Publicidad
Ricardo Bada 14 Feb 2013 - 11:00 pm

Yo soy como el picaflor

La escatología

Ricardo Bada

El diccionario de la Real Academia define dos clases de escatología; una sería el conjunto de creencias y doctrinas referentes a la vida de ultratumba; y la otra constituye el tratado de cosas excrementicias.

Por: Ricardo Bada

Lo escatológico tiene gran tradición en nuestra literatura, empezando por Quevedo (y antes, incluso) y terminando por Camilo José Cela, pasando por Wenceslao Fernández Flórez, quien cuenta lo siguiente en una de sus más divertidas Visiones de neurastenia: un coronel del glorioso Ejército Nacional va caminando por una calle de una ciudad española cuando de repente siente unas irreprimibles ganas de dar de cuerpo (lindísima expresión, harto mejor que el simple cagar), pero en ese momento se encuentra ahí en la calle con la esposa de su superior inmediato, un general de quien depende su próximo ascenso. Y la buena señora lo arrastra con ella, porque quiere recabar la opinión de un hombre de buen gusto, como el coronel, acerca de sus compras. Y al coronel, pobre, no le queda otra sino aguantarse las ganas.

El cuento va ganando en intensidad y en angustia conforme la generala más y más compra y el coronel más y más ganas tiene de dar de cuerpo. Y como aborrece hacerlo en un WC público, apenas el pobre hombre se libera tras una agotadora sesión de shopping, sale corriendo para su casa, entra en ella y descubre que su esposa está en la cama haciendo el amor con otro hombre, y entonces grita algo sublime: “¡¡Esperad, malvados!!”, y se mete al baño. Sólo que cuando sale, aliviado por fin de su carga, claro está que su esposa y el otro han desaparecido. (Gran misterio: ¿cómo logró WFF que ese cuento pasara el fino cedazo de la censura franquista, siendo así que ponía en ridículo al sacrosanto Ejército vencedor de la guerra civil? ¿Ah?).

Ahora bien, aunque todo lo que tiene que ver con la escatología, al pasar a la literatura pasa en forma de sátira (como en WFF) o bien de humor grueso (ejemplos hay en Quevedo), hace años descubrí que un gran poeta puede sacarle un partido lírico inesperado al mero hecho de defecar. Fue al traducir un poema de Günter Eich:

“Sobre fosas malolientes, / papel con sangre y orina, / entre moscas que refulgen, / me acuclillo en la letrina // viendo una orilla boscosa, / huertas, varado un lanchón. / En el fango putrefacto / cae a plomo un cagajón. // Resuenan en mis oídos / los versos de Hölderlin. / Se reflejan, nieve pura, / las nubes en este orín”. Pero bueno, lo dije antes de transcribir el poema, esto es algo que nada más puede permitírselo un gran poeta, y Günter Eich lo fue.

  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Farc estarían planeando cese el fuego por 100 días
  • Ofrecen recompensa de 100 millones por información sobre ataque a policías
  • Vuelven bicicletas para préstamo a la U. Nacional

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio