Publicidad
Augusto Trujillo Muñoz 25 Oct 2012 - 11:01 pm

Europa: ¿ejemplo de qué?

Augusto Trujillo Muñoz

La Unión Europea es el proyecto de convivencia más esperanzador, más creativo y más sólido que conoció la historia de Occidente en los últimos siglos. ¿Ha dejado de constituir un ejemplo para el mundo?.

Por: Augusto Trujillo Muñoz
  • 38Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/europa-ejemplo-de-columna-383347
    http://tinyurl.com/mmkrqf4
  • 0
insertar

A mediados del siglo xx los europeos se comprometieron en la invención de una nueva Europa: no era un nuevo estado, ni una nueva forma de estado, ni siquiera una nueva forma de hacer relaciones internacionales. Era una empresa conjunta intuida para la imaginación política, para la reingeniería jurídica, para la novedad institucional. Por eso propició la integración a varias velocidades, la revisión del concepto de soberanía, la moneda única, la participación de todos sin perjuicio del liderazgo solidario de algunos.

De hecho Alemania y Francia, aliadas, imprimieron siempre una dinámica capaz de comprometer la voluntad del resto de Europa. Primero en torno al pacto del carbón y del acero, luego en torno al mercado común y, finalmente, en torno a la unidad política. A este último estadio no se llega aún. Por el contrario, la crisis europea parece estar desdibujándolo. Incluso algunos exigen el regreso a los nacionalismos para recuperar la grandeza de otras épocas. Es como si el futuro les quedara en el pasado.

En el siglo anterior el proyecto tuvo menos sobresaltos. Era lógico: Europa fue creada por media docena de países con una historia común, en la guerra y en la paz, en la economía y en la política. Ahora no es fácil. Los países que la integran son veintisiete, de manera que su historia ya no es común sino diversa. También sus culturas y sus grados de desarrollo. Hay muchas diferencias entre la Europa nórdica y la mediterránea, la eslava y la latina, la báltica y la griega. En esas condiciones es difícil construir unas instituciones nuevas, si no se revisa la clásica óptica de la modernidad.

Ese es el gran mérito del nuevo presidente de Francia. Al señalar factores de diversidad, está pidiendo políticas diversas y –si se quiere mantener el proyecto- solidaridad con los países que la necesitan. En medio de la crisis Alemania se acostumbró a mandar; Francia a hacerle la segunda voz y los demás a obedecer sin pedir nada a cambio. Ahora Hollande proclama que Francia es nórdica, pero también mediterránea y que Merkel sólo puede seguir mandando a cambio de solidaridad con sus socios. En otras palabras Europa debe volver a ser una empresa conjunta, es decir, Europa sí, pero así no.

En entrevista concedida a seis periódicos europeos y publicada en español por “El País” de Madrid, Hollande parece rescatar un liderazgo que en Europa desapareció, casi por completo, después de Helmut Kohl, Françoise Mitterrand y Felipe González. Semejante vacío obró a favor del ascenso solitario de Merkel. El presidente francés les dice a quienes reclaman el fortalecimiento de los nacionalismos, de manera categórica: El problema no es Europa, sino la falta de Europa. Pero de una Europa solidaria como la que intuyeron De Gaulle, Adenauer, Churchill. Y remata lúcidamente: “Lo peor ya ha pasado, pero lo mejor no ha llegado todavía. Tenemos que construirlo entre todos”. Eso fue lo que le sucedió a Europa: últimamente la venían construyendo unos pocos.

*Ex senador, profesor universitario, [email protected]
 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ragd

Vie, 10/26/2012 - 15:19
el que mucho abarca poco aprieta, mi abuelita decia
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 10/26/2012 - 11:38
Le corrijo, el modelo Europeo es copia del modelo federal americano el cual le lleva 200 anhos de ventaja. El problema en Europa radica en q la solidaridad es facil en tiempos de abundancia pero en tiempos de escasez, cada uno pelea lo suyo.
Opinión por:

CARV

Vie, 10/26/2012 - 09:21
El profesor Trujillo hace un análisis bastante acertado, aunque muy estrecho. Es casi obvio que una cosa era la 'Europa' llamada 'occidental', entendida así al tenor de sus viejos esquemas imperialistas y de sus necesidades y aspiraciones relacionadas con la Guerra Fría, y otra cosa es una sopa de culturas, historias, antagonismos, temores, fuerzas gravitatorias,... Si a ello se le añade la existencia y la influencia de un poderoso superimperio extraeuropeo, que convirtió a Europa en su 'patio delantero' y en un virtual rehén de sus intereses globales, entonces no es de extrañar el caos y el desconcierto que hoy invade al llamado 'Viejo Continente'. Para acabar de completar el 'cuadro clínico', la inatajable aparición de nuevos 'centros de poder', desdibuja la figura e identidad de Europa.
Opinión por:

luispuyana

Vie, 10/26/2012 - 03:11
EUROPA, MODELO DE EJEMPLO NEGATIVO, con ese FMI ordenando lo mismo que santos, reducir costos laborales y sin pensión. Sólo que el de aquí es más cínico y mentiroso, al sostener que NO habrá más impuestos a los pobres y clase media, cuando es al revés, golpea a los abajo y OTRAS ESCÁNDOLOSOS PREVILEGIOSA LOS PODEROSOS, tal como lo admite hasta el neoliberal de salomón kalmanovitz. Y LA RAZÓN NO LE ASISTE AL FALSO DE LA IZQUIERDA DE HOLLANDE SINO A SU LIDER RADICAL DE LA REAL IZQUIERDA FRANCESA, LUC MÉLENCHON, lo que hay que hacer es construir bancos con plata del presupuesto para oponerlo a los bancos privados financieros liderados por el FMI. Son dos propuestas opuesta que se siguen jugando en Europa, la que sus indignados levantan e hicieron perde a Merkel en Alemania y Sarkosy en Franci
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio