Publicidad
Francisco Gutiérrez Sanín 1 Dic 2016 - 9:27 pm

La fábula del conejo carroñero

Francisco Gutiérrez Sanín

He buscado varias veces en la red —ese nuevo oráculo, sólo que con una tasa de aciertos sorprendente— el significado de la expresión “poner conejo”. Básicamente, quiere decir “engañar”, “estafar”. Algún español la traduce a otro refrán más universal para los hispanoparlantes: “dar gato por liebre”. Es decir, prometer una cosa y en su lugar entregar otra de mucha peor calidad.

Por: Francisco Gutiérrez Sanín
insertar

No hice la búsqueda por ocioso, ni por haber olvidado mi repertorio básico de expresiones colombianas, ni por haber descubierto tardíamente la vocación de filólogo, sino para estar completamente seguro de lo que están tratando de decirnos los uribistas con su peregrina simbología. De decirnos por medio de alaridos, claro, como acostumbran hacerlo (Óscar Iván tiene razón en que perdió la Presidencia por un video, pero no fue el del hacker, ese del que después dijo que no sabía si él era él, sino el de la loca de las naranjas). Lo que nos están diciendo a los gritos es que se sienten estafados.

A mí me parece que es lo contrario: que la comunidad del conejo nos estafó a todos. A los del Sí y a los del No y a los del tal vez. Y entonces el primoroso conejito que se clavan en la solapa los representa lo más de bien. Tengo, para apoyar esta opinión, muchos argumentos; escojo aquí por razones de espacio sólo dos. Ambos archiconocidos y reportados por la prensa en todos los tonos. Primero: los uribistas discutieron ardorosamente cómo iban a participar en el plebiscito. Habían visto las encuestas, y se dieron cuenta de que la gran mayoría de los colombianos estaban con la paz. Ellos no. Entonces un pepazo de Uribe solucionó el problema: irían por el No, pero en defensa de la paz. Sí: una idea brillante. Pero fue en el curso de la campaña que descubrieron el ardid. Lo complementaron con mentiras agresivas, diseñadas explícitamente para producir rabia entre la población, como lo confesó, llevado por la adrenalina, el embustero Juan Carlos Vélez. Ahora sale Paloma Valencia, junto con otros parlamentarios de la comunidad del conejo, a bramar porque los firmantes del proceso de paz no se plegaron a sus demandas. ¿Ah sí? ¿Cuáles? ¿Las que presentaron antes o después del triunfo? Porque las segundas no tienen el respaldo de seis millones de votos; de hecho, no tienen el respaldo de ninguno. De paso, les sugiero a los periodistas acuciosos que hicieron excelentes comparaciones entre las dos versiones del acuerdo que contrasten lo que exigió la campaña del No antes (demandas genéricas, gaseosas) y después de su triunfo (específicas, y muchas orientadas a favorecer su clientela). Lo que no se dijo durante la campaña ni siquiera debió ser considerado; y es mucho.

Segundo: los uribistas han denunciado sistemáticamente cualquier escenario en donde el proceso pueda ser validado. Porque antes de decidirse a participar, y durante toda la campaña, el uribismo se dedicó a denunciar al plebiscito judicial y políticamente. Quedó por eso en el trance ridículo de rogar que la Corte Constitucional no les hiciera caso a sus propios argumentos para tumbar la elección una vez la ganaron. Antes, cuando no había triunfado por el cerrado margen de 50 mil votos, lo que por arte de magia convirtió al plebiscito en un magno torneo democrático, lo habían denunciado como un golpe de estado, el anuncio del establecimiento de una dictadura al estilo venezolano, y todos los etcéteras que el lector pueda recordar. Ahora el Congreso, al que defendían apenas ayer como el último bastión ante el avance de la chusma castrochavista (representada por la canciller, Bruce MacMaster y Martín Santos...), ya les pareció ilegítimo.

Mucha mala fe junta. Hay que decirles a estos buitres disfrazados de conejos que paren de autocompadecerse y que, literalmente, nos dejen en paz.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
9
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Enzo Mountain

Vie, 12/02/2016 - 23:38
Foros y sesiones plenarias del Senado, conversatorios y ponencias en este, en aquél o en ese escenario de más allá. Casi todas expresándose en ámbitos cerrados: suponen una sucesión de discursos que en vez de complementarse --uno quisiera que así fuese-- que el uno tome o reanude el hilo donde lo dejaron los otros , apenas se yuxtaponen tercamente aspirando al infiinito. A la ifinita superposción de capas de cebolla. --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ Nada impide que todas estas voces lanzadas al cielo (raso) tengan una relación de sentido semejante --casi idétnica-- a "Puerta Cerrada". Esta es la obra de teatro de J. P. Sarte. "El infierno son los demás", es --como muchos sabrán-- el leit motiv y la reseca conclusión decantada amargamente a partir del encierro en donde los tres personajes de la obra están obligados a verse la cara sin descanso. Por toda la eternidad. Un umbrío salón sin ventanas, apenas con una puerta por donde una vez entraron pero a través de la cual nunca podrán escapar. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ Mientras el leit motiv principal consensuado por la mayoría de los filósofos que le meten el diente a la posmodernidad es el desvencijamiento de todos los discursos --de los "grandes metarrelatos"-- los patricios mamíferos lagomorfos (en general, todos aquellos y todo aquello que simboliza este dulce animalito comedor de zanahorias) dicen creer en el discurso de la democracia y la legitmidad de los Establecimientos parapeteados en la división de poderes. --------------------------------------------------/ Depotrican de Fidel Castro pero no de la FED ni del BM ni del FMI ni del índice Gini pero le mandan tiernos saludos al (duck) Donald T. por su reciente elección para vestirse con la casaca de Ejecutivo. ----------------/Los 60 mil colombianos desaparecidos desde la segunda mitad del siglo XX no les provoca ni un ¡ay! pero (me arriesgo a decirlo, con el debido respeto) exponen una solidaridad fácil con los brasileros caídos en La Unión (Antioquia). Muerte de los discursos y de los metarelatos pero esplendor de las mises-en-scène que logran un grado de repentiización masiva inigualable. -------/Envidiable: la lágrima fácil que se repite 48, 72. 96 horas continuas en los canales nacionales. -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ En los tiempos de la cólera posmoderna: la solidaridad de los pueblos atados por la pelota. Nunca lo vió la historia: cruda mueca de la ironía moderna, capaz de mezclar con aplastante espontaneidad una delgada reflexión sobre la muerte (nada que se parezca al "Sétimo Sello" ni a "La Muerte Cansada"). ---------/ Solidaridad inocente y enigmática ---por su maconcomunada cristalización-- fenómeno social de la 'modernidad líquida' que, sin embargo (vaya causticidad la del destino) la actual carnicieria en Siria es incapaz de invocar. ------/Allá donde lo que caen a tierra son las bombas y no los aviones cargados de pasajeros y avezada tripulación. -------------------------------------/ Modernidad liquida, globalización de las puestas en escena, son, como lo dicen los que han estudiado a fondo los totalitarismos, un mueca solemne, un conmoción multitudinaria elevada a hecho estético tipo Hitler o Mussolini. Sin necesidad de discursos. O apenas con el detonante de una cuantas freses hechas repetidas hasta la 'náusea'. Porque todos debemos salir en las redes sociales: como dice la melosa narco-balada: "...le falta horas al día" para seguirnos tuitiando. ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ Lo del pobre conejo (el "atentado contra la democracia") no es ni siquiera discurso: tampoco un reflejo pavloviano. Es el último recurso antes de ir a las vías de hechos. Digamos, pues, que también los conejos y los vejetarianos que no comen conejo ni tragan sapos tampoco creen el metadiscurso del vejetarianismo. Porque no lo son. Porque solo comen marrano, tal cual lo propone la cuña publicitaria del Fondo Nacional de la Porcicultura. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------/ Ya no es: "a-según-el-marrano, mi don". Tampoco "a-según-el-conejo, parce". Pura posmodernidad. Como no comen cuento pueden decir orgullosamente: "¡Yo sí soy vejetariano, pero me encanta el chicharrón!".
Opinión por:

okcomputer

Vie, 12/02/2016 - 14:26
El mayor triunfo de este gobierno fue haber publicitado y que casi la mitad de los colombianos se comieran el cuento, que un acuerdo de repartición de riquezas y poder con un grupo terrorista fuera vendido como un acuerdo de PAZ.
Opinión por:

Certero.33

Vie, 12/02/2016 - 13:48
La fábula del conejo carroñero: "En cuestiones de paz, EL PUEBLO TENDRÁ LA ÚLTIMA PALABRA": Santos: goo.gl/imnYYv ______________________________________________________________________________________________________ Ni qué decir de su Corte[sana], que, CONTRADICIÉNDOSE, quiere avalarle el 'farc-track'. ... goo.gl/C01Slk ... goo.gl/ZfzPAC ... goo.gl/YdgzsM
Opinión por:

jaimemur

Vie, 12/02/2016 - 10:51
Asi " se canta por el pico", y nos les esta "parando conejo", ni dando "gato por liebre", ni mucho menos "mamandoles gallo", les esta diciendo la verdad monda y lironda. Excelente columna.
Opinión por:

Certero.33

Vie, 12/02/2016 - 13:50
'jaimemula': ¿dónde están los cientos de DESAPARECIDOS Y SECUESTRADOS por sus amos FARCrim?: goo.gl/KP8N4r ... ¿Y los cientos de NIÑOS RECLUTADOS y esclavizados?: goo.gl/YKXKAt ... ... "Las Farc 'desaparecieron' más de 400 SECUESTRADOS RECIENTES": goo.gl/kWQI36 ... ... Criminales de lesa humanidad.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Vie, 12/02/2016 - 10:19
Por eso sigo leyendo a Gutiérrez. De pronto levanta cabeza, lanza algunas palabras y es capaz de iluminar la oscuridad en la que todos quieren permanecer.
Opinión por:

Gonzalvo

Vie, 12/02/2016 - 08:50
Socialbacano,para que no se moleste ,cámbiele el nombre como hizo el obeso Mindefensa por el de "GAZAPO",pero que buscando en el DRAE,según cuenta Jaime Castro ,resultó lo mismo,solo que era nuevo.
Opinión por:

ciprianoarmenterosmiranda

Vie, 12/02/2016 - 10:56
Este viejito degenerado,chupabiblias y proparaco sufre de anosmia. Con razón nada en el pozo séptico del narco paraco uribismo. Uds dos , Gonzalvo y morenofétido son tan vergonzosos como esa recua a la que siguen comandada por el ser más perverso y sanguinario que ha parido esta tierra, álvaro uribe vélez.
Opinión por:

morenoelesceptico

Vie, 12/02/2016 - 08:47
Característico de los comunistas siempre han sido el engaño, la mentira, el robo, el odio y el terror. Nos acaban de robar lo mas sagrado que es el voto, nos llenan de cuentos chinos, como a chinos, y les queda cara para amenazarnos si no los dejamos que nos masacren "en paz".
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$395.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio