Publicidad
Piedad Bonnett 26 Ene 2013 - 11:59 pm

Escribir y competir

Piedad Bonnett

El mundo está lleno de seres humanos que tienden a competir con los demás. Pero también de personas a las que, o no les interesa, o no saben competir.

Por: Piedad Bonnett
  • 341Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/escribir-y-competir-columna-399270
    http://tinyurl.com/basvfvd
  • 0

Me inclino a contarme entre estos últimos, pero eso no quiere decir que menosprecie a los primeros. Por el contrario: los admiro cuando la competencia se justifica y saca a flote lo mejor del ser humano, como en el caso de los deportistas. Me emociona el atleta exhausto que, habiendo dado lo mejor de sí, atraviesa primero la meta. Pero también me conmueve el que llega de último, porque considero que los deportistas de verdad compiten, ante todo, con ellos mismos.

Es por eso que nos repugna el fraude de Lance Armstrong: porque en vez de querer probarse a sí mismo, sólo le interesaba ganar, al precio que fuera. Pero también porque, como muchos han escrito, su caso refleja que detrás de estas competencias lo que hay es un gran negocio, mafias que inducen a la ambición ciega y a la trampa.

Mientras se daba el debate sobre Armstrong, las páginas de los periódicos se llenaban con las fotografías de los escritores que llegarían al Hay. Y viéndolos, se me ocurrió comparar su oficio –nuestro oficio– con el de los deportistas. Pues hay tentadoras analogías, pero también, y sobre todo, diferencias sustanciales: es verdad que el quehacer del escritor exige dedicación y disciplina, y que también él da una batalla consigo mismo para cerrar cada vez más la brecha entre lo que quiso hacer y lo que pudo. Pero el escritor no persigue ninguna meta ni aspira a llegar a ninguna parte, porque su camino no es el de la progresión –no hay progreso en el arte– ni el de la perfección, sino el de la exploración y el riesgo. En todo libro nuevo a lo que aspira es, como dijo Beckett, a fracasar cada vez mejor.

A la hora de escribir no tiene ningún sentido competir. Lo que hace el escritor es interrogar al mundo desde su particular sensibilidad, mostrarlo en su complejidad, en su ambigüedad y en sus contradicciones, no partiendo de certezas sino de incertidumbres. ¿Cómo, pues, podría competir con sus colegas? ¿O es que nos podemos imaginar a Cortázar pensando en cómo superar a Borges? Es verdad que desde la Edad Media existen concursos literarios; pero un escritor sabe que ganar un premio, aun el mismo Nobel, no dice nada en términos absolutos. Mientras los deportistas alcanzan records que tienen medición exacta, de un escritor que gana muchos premios se puede decir que es bueno, o muy bueno, pero nunca que es el mejor.

Por supuesto que también detrás la literatura y el arte hay intereses comerciales que pueden incitar al escritor a rendirse a sus exigencias. Y que no es ese un universo libre de trampas y componendas. Como Armstrong, siempre habrá algunos que se rinden a ellas. Pero también muchos saben que no se trata de llegar primero a ninguna parte; que, como dijo el israelí David Grossman, la única lealtad de un escritor debe ser con sus palabras.

 

  • 0
  • 28
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

28
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

elmonpa

Dom, 01/27/2013 - 22:18
PARA escribir solo basta decir la verdad,no importa lo que digan los demás,pues para ellos lo que se dice puede ser falso y ahí es donde viene la competencia,por lo tanto uno debe estar seguro de que escribe.
Opinión por:

elmonpa

Dom, 01/27/2013 - 22:17
PARA escribir solo basta decir la verdad,no importa lo que digan los demás,pues para ellos lo que se dice puede ser falso y ahí es donde viene la competencia,por lo tanto uno debe estar seguro de que escribe.
Opinión por:

elmonpa

Dom, 01/27/2013 - 22:10
UNO no debe escribir para competir sino uno debe escribir para decir la verdad de lo que está sucediendo,no importa lo que diga la contraparte pues lo mas seguro no dice la verdad o la dice a medias pero eso no importa si la verdad se dice.
Opinión por:

Ramiro Madrid Benítez

Dom, 01/27/2013 - 17:20
ARMSTRONG CORRESPONDE A UNA ESTRUCTURA COMERCIAL, EN DONDE LOS SERES HUMANOS SON VALLAS VELOCES, SOMETIDAS A ESFUERZOS QUE SÓLO SE PUEDEN SUPERAR CON ESTIMULANTES Y HORMONAS QUE SON APROBADOS POR MÉDICOS DEPORTIVOS, SEGÚN INTUYO.
Opinión por:

Escéptica II

Dom, 01/27/2013 - 16:38
Que olimpica y que tan poco competitiva. Es decir, donde deja esta almita de dios los problemas de los concursos de poesia? Por que sera que de ellos no habla? Hipocrita.
Opinión por:

Alfredo O

Dom, 01/27/2013 - 15:37
Hay autores y hay "autores". Hay docentes y hay "docentes". Hay quienes publican sólo con el propósito de incrementar puntaje en el escalafón, aumentar su salario, y jubilarse temprano. No tienen como propósito competir, ni consigo mismos, pues no son autores, son "autores", simuladores, lo saben bien. La Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira, publicó los libros "Agroecología" (Martín Práger, José Restrepo, Diego Ángel, Ricardo Malagón y Adriana Zamorano, 2002) y "Agricultura y ambiente" (Martín Práger y Efrain Escobar, 2003), los cuales fueron denunciados por plagio múltiple, uno de ellos ya retirado de circulación. Estos "autores" siguen en calidad de docentes, como muestra de buen ejemplo a seguir. Mientras tanto, los gremios docentes guardan silencio. Visite www.plagiosos.org
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 01/27/2013 - 13:21
Vuelvo al brujo ciego: Borges para recordar tres cosas respecto al mito de la competencia del autor. Uno: su permanente regreso a Macedonio Fernández: "Escribimos, principalmente, para ayudarnos a pensar". Dos: "¡Qué importa de qué o cuál lado de la mesa salga la verdad... qué importa quién tiene la razón -usted o yo o aquel de allá- lo que de veras importa es que ésta salga a relucir a la vista de todos... esa es la única justificación del diálogo!". Tres: algo hermoso que el viejo anteponía como el deber ser de los prólogos: "...ojala que, vos querido lector, seas aquel desconocido destinatario que este texto ha estado buscando; ojala que este texto sea el que tu corazón, querido lector, ha anhelado durante mucho tiempo".
Opinión por:

andresito

Dom, 01/27/2013 - 12:37
Desde el momento en que usted decide escribir algo, desea e intenta que sea bueno, por ende que guste, así que ya está implícito el sentido de competencia en dicho trabajo...
Opinión por:

karissa

Dom, 01/27/2013 - 12:06
La competencia es necesaria para cualquier proceso creativo, para innovar.¿Quién no quiere llegar a ser mejor cada día? Y para ser mejor hay que mirar, leer y tratar de hacer las cosas mejor que otros. Hasta en el cielo se compite. Luis de Góngora y Francisco de Quevedo por la competencia de sus estillos se enfrentaron. Góngora desarrolló el culto clasicista al que Quevedo se oponía violentamente. Ésta pelea-competencia la llevaron al plano personal donde Quevedo le decía a Góngora "Yo te untaré mis obras con tocino" y Góngora respondía: "Imitador de poesía cómica", pero sus rencillas llegaron hasta insultarse por sus defectos físicos. Sobra decir que fueron dos grandes de la literatura del siglo de oro. Como ellos, son muchos los grandes de la literatura que han peleado por competir.
Opinión por:

superO

Mar, 01/29/2013 - 06:53
Buen punto el de abajo, pero aparte de eso, ¿de verdad cree karissa, que vamos por buen camino? Qué tal si en vez de "ser mejor cada día" nos porpusiéramos, "que vivamos mejor todos, cada día". No nos dejemos confundir por el sistema en cuanto a nuestro objetivo como seres humanos. Dejemos de pasar por encima del otro por el simple hecho de "mejorar" y metámonos en la cabeza que si estamos bien todos, yo también voy a estar bien.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Dom, 01/27/2013 - 18:50
Estimadx Karisa: la competencia no nos hace mejores. Por el contrario, nos lleva a ser violentos y a obsesionarnos con el éxito. De ahí tanto egocéntrico y petulante en los ambientes literarios y académicos. El mundo en el que vivimos es el de los trabajólicos (adictos al trabajo) y las personas que sufren el síndrome del quemado, gracias a esa creencia en que hay que competir para ser mejores. Las mejores cosas surgen, o bien de la cooperación, o bien del placer que ha generado hacerlas. Por eso no deberíamos hacer las cosas por "ser mejores" que otros, sino simplemente por disfrutar lo que hacemos. Ten por seguro que si disfrutas lo que haces, dejará de importarte ser la o el mejor.
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Dom, 01/27/2013 - 11:10
No hay que temerle a la competencia sino a la incompetencia. Respecto al tan cacareado Hay Festival, es haga de cuenta una frijolada de Olga Duque, pero esta vez en torno a un escritor que nunca han leído.
Opinión por:

andres2321

Dom, 01/27/2013 - 10:15
Usted escribe pa que la lean.....eso es competencia aquí y en cualquier parte.
Opinión por:

andres2321

Dom, 01/27/2013 - 10:15
Los plagiadores son los L. Armstrong de la literatura. Y abundan.......
Opinión por:

andres2321

Dom, 01/27/2013 - 10:08
No estoy de acuerdo. Los que escriben y publican y envian obras a concursos lo que quieren es ganar. Que los lean. Vender y ganar. Mire señora si su pensamiento fuera así no se publicarían libros. Cohello, Chopra, Garcia M., hacen lo que hacen por solo amor? Si no publicaran nadie los conocia pero aman la fama como al banco.
Opinión por:

Contradictor

Dom, 01/27/2013 - 10:06
Armstrong me recuerda a Alvaro Uribe Vélez quien también triunfó en política recurriendo a la trampa y al todo vale.-
Opinión por:

superO

Mar, 01/29/2013 - 06:50
De acuerdo. A mí me recuerda además a Millonarmstrong, por las mismas razones que ud. acota.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Dom, 01/27/2013 - 09:57
Megusta esa posición. Lamentablemente hay muchas razones para creer que no es cierta, que no puede ser cierta. Los escritores sí compiten. Compiten por vender, porque sus productos son una mercancía. ¿Un premio no dice nada en términos absolutos? Un premio puede determinar la vida de un escritor. Ganarse un premio implica la posibilidad de publicar en una editorial reconocida, darse a conocer y vender más. Incluso que lo inviten al Hay. De lo contrario no me explico cómo doña Piedad tendría esta columna. Es más, reconocidos escritores, que, por ejemplo, han publicado sus obras con Alfaguara, después terminan ganándose el premio Alfaguara de novela, y así. Toda esta prosapia romántica sobre escritura sería creible de un poeta de esquina, pero no de alguien que debe su nombre a la industria.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Dom, 01/27/2013 - 10:42
leinad: cierto, en eso estoy de acuerdo. Un premio no dice nada de la calidad de algo en términos absolutos.
Opinión por:

leinadsajor

Dom, 01/27/2013 - 10:32
El punto de Piedad no era que no hubiera competencia, sino que en la competencia los premios no los gana necesariamente el mejor (Sospecho que eso es cierto, no sólo en la escritura). Un ejemplo claro, en otro campo, es el de el cantante Justin Bieber que tiene fama, reconocimiento y varios premios encima (¡según wikipedia ha sido nominado a 203 premios, y ganado 73!). No creo que ni el propio Bieber se crea el mejor cantante, ni siquiera un buen cantante.
Opinión por:

Kapitalisfobia

Dom, 01/27/2013 - 09:50
Yo sí creo que hay competencia entre los escritores. Todos sueñan con no ser olvidados, pero saben que la gran mayoría están condenados al olvido. Entonces deben demostrar que su obra goza de una mayor eminencia estética que la de sus colegas. Si un autor no supera a aquellos autores que fueron su influencia, termina siendo absorbido por ellos y convertido en un simple epígono.
Opinión por:

anaviky

Dom, 01/27/2013 - 06:17
La escritura es un TIGRE. Sólo con ella se puede luchar al escribir. No cabe más nadie, como en la reciente película de La Historia Increíble. Una vez plantada la idea en el pensamiento o suscitada una imagen, la mayoría de las veces ¡qué difícil sentarse a armar el rollo! Cuando definitivamente se logra arrancar, he ahí que el TIGRE puede mostrarse una tanto manso y apenas rasguña al escritor. Peeero la mayoría de las veces es salvaje y trata de atacar a quien escribe. Embiste sin piedad, querida Piedad. Cuando se escribía a mano y para ser calificado por alguien, la lucha solía ser tan inconmensurable que el TIGRE quedaba hambriento en el papel y es posible escritor se alejaba para siempre del difícil oficio. Al "terminar se siente una alegría absurda como si no se supiera que el TIGRE ¡SIGUE VIVO! Y que de pronto es él quien lo ha amaestrado a uno… y que ya parasiempre será uno su instrumento. Grandes triunfadores universales han dado cuenta con su propia tranquilidad y su vida de esta tremenda experiencia.
Opinión por:

anaviky

Dom, 01/27/2013 - 06:22
No más aquí en Colombia nuestro admirado Gran Bagre (G.G.M.) habla del oficio "más solitario del mundo" para el cual se necesita mucho aguante en el culo. (Trasero, habría sido más exacto, creo)
Opinión por:

aloncor

Dom, 01/27/2013 - 05:59
Comparto la opinión de Piedad. Ser COMPETENTE no significa ser competidor necesariamente. Quien es competente a plenitud es idóneo, honesto consigo mismo y con los demás a quienes sirve límpidamente sin esperar retribuciones. No persigue el éxito sino que explora la felicidad.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 01/27/2013 - 05:28
Usted me ha de perdonar, doña Pieda, pero es que ha falta de espacio, uno tiene que escampar en cualesquiera que se lo permita. Todo, para decir que me se hace que Santos está hablando mucha paporreta económica y de sobrada espuma por allá lejos, pues parece un fanfarrón de barrio, más que un canalla que permitió la reelección de monseñor Ordóñez. Chao, eso, namá.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 01/27/2013 - 04:40
Escribir con seudónimo, paisana del alma, es como ir al salón de carnaval con capuchón, y que sumercé puede bailar con cualesquiera de los tipos para que se la acomoden a lo bien sabroso...¡ayyyy!
Opinión por:

anaviky

Dom, 01/27/2013 - 06:23
Aja donBoyancio II, ¿no habíamos quedado en que este año no íbamos a disfrazarnos de mono cuco?
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 01/27/2013 - 04:10
Quien escribe para competir, pierde la contienda.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio