Por: Jorge Tovar

Estadísticamente, el mejor futbolista del mundo

Vivimos en la era de la fotografía digital. A Instagram se suben alrededor de 80 millones de fotografías al día. Para poder disfrutar de tanto arte, la estadística juega su rol, específicamente en la compresión de datos. La idea central es eliminar información irrelevante o redundante para disminuir el tamaño del archivo manteniendo la calidad.

Uno de los mecanismos de compresión más comunes son los denominados componentes principales que aquí utilizamos para, estadísticamente, determinar quién es el mejor futbolista de Inglaterra y España.

Más allá de los detalles estadísticos, la idea central de los componentes principales es que toma un número de variables de características correlacionadas de, por ejemplo, un futbolista y lo descompone mediante la creación de nuevas variables más pequeñas que se conocen como componentes principales. En otras palabras, se toman características medibles de la habilidad para estimar las que más pesan, los componentes principales. Con base en los resultados se construye un índice estandarizado entre 0 (el peor) y el 100 (el mejor) que nos permite clasificar a los futbolistas.

El ejercicio se basa en jugadores que disputaron más de cinco partidos por temporada en la Premier League y la Liga entre 2009-2010 y 2015-2016. Por falta de datos que los mida mejor, excluimos a los porteros del análisis. Con excepción de los goles, el resto de variables se miden por partido jugado: disparos, pases en varias dimensiones (número, porcentaje, clave, largos), asistencias, regates efectivos y veces que lo regatearon, faltas recibidas y cometidas, controles malos, recuperaciones e intercepciones.

Los resultados que se presentan consideran en conjunto a las ligas inglesas y española durante el período estudiado. Es decir, hay un único índice. Podría hacerse el ejercicio por temporada (o por liga y temporada), pero en general el orden se mantiene. La gráfica presenta los resultados para los 5.226 jugadores considerados. Cada jugador, Messi, por ejemplo, es uno en una temporada y otro en la siguiente.

El sesgo hacia la izquierda de la gráfica es muy llamativo. Indica que hay unos datos a la derecha, en los valores altos del índice, que son “estadísticamente atípicos”. Esos valores atípicos tiene nombre propio: Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar y Luis Suárez. Los goles, por supuesto, son un factor determinante, y el año que Messi marcó 50 goles, el índice marca 100. En la gráfica se presentan explícitamente los 10 primeros. Luis Suárez en 2013-2014, cabe recordar, estaba aún en el Liverpool.

Para entender la calidad diferencial de estos futbolistas, veamos la evolución de Falcao. En 2011-2012 y 2012-2013, en el Atlético de Madrid, su índice es de 48 y 46 respectivamente. Bajó a 25 en el Manchester United. Son números de crack, pues la gráfica muestra que 46-48 están en el 5 % superior. James en 2014-2015 marcó 53, y 38,6 en 2015-2016. 35 ya es el 10 % superior. Otro crack.

Estamos en vacaciones. Las mejores ligas del mundo están apenas en pretemporada. Divirtámonos. ¡El mejor del mundo es Messi!

 

Buscar columnista