Publicidad
Pascual Gaviria 21 Mayo 2013 - 11:34 pm

Rabo de Ají

Escarabajos, de vuelta

Pascual Gaviria

Philippe Gaumont, exciclista francés de 40 años, ganador de una medalla de bronce en la contrarreloj por equipos en los Olímpicos de Barcelona-92, murió hace unos días en el hospital de Arras, en el norte de Francia.

Por: Pascual Gaviria
  • 49Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/escarabajos-de-vuelta-columna-423353
    http://tinyurl.com/ldt755o
  • 0
insertar

Llevaba dos semanas en coma. Por esa misma ruta transitaron y llegaron un poco antes Marco Pantani, Chava Jiménez y Frank Vandenbroucke. Gaumont había ganado notoriedad en el pelotón de anónimos retirados por su libro Prisionero del dopaje, publicado en 2005. Los ciclistas activos durante los últimos 20 años se han convertido en expertos en interrogatorios y confesiones. Después de que el primero saltó del lote para dar su versión, se han sumado muchos a la fila de arrepentidos. Gaumont pasó por los tribunales en 2006 por denuncias contra el equipo Cofidis. Cuando la presidenta del tribunal le preguntó por la existencia de una cultura de la jeringuilla, Gaumont respondió: “Cien pinchazos al año no son nada para un corredor”.

También un masajista del Telekom escribió su libro hace unos años, contando cómo los pinchazos fuera de la carretera eran un trámite más de entrenamiento. Todos los grandes equipos han tenido sus sagas frente a los jueces o los periodistas. “Del 96 al 2012 la formación del Rabobank trabajó con el dopaje”, dice la carta firmada por doce exciclistas y enviada hace poco a un diario holandés. Ya sabemos cuál era el coctel del US Postal y el Discovery Channel (EPO, transfusiones y testosterona). En el Lotto pasaba igual, y en el Festina y el T-Mobile, que dejó dos médicos sancionados, y en el Castorama, el Kelme, el Gan. En las neveras caseras de Eufemiano Fuentes se encontraron cien litros de sangre a los que no les faltaba sino el número de cada corredor en el dorsal, para hablar con el tono de los narradores. La justificación de todos es la misma: no se trataba de hacer trampa sino de estar en el mismo punto a la hora de la partida. El manager de Ullrich, la sombra de siempre del texano, ha dicho que el alemán corrió limpió en 2001 y el resultado fue muy claro: “Vimos que nada era real en ellos. Ullrich estaba en la mejor forma de su carrera, pero Armstrong jugaba con él”.

Entre 1989 y el 2000, la EPO fue un secreto muy bien conocido en el mundo del ciclismo. Los controles no detectaban esa nueva forma de entregar oxígeno extra en la sangre y se dio por entendido que no era más que una especie de complemento vitamínico. Dos años después de su aparición ya se contaban 18 ciclistas muertos en condiciones extrañas sólo en Bélgica y Holanda. Luego vendrían las transfusiones y algunas “nuevas tecnologías”. La aparición de la EPO coincide con la decadencia de la aventura colombiana en Europa. En 1989 Café de Colombia no logró ganar una sola etapa en las carreras del Viejo Continente, y en el 90 ya no recibió invitación para el Tour.

Armstrong lo dijo claramente en su humilde entrevista con Oprah: “El ciclismo es un deporte muy distinto al que era hace diez años”. Dos cosas han provocado los grandes cambios: controles fuera de la competición y pasaporte biológico. De modo que los escarabajos han vuelto a exhibir sus ventajas de entrenamiento por encima de dos mil metros y sus riñones listos para producir EPO de forma natural. Urán, Henao, Quintana y Betancur encabezan el nuevo desembarco. Y no necesitan puerto de operación.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio