser un oligarca o un pitiyanqui, es decir, un venezolano a medias, indigno y traidor a la patria. El auge de la violencia y la criminalidad tuvo mucho que ver con esta política de crispación y división. Para completar, un ejército privado —las Milicias Bolivarianas—, que no responde a ninguna autoridad más que a la del caudillo, se convirtió en una amenaza de sangre que petrificó el statu quo.

¿Pero qué ocurrirá ahora que, como parece inevitable, Castro tenga que enterrar a su hijo? Puede venir una seria crisis económica en Cuba, en caso de que Nicolás Maduro o Diosdado Cabello (o Capriles, si tiene opción de competir en unas elecciones limpias) suspenda los subsidios millonarios que Chávez enviaba a la isla. Eso no será el final de la Revolución, pero sí condenará a Castro a vivir sus últimos años viendo la decrepitud de su régimen. Sin los dos polos de atracción antidemocráticos del continente, Cuba y Venezuela, es posible que esa nueva forma de caudillaje que reinventó Fujimori en 1992, la de llegar al poder por vía democrática para practicar un golpe desde dentro, se agote. Es sólo un deseo de Año Nuevo, pero en eso consisten estas fechas.

 

*Carlos Granés

  • Carlos Granés | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad

LO MÁS SORPRENDENTE DE LA CORtina de humo que lanzó el presidente Maduro, expulsando a miles de colombianos de Venezuela, fue que ningún país de la región hubiera protestado enérgicamente por los atropellos cometidos. No importó que Maduro usara como chivos expiatorios a inmigrantes pobres; no importó que marcara sus casas y las destruyera ni que los desterrados se vieran forzados a cargar colchones y muebles a través de un río, como parias o refugiados de guerra. Ningún país levantó la voz para decir lo evidente; nadie puso los puntos sobre las íes recordando que ese tipo de acciones no son de este siglo. Tomar la parte por el todo y achacarle los crímenes de unos cuantos a toda una comunidad, llámese colombianos, judíos o árabes, es un acto desde todo punto de vista inaceptable. Es verdad que cada país latinoamericano tiene tantos problemas internos y tantas rencillas silenciosas con sus vecinos, que buscar conflictos donde no se les han perdido supone complicarse aún más la existencia. Pero entonces dejemos la mentira latinoamericanista y esos pomposos discursos que enarbolan la integración, el legado de Bolívar, el arielismo, la dignidad o cualquier otra simpleza demagógica. Latinoamérica está sola, como tantas veces dijo García Márquez, pero no porque Estados Unidos o Europa nos desprecien o quieran sólo nuestras riquezas, sino porque nunca ha sabido protegerse de sí misma.

20 Ago - 9:59 pm

Cambiar la vida

6 Ago - 10:15 pm

El curador

23 Jul - 11:45 pm

Revolución y turismo

9 Jul - 11:25 pm

El antiborges y la viuda

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$328.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio