Salomón Kalmanovitz 18 Dic 2011 - 11:00 pm

La escritura en los tiempos modernos

Salomón Kalmanovitz

La división del trabajo se ha transformado radicalmente en la era de la informática.

Por: Salomón Kalmanovitz
  • 201Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/escritura-los-tiempos-modernos-columna-317381
    http://www.elespectador.com/opinion/escritura-los-tiempos-modernos-columna-317381
  • 0

Tareas que antes hacían ingenieros, técnicos y especialistas pueden ser llevadas a cabo por medio de programas de computador que han multiplicado su poder de procesamiento. El correo postal se reduce al transporte de paquetes y la escritura de cartas es algo del pasado remoto.

Profesiones enteras desaparecen: muchas tareas de la fábrica están robotizadas; los exámenes bacteriológicos los hacen las máquinas; las secretarias sólo responden el teléfono y le llevan la agenda a los que están en la cumbre de la pirámide laboral; a los demás les corresponde atender su correspondencia, contestar teléfonos, relacionarse con clientes, mantener inventarios y órdenes entre negocios.

Una de las características de la nueva división del trabajo es la multitarea. Las aerolíneas, empresas de servicios y empresas atienden a sus clientes por medio de telefonistas que pueden estar en cualquier lugar del mundo, atendiendo varios clientes al mismo tiempo. Los ejecutivos de cuenta deben atender 3 o 4 labores simultáneamente.

La cultura de la multiplicidad de tareas está contenida en la tecnología y los muchachos saben cómo manejarla desde su más temprana edad. La dispersión de la atención se origina en el computador, en los juegos electrónicos y en las comunicaciones. La agilidad mental de los muchachos debe ser, en consecuencia, mayor a la de las generaciones antiguas. Leen mucho más pero de manera dispersa y sólo se focalizan al momento de leer las instrucciones para manejar un programa o un aparato. Escriben también más frecuentemente, pero adaptan el lenguaje a los requerimientos de rapidez y eficiencia del chat y cuentan con ventanas de información inmediatas en la nube cuando se trata de investigar algún tema.

Daniel Kahneman plantea que pensamos con dos sistemas: uno intuitivo que responde rápidamente a las situaciones y otro más lento y analítico para encarar problemas difíciles de resolver, tomar decisiones trascendentales y escribir ensayos o literatura. Con la nueva división del trabajo, los muchachos están dependiendo más de pensar con el sistema intuitivo que con el analítico.

Ante lo nuevo, los profesores nos podemos declarar perplejos o derrotados, pero también insistir en que debemos desarrollar el sistema analítico de nuestro pensamiento. La literatura, la filosofía, las ciencias sociales y las ciencias en general deben contar con el interés y la vocación de los estudiantes para poder deleitarse y focalizarse en el desarrollo de sus facultades en cada una de ellas. Debemos comunicarles que la escritura es fundamental para organizar el pensamiento y aprender de forma profunda lo que nos resulta más difícil. Se requiere todavía en las burocracias privadas y públicas.

El ensayo surge de una estructura subyacente que el estudiante debe construir conscientemente: una introducción en la que anuncia su aporte dentro del estado del arte, un desarrollo de los datos que lo lleva a probar su aporte y una conclusión. En el ensayo, al igual que en la literatura, es fundamental seducir al lector.

Hay que insistir en que en la escritura existe una ética del reconocimiento por el pensamiento ajeno y por eso la citación debe separar lo que aportamos de lo que aprendimos de otros autores. No hay problema con el copiar-pegar con tal de que se informe de dónde salió y no se contente con el fragmento que se cita.

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Habitantes de Arjona, Bolívar protestan por elevados costos de Electricaribe
  • La batalla en el Congreso de la paz

Lo más compartido

4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

anton chigurn

Lun, 12/19/2011 - 22:09
Soberbia síntesis de Kalmanovitz sobre lo que tanto se ha lucubrado en los últimos días: la (in)capacidad de los jóvenes para redactar un párrafo. Para no citar otros asuntos más complejos como un cuento, un ensayo, un poema. Creo que esa distinción entre el uso del sistema intuitivo y del analítico, resuelto en el caso de los jóvenes a favor del primero es más que diciente frente a lo que pasa hoy, a las diferencias actitudinales entre un cerebro acostumbrado a la celeridad y otro por costumbre dispuesto a la reflexión y al análisis. De la adecuada interrelación entre uno y otro depende en buena parte la proclividad de las nuevas generaciones a escribir: de forma más acertada y precisa de lo que, hoy, por un mal uso de la tecnología lo hacen únicamente por el prurito de copiar-pegar...
Opinión por:

Anticlientelistascorruptos

Lun, 12/19/2011 - 13:20
Estos muchachos de ahora no leen manuales de aparatos ni programas. En eso se equivoca Salomón. Simplemente los intuyen y poco se equivocan en eso pues son compatibles con algo que se ha diseñado para una lógica mental que nuestra generación siempre tuvo atrofiada. Dentro de esa "nueva" lógica, no necesitan tomar apuntes, como nuestra generación. De modo que por ese lado, ni leen ni escriben.
Opinión por:

-shemp-bmx

Lun, 12/19/2011 - 10:58
Creo necesario que en las instituciones se implementen más prácticas discursivas: Ensayos escritos, exposiciones orales. Todo esto para fortalecer de verdad lo que el columnista argumenta. Y que la calificación de lugar amplio a evaluar a través de estas prácticas discursivas en lugar de centrarse en lo operativo y mecánico.
Opinión por:

Segregacionpatria

Lun, 12/19/2011 - 04:34
Ochas y panochas, locales comerciales, burundanga fría, todo lo que quieran: cada generación viene a la vida civilizada amarrada con sus prácticas culturales propias de sus tiempos. No obstante, eso es lo de menos, lo que te debe preocupar, viejo Chalo, es que no se tenga la iniciativa para investigar, que no haya igualdad de oportunidades, y que no se tenga un plan de evaluación para todos los cargos públicos, sea los oficlales.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio