Por: Olga Lucía Barona

Falcao, me rindo a sus pies

Que lo quiere el Real Madrid, que lo elogia Pep Guardiola y hasta el mismísimo Lionel Messi. Y de ñapa, se da el lujo de compartir la tabla de goleadores de la liga española nada más ni nada menos que con el mismo Messi y Cristino Ronaldo. Nos tiene rendidos a sus pies: Gracias, Falcao, por existir. Gracias por ser colombiano.

No menos es lo que uno puede decir del delantero samario, un supercrack en la cancha, un caballero fuera de ella. Un jugador que cualquier técnico del mundo quisiera tener en su equipo, porque cuando las sociedades no funcionan —como ayer le ocurría a la selección de Colombia—, qué mejor que tener la magia de un futbolista que puede resolver el partido con una genialidad.

Y eso fue lo que justamente hizo ayer Falcao en Barranquilla frente a Paraguay, desenredar —con dos señores golazos— un compromiso que Colombia tenía embolatado. “Gracias”, fue lo que debió decir en ese momento el técnico José Pékerman, quien goza la fortuna de tener a Radamel en su equipo.

Pero si de justicia se trata, Pékerman también puede dormir tranquilo, porque al lado del talento de Falcao está también el de James Rodríguez, quien partido tras partido viene demostrando que la camiseta número 10, esa que les quedó grande a una infinidad de jugadores que pasaron por ahí después de El Pibe, a él le encaja a la perfección.

Así, la selección de Colombia se despide este año de las eliminatorias con un balance más que positivo, con 16 puntos, sólo dos partidos perdidos, uno empatado y cinco victorias.

Brasil, te vemos cada día más cerca y la mitad de la visa ya la tenemos lista gracias a nuestro gran goleador, hoy considerado como uno de los mejores del mundo, El Tigre Falcao.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Olga Lucía Barona