Publicidad
María Elvira Samper 2 Mar 2013 - 11:00 pm

Factor de riesgo, ser mujer

María Elvira Samper

Colombia no es precisamente un modelo de protección y defensa de los derechos humanos. Pese a que el Estado ha ratificado las convenciones internacionales de DD. HH., y a que en los últimos años el gobierno Santos ha dado pasos importantes en la dirección correcta, entre ellos la creación de la Unidad Nacional de Protección de Víctimas en 2011, como lo reconoce el informe de 2012 de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, lo cierto es que falta mucho camino por recorrer y que persisten factores críticos que convierten la defensa de los derechos humanos en una actividad peligrosa.

Por: María Elvira Samper
  • 421Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/factor-de-riesgo-ser-mujer-columna-407898
    http://tinyurl.com/c9zxjqj
  • 0

La Defensoría del Pueblo ha registrado en los últimos dos años 1.400 quejas y demandas por amenazas contra defensores de derechos humanos y líderes de víctimas y de restitución tierras, de las cuales el 80% son atribuidas a las llamadas bandas criminales, el 15% a las Farc y el 5% al Eln. El informe de la ONU señala que entre enero y septiembre de 2012 fueron asesinados 37 defensores de DD.HH.; que entre julio y noviembre se registraron 27 asesinatos selectivos de líderes y autoridades de las comunidades indígenas del Cauca; que se presentaron denuncias de funcionarios judiciales por presiones de militares para que procesen a defensores y líderes de derechos humanos. Y en cuanto a las personas cobijadas con medidas de protección, alrededor de 3.500 son defensores de derechos humanos. Una de ellas era Angélica Bello, líder y promotora de la Fundación Nacional Defensora de los Derechos de la Mujer, quien apareció muerta en su casa el pasado 16 de febrero.

Su historia, tal vez como ninguna otra, conjuga el drama de las múltiples violencias producto de un conflicto armado que lleva medio siglo. Hija de la violencia de los años 50, sobreviviente de la campaña de exterminio contra la UP, desplazada varias veces por los paramilitares, víctima de intimidación sistemática, sufrió además el horror del secuestro y la violación de dos de sus hijas. Y de su propia violación. Un intento más para silenciarla que no prosperó. Denunció (el proceso no ha avanzado) y siguió adelante, y murió por su causa, la causa de los desplazados y de las mujeres víctimas de la violencia sexual en el marco del conflicto. Su vida fue un ejemplo de coraje, de valor, de dignidad. Como ella, muchas otras han muerto y muchas otras viven bajo amenaza por el hecho de pertenecer a organizaciones que defienden los derechos humanos, los derechos de los desplazados, de las víctimas del despojo, de las mujeres, y que buscan influir en la agenda pública.

Su muerte (¿suicidio o manos criminales?) es una demostración, otra más, de la vulnerabilidad de los defensores de derechos humanos y de la insuficiencia de los esfuerzos estatales para protegerlos; de la precariedad de los esquemas de seguridad y de los programas de reparación y de atención sicológica y social a las víctimas; de la violencia contra las mujeres usada como arma de guerra, y de que si defender los derechos humanos es una actividad de alto riesgo, ser mujer los multiplica y multiplica las posibilidades de ser víctima. Su última actuación pública fue en la propia Casa de Nariño, donde le pidió al presidente implementar programas de atención sicológica y social a las víctimas de violencia sexual. Que su muerte no sea en vano. Que su historia no se repita.

 

  • María Elvira Samper | Elespectador.com

  • 0
  • 11
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Alerta por posible presencia de Chikungunya en Ovejas, Sucre
  • Alerta por posible presencia de Chikungunya en Ovejas, Sucre

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
11
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

DEFENSORSOCIAL

Jue, 03/07/2013 - 20:11
Es un desafortunado abandono a la protección de líderes propios de la base social, que llegan allí por que han sufrido, como sufren hoy todas las victimas del conflicto que bajo este gobierno al amparo de la Ley 1492 de 2012 que modifica la Ley de Justicia y Paz exonera a los victimarios de repararlas -admnistía vedada, el Estado es quien va a reparar no los victimarios, y bajo unas cantidades irrisorias frente al daño ocasionado de l decreto 4800 de 2011, es impunidad que provocó el desencanto de las víctimas en la audiencia de "afectaciones"
Opinión por:

lemasu

Lun, 03/04/2013 - 21:22
María Elvira, respetuosamente le pregunto: ¿usted honestamente piensa que a quienes dirigen el estado les interesa en verdad defender los derechos humanos y a sus defensores? Pués perdóneme pero las evidencias muestran lo contrario...
Opinión por:

oliver2

Dom, 03/03/2013 - 17:02
Nadie niega la necesidad de proteger a las mujeres de las violencias; sin embargo, tal vez por ideología, el escrito niega fatos de a pulso: 60% de las muertes violentas en el país victimiza hombres entre los 14 y los 36 años de edad sin distinción de ocupación Es decir: de lejos, es mucho más peligroso ser hombre y joven, que mujer y defensora de DDHH.
Opinión por:

Pachiargentina

Dom, 03/03/2013 - 16:39
Buena columna, lastima el ultimo parrafo. Solo tengo que agregar que, siendo mujer, no creo que por serlo sea mas posibilidad de ser victima, la violencia no tiene genero y en ocasiones, reitero soy mujer, es un discurso aprovechado y que discrimina al hombre, por eso no creo en el feminicidio porque no tiene su equivalente, machicidio, por ejemplo. No hay que pecar por exceso y muy lamentabla la muerte de aquella mujer.
Opinión por:

Pachiargentina

Dom, 03/03/2013 - 16:41
rectifico: sea mas posible ser victima.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 03/03/2013 - 14:20
Esrte pais es muy machista a punto que el ICBF que fuera creado y promovido por una primera dama y donde la mayoría de sus trabajajadores son mujeres ha descuidado y olvidado el rol de la familia y de la mujer, dedicandose a rangos de edad presuntamente vulnerables;´pero la ley no le autoriza ni hay conscienciencia de los defensores de familia el amparo y la garantía de los derechos de la mujer, especialmente de la casada, los casos de violencia intrafamiliar se remiten a comisaria de familia no siempre comn el acervo tecnico para actuar en contumancia.el hrecho que colombia sea una de las principales victima de la trata de personas, lideres fatales delitos de genero borra los alcances logrados en niveles de estudio, de salarios y de acceso laboral, contrasta con el acoso laboral-escolar
Opinión por:

Adelfa_Pineda_Cespedes

Dom, 03/03/2013 - 12:43
...Las fincas abonadas por siglos no pueden ser utilizadas al cultivo industrial de consumo de lo degenerativo a que generen enfermedades y desequilibrio en el funcionamiento orgánico en el ser humano. ________________________________________________________________________________ Se podría experimentalmente procesar la marihuana y otras en forma industrial, (estilo te, estilo café, estilo gaseosas: Ejemplo hay gaseosas sin azúcar, gaseosas dietéticas light) estilo gotas medicas clínicas y que estas serian formulados por médicos su dosificación a enfermos de cáncer ________________________________________________________________________________ Así si seria viable y aplicable la teoría del Gran del Expresidente Samper (http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-407918-nadie-se-ha-muerto-de-una-sobredosis-de-marihuana) de manera acabar con la represión que está generando tantos muerto, y acabando con el campo y campesinos, porque se le compran a precios de tiro de cañon sus fincas , se expropian, se desalojan fincas solo con el fin del cultivo de la mariguana y la palma africana, dejando estéril las tierras, dejando a tras la verdadera vocación del sentido de cultivar la tierra, con objetivo primordial de vida que es el de alimentar al ser humano con productos vital cultivados como el arroz, ñane, papa, yuca, naranjas etc, y pastoreo etc. A través de los gobiernos darles buenos subsidios y atención por parte del estado a las familias que se dediquen al cultivo comestible. (Arroz yuca, ñene, platano. Verduara etc, etc). ________________________________________________________________________________ Por otra parte como política de estado y aplicados por los gobierno de turno estipular hectáreas de selvas vírgenes y fuera del perímetro rural del entorno ciudadano. Hectáreas exclusivas que se consideren al cultivo de la palma africana, la mariguana, amapola,. Con sentidos técnico exclusivos a estos cultivos con pagos de trabajador asalariado, además como fuente de trabajo, como se aplica con la explotación del petróleo u otro recurso. .Aplicando aranceles por cultivos, por producción, por transporte. No es aplicable su producido al patrocinio de grupos que generen violencias y muerte
Opinión por:

ovejanegra

Dom, 03/03/2013 - 11:52
Ser mujer en una sociedad como la colombiana, con altos niveles de machismo y discriminación, es de por sí un riesgo altísimo. Y si le sumamos los numerosos conflictos de gobernabilidad, ilegitimidad, poderes paralelos al Estado. luchas armadas y todas las formas de ilegalidad, la situación de las mujeres se hace alarmante, por todos los riesgos que se corren en la seguridad personal y como grupo, con altos niveles de "vulnerabilidad" de sus derechos. Hay quienes se aterran de la situación de las mujeres en Arabia Saudita, o Afganistán, pero no quieren reconocer que lo que pasa en Colombia con las mujeres es igualmente grave!
Opinión por:

anton chigurn

Dom, 03/03/2013 - 11:27
La prensa oficial, aquí a través de su vocera ME, siempre rezando y pecando, para terminar empatando, siempre asumiendo una posición ambigua, pero no precisamente artística: ¿por qué no dejó en el paréntesis, simplemente, "¿manos criminales?" ¿Por qué tenía que agregar, en detrimento de la (hipócrita) defensa de Angélica Bello, "¿suicidio?": de acuerdo con las evidencias (lucha incansable en defensa de las mujeres, alza de su autoestima al ser reconocida su lucha, logros dentro de la misma), además de su precario esquema de defensa (dos escoltas, un arma), todo apunta a "oscuras manos criminales" que, en mi concepto, son claras: la lucha de personajes como Angélica no puede prosperar en un país dominado por paracos, desde Varito hasta Chucky, o sea, desde Uribestia hasta Santos+.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 03/03/2013 - 04:03
Es la misma Iglesia católica, apostólica y vaticana, la que da la patica; pues no le da a la mujer el trato que se merece, y he ahí el inicio, el telón de fondo, sea el principal bastimento, súmele, sumercé la MAría Elvira, que los encargados de cuidarlas no tiene la educación que los haga entender, que a las mujeres hay que darles cariño, namá.
Opinión por:

Hoax

Dom, 03/03/2013 - 00:14
Lamentable situación.En el caso de Angélica Bello ya sabemos qué paso, probar quiénes, será otra historia.Claro que todo el asunto para mí es confuso teniendo en cuenta que la mayoría de los asesinatos cometidos en Colombia son contra hombres.Las cifras de mujeres asesinadas solo se acerca al 10%.Esto muestra que en Colombia hay formas diferenciales de violencia para cada género.Incluso la violencia contra transgéneros va en aumento.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio