Por: Antonio Casale

¿Falcao vs. Messi?

Una cosa es ser muy bueno. Falcao lo es. Y otra muy distinta es ser el mejor del mundo. Messi lo es.

Comparar a Messi con Falcao, establecer duelos entre ellos, pretender que el Atlético de Madrid juegue como el Barcelona, y demás comparaciones absurdas, lejos de ser taquilleras, que lo son, se convierten en factores perjudiciales para el colombiano.

Lo primero es que son jugadores diferentes. Falcao es un nueve de área. Es un gran cabeceador y tiene olfato de gol. En su puesto, es posible que sea uno de los mejores diez o veinte el mundo. Lástima que en la selección de Colombia aún no lo comprendan, como ha sucedido en Porto y ahora en el Atlético. Quizás en el equipo de todos nunca llegue a ser lo que ha sido en sus clubes.

En cambio Messi es, sencillamente, el mejor del mundo: hablar de sus cualidades sería redundar, el extraterrestre deja bocas abiertas casi todos los fines de semana. No olvida sin embargo que el fútbol es un deporte colectivo, tiene olfato goleador y está marcando una era. Lástima que en Argentina no lo sientan como propio y, extraña e inconscientemente, desean que le vaya mal. Quizás en la selección nunca llegue a ser lo que es en el Barcelona. Tal vez ese sea el único punto de unión entre los dos.

Además, a lo individual hay que sumarle lo colectivo. El respaldo con el que cuenta Messi, así a algunos nos aburra, es el del mejor equipo del mundo, cuya base está representada por jugadores que crecieron juntos y son la antítesis del mercado, que dicta que entre más dinero se gasta mejores son los resultados. El Barcelona ha refutado esa y otras teorías, como la del biotipo; es un equipo con muchos enanos en un bosque de piernas de gigantes y recios europeos y suramericanos cada vez más europeizados.

En cambio, el Atlético de Madrid terminó de armarse hace veinte días. Un par de buenos resultados no pueden disimular que es un equipo con fallas en defensa y que hasta ahora se está conociendo. Cuenta con buenos jugadores y, con suerte, va a lograr un cupo en Champions para 2012-2013.

Todo lo anterior derivó en un partido en el que, lejos de hacernos vibrar con el Federer vs. Nadal del fútbol, terminamos apenados viendo un Giraldo vs. Djokovic. La prensa española tiene inflado a Falcao, que es un gran jugador, pero está lejos, muy lejos, del gran Messi. Esa es la verdad.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale